domingo, 1 de julio de 2018

13 momentos ANTE EL MAR.


La imagen puede contener: cielo, nubes, exterior, naturaleza y agua

1
Basta un trozo de mar, un punto de luz para que el recuerdo 
aquiete la zozobra del instante. Solemne claridad que disipa 
el vértigo de la pérdida. Feliz momento, en estas sílabas 
del día, cuando descubro que tú no estás 
al otro lado.

2
A veces dejo que su fuego queme 
ese rastro de bestia domesticada 
que me obliga a pensar lo que no quiero. 
Qué difícil es arrancar la pátina 
que oculta el animal que, a veces, 
desea fundirse con la naturaleza. 

¿Dónde dejé la intuición? 
¿Dónde oculté, con normas, 
esa forma sencilla de ser? 

A veces, solo algunas veces 
y por descuido, dejo 
que el fuego abrase 
la herida del tiempo 
y cure al hombre 
que busca  el Paraíso.

3
Cuando te fuiste 
quise mantener tu calor 
pero no fue igual. 
Me abrasa tu ausencia 
me destruye 
esta forma de estar.

4
Te desvelas con el grito africano 
de la luz y del dolor. Amaneces 
en el tibio despertar de los deseos 
que se vuelve abrazo...

5
Frágil, como un castillo de arena...


6
En carne viva, el verso desnuda la roca, 
besa las nubes que traen aliento africano. 
Hay perdón en el aire, esperanza, 
en el color gris de la mañana -ya amanecida. 
Al descarne le sigue el trajín cotidiano, 
una forma de vivir sin vuelta atrás. 

En la radio, noticias 
de fronteras y migrantes, 
de ricos y desheredados.

7
Reflejo del mar, cristal quebrado 
de arena y viento. Norte de la luz
a merced de las miradas.
Reflejo del alma, 
desprotegido de verbos, 
que añora el infinito.



8
Allí el mar, el poema malherido, roto. 
Aquí, versos de piedra, de corales grises, 
que besan el cielo en cada charco.
Imperturbable y lenta la luz, 
ese abrazo horizontal, que levanta 
el telón de la mañana. 

Una bandada de gaviotas, 
que vuelan hacia el oeste, 
dibuja surcos azules en el aire.


9
Te vas a ritmo de olas donde el misterio 
se hace vigilia, ahí donde el dolor tiene fronteras, 
y la esperanza es un imposible.

10
Olas, ola,
gesto bisílabo del agua
que acaricia la luz.
Risa torpe de mar,
trazo verdiblanco que libera el ser del rincón incierto del alma.

11
(Después de ver la foto de los niños de Birmania)

Como un faro inútil en medio de la claridad, como un guía estúpido ante los sabios, como nadie entre la gente, minúsculo, nada, queriendo arreglar lo que no puedo. Así me siento y no puedo evitar la confesión aunque esta sea un grito sordo, desde este lado de los hartos, donde todo es posible.
Me duele la miseria egoísta de mi mundo que no tiene ojos ni oídos para atender el sufrimiento de los otros.
Desde dónde hablo, desde qué lugar escribo? Tengo ganas de llorar y unirme al llanto real de quienes no tienen horizonte, ni cielo ni mar de playas tranquilas.
Quiero romper la lírica del verso y alzar la voz, quemar todos los poemas que no saben ni han sabido denunciar el sufrimiento del otro medio mundo.
Soy consciente que este gesto no arregla nada y que a la postre no soy más que una partícula insignificante entre la muchedumbre dolorida.

12

Ata los sacos llenos de muñecos de plástico. Barato, barato, repite- con estribillo cansino- el muchacho de ojos tristes. Muñecos, pingüinos de colores. Pingüinos en estas latitudes de 40 grados a la sombra. Barato, barato, vocifera con voz cansada. Ata y desata la mercancía, como si le fuera la vida en ello. Entre sus dedos escapan los paisajes del Magreb. Barato, barato, la voz se pierde entre las olas de un mar revuelto de este día gris. Es un jueves de junio recién estrenado el verano. Barato, barato. Ata y desata...


13

En este tránsito de nubes y agua, 
en este infinito verdiblanco de mareas, 
creces. No tienes límites, 
aunque la razón te señale el punto final.

Acotan sin pudor tu piel blanda, 
reducen las entrañas de ese oleaje del alba. 

Te contemplo sin saber 

cómo acariciar tanta belleza. 
Me sobrepasa este vértigo de no saber...



Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto