viernes, 24 de marzo de 2017

Mi espejo...

Qué gratas son tus caricias,
hermana mía, esposa;
son mejores que el vino tus caricias,
mejor la fragancia de tus perfumes
que cualquier aroma.
                    (Cantar de los cantares 4,8-13)


 Resultado de imagen de mi espejo

TE FUISTE con el velo de la noche.
La claridad enmudeció el ardor insaciable
de la piel. Nada como tus labios
para alimentar la página de mis versos.

Vuelves, con el cansancio del día
con la sonrisa y el miedo.
Tus manos alientan los ritos
de la comida y la palabra.

Estas, en medio del cotidiano,
redimiendo las pequeñas cosas.
Y el mundo comienza a girar
no sé si al revés pero gira.

Permaneces, como la brisa,
calmando este fuego 
que prendes en mis ojos
cuando te acercas.

Ahora sigues anidando nubes
en la tierra de mis manos,
en mi boca, en mi alma.

Eres mi espejo y lo sabes.

Manuel Cortijo presenta El nombre secreto del agua.

Resultado de imagen de el nombre secreto del agua                             Imagen relacionada
Pablo Méndez, de la Editorial Vitruvio, me acaba de comunicar que mi poemario, El nombre secreto del agua, lo presentará Manuel Cortijo Cieza, un poeta-filósofo placentino afincado en Madrid.

Vaya desde aquí mi agradecimientoPablo Méndez Jaque y a Manuel Cortijo por su generosidad.

El acto se celebrará el día 30, a las 19,30, en la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías. Casa de Fieras de El Retiro en Madrid.
La imagen puede contener: exterior
Resultado de imagen de manuel cortijo cieza

De Manuel Cortijo Cieza (Plasencia, Cáceres). Estudia bachillerato en Valladolid y Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid. Tras una corta andadura en el campo de la realización televisiva y cinematográfica, recala en la poesía.

Cofundador de tertulias literarias, director de la revista Voceando, desarrolla una intensa actividad como colaborador de diversas revistas literarias y ofreciendo recitales poéticos.
Su obra ha obtenido diferentes galardones: Certamen poético del Ayuntamiento de Tetuán, de Madrid, VI Premio de la revista Peliart y Premio Zenobia 1986, concedido a su libro De un pájaro de amor que anidó primavera al oriente de Capadocia.

Tras unos años de silencio, recupera su pulso creativo con Romanza del halcón y el agua, libro que destila su mejor quehacer poético.


Su ultima obra“Sutiles Territorios de Memoria” la publica Vitruvio

miércoles, 22 de marzo de 2017

En el cristal de lo perplejo...

 Estaba leyendo unas páginas del Cantar de los cantares de Salomón  cuando me dormí. Creo que tuve  una pesadilla mientras repetía algunos versos del primer canto.



La higuera madura sus frutos.

No hay tiempo para madurar,
todo pasa rápido. La estupidez
se aferra a los costados
del Niño-grande dominador.

No hay fruto, solo raquitismo imbécil
del hombre-deshumanizado que magnífica
 lo poco que entiende. Palabras vacías
en el foro de la grandilocuencia.

Las viñas en flor exhalan su aroma.

Un olor a podrido inunda las aceras
la nariz se acostumbra al pútrido
aroma que secciona la pituitaria.
Todo es gris.

Defecar en la calle es una moda,
primero fueron los perros
ahora es el turno de los que un día
levantaban las correas y el bozal.


Levántate, amiga mía, hermosa mía.

Mejor dormir que levantarse
estar sentado que caminar,
ser un vegetal hasta la inexistencia
quebrando el punto cero.

Todo está ajado, los gobiernos
dejaron de funcionar.
La anarquía domina la calle.
Todo es tan triste.

Ven.

Nadie acude porque no hay llamada.
No hay gritos de alerta solo el sonido
de las ambulancias que recogen
cadáveres abandonados.

Una pesadilla, un sueño.
Me desperté y vi que la primavera
hacía de las suyas. O era invierno.
Y me descubrí mirándome 
en el cristal de lo perplejo.

Recordatorio. El 30 en Madrid presentación.



A todos los amigos y conocidos que os guste la poesía, o sencillamente queráis que os firme mi último  libro editado por Vitruvio, El nombre secreto del agua, os RECUERDO que estaré el día 30 en la Biblioteca del Parque del Retiro de Madrid. La presentación de este libro será a las 19,30 h. Después, si os apetece nos tomamos unas cervezas. 

Es posible que me acompañe Sensi Falan, cantautora almeriense. Si está ella la velada será de diez cum lauden

martes, 21 de marzo de 2017

Ni un verso.


Hoy no he hecho ni un verso. Sin embargo, he estado en la puerta del cole, confeccionando buenos días colgado de Rodrigo en su primer día después de su convalecencia. Y en el trajinar de la casa, escribiendo silencios...uno, dos,tres...
Hoy no he tenido más poemas que el vacío de los bolsillos pero no del alma que cada vez más rehuye la alharaca. Y el aplauso fácil.
Hoy,como ayer, quiero no ser esta suerte de humano que no sabe mirar el dolor de los que realmente sufren en los campos de refugiados. Y reniego de los versos fáciles, de la lírica al uso, de las bocinas que anuncian la política modorra de siempre.
Hoy, hubiera hecho un poema pero he preferido acompañar a mis amigos a la puerta del quirófano mientras intervenían a su hija aquejada de cáncer.
Hoy, hoy, no ha sido más que un día intenso donde he aprendido a crecer desde lo innombrable. Hoy.

viernes, 10 de marzo de 2017

Solidaridad contra desamparo.


                    Hace unos días mi hijo pequeño de tres años y yo tuvimos un accidente a las puertas del colegio. Eran las nueve de la mañana, recién abiertas las puertas de la entrada del ciclo de infantil. Los padres que habían dejado a sus hijos ocupaban la acera de acceso y nos obligaron a tener que salir de ella porque era imposible pasar. En la vía de servicio, la mala fortuna hizo que mi hijo se asustara de un coche y saliera corriendo tropezando hasta caer sobre las grietas del asfalto cortándose el cuero cabelludo. Cuando pedía ayuda nadie, nadie, se acercó para echarme una mano. Todos iban tan entretenidos en sus conversaciones y prisas que otro asunto parecía superarles.

                    Tuve que parar a un coche para que me llevara al centro hospitalario. El conductor muy amable no sabía cómo sortear los obstáculos de rotondas y cedas el paso.  No sé quién es este señor que me ayudó. Siempre le estaré agradecido. Su cara no se me olvidará como tampoco la de aquellos que miraron para otro lado. Menos mal que, en medio de la insolidaridad, el ser humano tiene estos rasgos de ayuda al prójimo.

              En el hospital sentí el alivio de estar en manos de unos buenos profesionales. Les agradezco su buen hacer con mi pequeño, que lloraba desconsolado, y conmigo, bastante nervioso. La sanidad pública, nuestra Seguridad Social, creo que es la mejor. Al chico le hicieron pruebas, hasta un TAC, para descartar trauma craneal. Al final de la mañana le dieron cerca de veinte puntos de sutura.  Después de dos días de observación ya estamos en casa. Repito, agradezco a todos los que nos atendieron en el Materno Infantil su buen hacer y profesionalidad.


                 No le deseo a nadie el susto que pasé ni siquiera a los que se desentendieron del asunto, como si con ellos no fuera. Nunca, como en esos momentos, he tenido esa sensación de abandono, de absoluto desamparo. Había salido sin móvil y sin dinero. Quién se iba a imaginar lo que, en segundos, sucedería frente a mi casa.  

martes, 28 de febrero de 2017

Entre los ritos de la carne y los del espíritu




Martes de Carnaval, día de frontera entre los ritos de la carne y los del espíritu. Un día en el que se entierra la fiesta y se duele el hombre de los excesos para entregarse, a partir de mañana, miércoles de ceniza, a la reflexión y a la penitencia. 

Así se plantean estos días en el mundo cristiano del mediterráneo occidental acentuando ese sentido del mal y el bien. Este sentir no es muy diferente a la visión del zoroastrismo donde el mal de Ormuz era suprimido por la espiritualidad de Ahriman. Mal y bien, una doble cara de la vida que tiene consecuencias, a otros niveles, en la actitud maniquea de lo bueno y lo malo como algo irreductible. Una prueba de “lo maniqueo” la tenemos en el comportamiento de algunos gobernantes, sobre todo en aquellos que, en su corta visión de lo político, disfrazan su memez con la falacia del “tú más”.

Martes de Carnaval, día de paso, de cambio de disfraces, de paisaje urbano en estas latitudes de las tierras meridionales. Un día en el que se “entierra la sardina”, cúmulo de todos los males, dejando a un lado el color vivo y fiestero de los días de “la carne”, para vestirse de morado y negro. Una reducción del color que las siempre vivas cofradías medievales de la Semana Santa se encargaran de procesionar, estos días, por las calles de nuestros pueblos. 

Martes de carnaval, un día intermedio entre la explosión vital de pases callejeros de murgas y comparsas  y el dolorismo  de la imaginaría trágica del cristianismo con los Pasos procesionales acompañados de "nazarenos", otros disfrazados de capucha en ristre.



Martes de Carnaval donde la “mística” de la fiesta se cierra para dar paso a la mística espiritual del mundo devoto de los recuerdos de la Pasión. Un día, este, en el que se cambia de ritual como una necesidad del hombre que, por encima de la monotonía aburrida de lo cotidiano, quiere vivir o, mejor dicho, sentirse vivo.

domingo, 26 de febrero de 2017

Locos de atar...


No hay texto alternativo automático disponible.

A veces estamos para que nos aten.  Es así, los que andamos con este "barro de la creación", y pretendemos alcanzar "la cima" de no sé qué, terminamos - a veces- en esa locura ciega que impide ver los fallos terminando así, un poco, locos de atar. En este sentido, importa estar vigilantes no sea que la torpe adulación de cualquiera se adueñe de nuestra voluntad y nos amarre corto. Un peligro pensar que quien nos pasa la mano es el que lleva razón, que puede ser así,que la lleve.

Además, hay que tener cuidado con el " fanos", con ese creernos los mejores..., separándonos del resto de los mortales que trabajan y trabajan  teniendo la humildad como distintivo. Y atención, no hay que confundir humildad con la estupidez de la falsa modestia. Por esto mismo, en esto de los logros, no creamos ser ni cabeza del ratón ni cola del león, no. Mejor ser corazón para emocionarnos con lo sencillo y razón, para discernir aquello que nos puede llevar directos al cuarto oscuro de la soberbia privándonos de libertad. En la nube del mejor no se piensa, se mira por encima. 

Aunque a decir verdad, dejando esas estupideces aun lado,  cuando se está creando un poco locos sí hay que estar. Sí, hay que dejar la cabeza aun lado permitiendo que la intuición tome posesión de la casa y haga de las suyas. Mientras más audaz y atrevido sea uno mejor. Así es, perder la cabeza sobre todo cuando la creación trata la lírica, el poema, esa forma que solo unos pocos entienden o dicen entender. Locos para dejar que el verso rompa con todo lo aprendido dejando al descarne  la sutileza de la ambigüedad. Al final, hay que estar locos de atar, en este otro sentido, para hacer poesía. Probablemente  terminen llamándote "raro" y esto es ya para no dejarte salir a la calle.

jueves, 23 de febrero de 2017

Leer, leer y leer para mejor crear. De lo centrífugo a lo centrípeto.




En nuestras tertulias de escritores, e incluso a nivel personal, siempre repetimos, como un mantra, que es bueno  leer, leer y leer.Y si la lectura es de poetas, como José Ángel Valente, mejor. Siempre se aprende de los maestros como él.

La creación requiere previos de muchas lecturas. Además, crear, escribir, requiere silencio después de muchas lecturas. Un silencio obsequioso que nos aparta de saraos y otras efemérides literarias que nos despitan. No quiero decir que esto esté mal sino que hay que acercarse a ellas con medida. 

El escritor necesita retirarse a sedimentar, a abonar simiente, a saborear lo que siembra, a silenciar después de leer. Importa más el sentido centrípeto que el centrífugo en el comportamiento de quien escribe. Lo prolijo puede cansar a todos empezando por uno mismo. 

Sacar fuera lo primero que llega es algo pretencioso que termina por banalizar todo. Por eso es bueno la calma, es una buena terapia para narcisismos innecesarios y para egos prontos a la depresión. Crear es creer en uno mismo y la confianza se adquiere madurando lo que se hace. 




MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto