lunes, 14 de enero de 2019

Presentación en Azuaga


A finales de este mes, el día 25, un día especial para mí, iniciamos las presentaciones de Rehacer el Alba. Memorias de un Naufragio, editado por Vitruvio esta año pasado. Este evento tiene una especial característica, entre otras, que estará presente Efi Cubero, ensayista y escritora, que prologa el libro. Me encanta dialogar sobre este poemario con Efi.


Las otras características, también importantes,  son, que presento el libro en la librería Café Alejandría de Azuaga invitado por Manuel Calero, el dueño, un hombre sensible con la cultura muy comprometido con la palabra escrita. Su librería es un lugar especial, y no una expendeduría de libros. A esta le sigue, que mis amigos escritores de Córdoba, encabezados por Fermín Castro, estarán presentes. La ciudad de Córdoba está muy próxima a Azuaga. 

Quiero agradecer a Efi, el esfuerzo de estar; a Manuel por invitarme a su casa; y mis amigos de Córdoba por querer venir. A todos, los futuros concurrentes, gracias.

Así, si los amigos de los pueblos cercanos queréis disfrutar de un encuentro literario como este, estáis todos invitados. 




sábado, 12 de enero de 2019

Lo pequeño.



Lo más pequeño puede ser lo más grande. Cuando lo simple guarda la magnitud de los instantes sencillos, la palabra se vuelve necesaria contemplación, la risa oportunidad de saberte vivo y la mirada gesto de compasión que perdona. Esperas, a pesar del silencio de las horas, la caricia que te devuelve a la vida.

El poeta y la poesía. Reflexión.





El poeta es, sí, inmoral. Justo es que vague por los arrabales de la ciudad de la razón, del ser y de la decisión…/Su vivir (la del poeta) no comienza por una búsqueda, sino por una embriagadora posesión. El poeta tiene lo que no ha buscado y  más que poseer, se siente poseído…El poeta es fiel a lo que ya tiene [se encuentra] cargado, con una carga , es cierto que no comprende…por eso tiene que hablar “sin saber lo que dice…"[el poeta habla] de musas que le poseen…se siente morada, nido de algo que le posee…Se consume ardiendo como la llama…el poeta vive prendido a la palabra, es su esclavo. El poeta ha ganado lucidez…que hace más valiosa, más dolorosa, la fidelidad a las fuerzas divinas-divinas o demoníacas-extrahumanas que le poseen. …Todo poeta es mártir de la poesía; le entrega su vida, toda su vida, sin reservarse ningún ser, para sí, y asiste cada vez con mayor lucidez  a esta entrega.


[El poeta] Extracto de María Zambrano del libro Filosofía y poesía, 1939 pp.40-43.

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto