viernes, 10 de marzo de 2017

Solidaridad contra desamparo.


                    Hace unos días mi hijo pequeño de tres años y yo tuvimos un accidente a las puertas del colegio. Eran las nueve de la mañana, recién abiertas las puertas de la entrada del ciclo de infantil. Los padres que habían dejado a sus hijos ocupaban la acera de acceso y nos obligaron a tener que salir de ella porque era imposible pasar. En la vía de servicio, la mala fortuna hizo que mi hijo se asustara de un coche y saliera corriendo tropezando hasta caer sobre las grietas del asfalto cortándose el cuero cabelludo. Cuando pedía ayuda nadie, nadie, se acercó para echarme una mano. Todos iban tan entretenidos en sus conversaciones y prisas que otro asunto parecía superarles.

                    Tuve que parar a un coche para que me llevara al centro hospitalario. El conductor muy amable no sabía cómo sortear los obstáculos de rotondas y cedas el paso.  No sé quién es este señor que me ayudó. Siempre le estaré agradecido. Su cara no se me olvidará como tampoco la de aquellos que miraron para otro lado. Menos mal que, en medio de la insolidaridad, el ser humano tiene estos rasgos de ayuda al prójimo.

              En el hospital sentí el alivio de estar en manos de unos buenos profesionales. Les agradezco su buen hacer con mi pequeño, que lloraba desconsolado, y conmigo, bastante nervioso. La sanidad pública, nuestra Seguridad Social, creo que es la mejor. Al chico le hicieron pruebas, hasta un TAC, para descartar trauma craneal. Al final de la mañana le dieron cerca de veinte puntos de sutura.  Después de dos días de observación ya estamos en casa. Repito, agradezco a todos los que nos atendieron en el Materno Infantil su buen hacer y profesionalidad.


                 No le deseo a nadie el susto que pasé ni siquiera a los que se desentendieron del asunto, como si con ellos no fuera. Nunca, como en esos momentos, he tenido esa sensación de abandono, de absoluto desamparo. Había salido sin móvil y sin dinero. Quién se iba a imaginar lo que, en segundos, sucedería frente a mi casa.  
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto