martes, 23 de diciembre de 2008

NAVIDAD, un momento “corteinglés” para hartos.

A un paso del día de Navidad, quiero hacer una breve reflexión comenzado por cuestionar estas fechas tan llenas de sentido para algunos, porque no siempre es aquello que representa y menos ahora con la “supuesta crisis económica”. Me pregunto si esta Navidad o cualquier otra, no es algo más que la máscara religiosa del consumo desaforado, o la tradición afectiva de una mentira magnificada. Actualmente, aunque le pese a muchos y sin herir sentimientos religiosos, la Navidad es un momento “corteinglés” para hartos y una ficción para los que pasan frío incluso en el interior de una casa acomodada sin relación de hogar.
Si el mundo cristiano, en el siglo IV, fue capaz de vaciar de “paganismo” el día del Sol victorioso y situar la fe en Jesús el Cristo como Luz del mundo, después no ha sido capaz de quitarle a este día todo lo que tiene de mentiras y, actualmente, de consumo, por mucho que los predicadores, en las diferentes confesiones cristianas intenten ser coherentes en la forma al hablar de paz y de concordia. De qué va a hablar o aconsejar si no una religión que, desde el primer momento, abogó por la paz, aunque después inventara las Cruzadas y la Inquisición. Pero ya lo dice el adagio latino que “entre el dicho y el hecho hay mucho trecho”. Con las religiones institucionalizada siempre ocurre la misma paradoja ya que hacen lo contrario de lo que realmente predican.
Queramos o no somos testigos de dos mundos: el de los teóricos y el de los prácticos; el de los que se mantienen en el frío de su puesto jeráquico ( político o religioso) y el de los que viven abajo, como los gorriones...Aunque en realidad, algunos gorriones se han vuelto “gorrones” de los “jerarcas” consintiéndoles todo, sin pensar en lo grave que es esto: ¿Dónde está la actitud crítica de algunos “progresistas” y “reformadores”? Así, conformados con la actitud hipócrita del tiempo, mientras se rellenan las ciudades de luces de colores y se fomenta “el teatro” del “qué bien que vuelves a casa”, el mundo de los “hartos” sigue montándose en su “paraíso” hasta olvidarse de los que no tienen más que el cielo por techo y la tierra como lugar para morir.
Al final, estas Navidades pasaran y volverán otras y el mundo de arriba seguirán “degollando” al mundo de abajo, y los “jerarcas políticos y religiosos”, sacaran documentos para denunciarlo y algunos se atreverán a bajar de sus pedestales y hasta se harán “políticos del mundo”, y voluntarios por un mundo distinto...pero todo seguirá igual o peor...

jueves, 18 de diciembre de 2008

¿NAVIDAD?

Un vivir sin papeles,
con los recuerdos pegados en el imán
del frigorífico. Cómo encender
en tus labios la palabra y dejar
que la brisa
del verbo acune tu mirada. Navidad,
perdonando los latidos de la calle
que arrastran
la nostalgia
de tus pasos. Navidad,
con las hojas de un diario
que envuelve sonrisas. Cómo saborear
la caricia de tus manos en el borde
de la tarde, apunto de espantar las cenizas
del día y sentir el pulso de la sangre
hasta retener
el suspiro
de tus gestos.

jueves, 11 de diciembre de 2008

DESASTRES O LADRIDOS. Apuntes rápidos para tiempos de crisis.

Vivimos en la convulsión de una sociedad cada vez más alejada de la civilización o de lo que hemos considerado siempre la cultura occidental en el respeto a las libertades de expresión en todos los sentidos. Por esto mismo, no somos conscientes de nuestro analfabetismo progresivo, de ese ir tirando como para salvar el pellejo de forma ególatra. Cada vez más vacíos. No ladramos por puro milagro.
Algunos Medios de Comunicación, auténticas industrias del Magazín y del entretenimiento, miran lo que les conviene e incluso venden por bueno lo que simplemente es no correctamente político, como ahora llamamos a lo que no es conveniente. De esta forma, no se debe poner en TV programas que incentiven la “prepotencia del macho sobre la hembra” o subrayar títulos de corte machista como este de “Sin tetas no hay paraíso” por mucho que nos guste las tetas y el placer, porque esto no es lo mejor y más conveniente teniendo en cuenta el asunto de la violencia y de los maltratos. Tampoco es que terminemos como mojas de la caridad, pero si pondría un poco de cordura y de sentido común en todo esto. Pienso que estamos cada vez más hacia atrás, entrado en ese juego dialéctico del empirismo liberal anglosajón que a veces justifica los medios con tal de conseguir un buen fin.
Nos falta pararnos creo que estamos yendo muy deprisa en algunos asuntos y en otros muy despacio. Y si tuviéramos que poner remedio inmediato lo mejor un Pacto de Estado para ajustar la educación y revisar los pro y contra de los proyectos, como el de Bolonia. Cada vez más analfabetos y ya queremos competir con Europa. Son pocos y los mejores los que consiguen sobrevivir al caos y de todos estos, después que “salen a la luz no les gusta bajar a la caverna de donde salieron para explicar de las bondades de la luz a los otros que se confunden con las sombras”. Que buena es esta ascesis de la docencia platónica. Su practica siempre cuesta y lo que cuesta es el olvido, el ostracismo. Y por tanto, no siempre se quiere arriesgar como no sea con dinero por delante y con vacaciones aseguradas. En tiempos de crisis no hay lugar para las filantropías humanitarias.
En una sociedad tan convulsa como la que estamos viviendo ocurre de todo hasta tenemos crisis sin crisis real, políticos sin políticas, ciudadanos sin el más mínimo pudor ciudadano, hombres y mujeres incapaces de revelarse por los destrozos. Aunque también es verdad que frente a toda esta inmundicia están los idealistas esos que a lo “mito de la caverna antes citada” se introducen en la política, en la ciudad y aunque minorías, con las armas propias de los hombres y las mujeres hablan y actúan y aunque no son muy tenidos en cuenta todavía no tiran la toalla. A todos estos gracias.
Este periódico es una prueba de esas minorías que hacen que esta sociedad sea un poco menos convulsa y más sociable. Por mi parte me apunto a las minorías no me gusta el frío del infierno caótico y analfabeto de “las mayorías con poder?” porque está muerto antes de que lo mate el hastío. Me apunto a la guía de los perdedores porque algunos de los que ganan tienen una conciencia que les impide “estirar las piernas cuando duermen”, si es que son capaces de dormir. Disculpad el tópico pero creo que: “Los que ríen al final son los que mejor ríen...” Basta tener paciencia.

Otro tanka ( A Gío, un poeta a quien admiro)

En esta ciudad
algunos están
con la miseria
en el corazón,
un crudo invierno.

Un crudo invierno.
Llanto en la acequia de esta
querida ciudad.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

de Tankas

Las calles están
como siempre así
llenas de viento;
Son calles con alma
de peregrino.

De peregrino,
de vientos y de otoño:
Las calles están.

lunes, 8 de diciembre de 2008

SOUVENIR DE LA CREACIÓN

No sé si aprendí el lenguaje
de la luz que levantó la condena
de los labios, del adjetivo inmaculado
que no quiso perder el color
anudado virgen a las olas
del ser.

Fué cuando la sangre de los dioses brotó
del barro, en el instante mismo
en el que los genios reían
mientras fabricaban sueños
y palabras.

No sé cuanto tiempo pasó desde que su mano
de aire acariciase la carne, antes barro, no sé.

Cuánto verbo en el principio antes que viniera
el ángel para custodiar la séptima puerta
del Logos. Fue cuando El me acercó al borde
de los árboles, al beso de la vida
ahora música y recuerdo.

No sé si entonces aprendí a volar
orgulloso de mi forma, alejándome
del agua. Fué entonces cuando me acostumbré
a la luz nunca a la sombra
y quise ser luz.
Y las alas fueron fuego, no pasión,
horas sin límites.

He contado los días

He contado los días y he descubierto
el silencio, el secreto silencio
de las palabras que sellan las miradas,
la sonrisa de las horas colgarse perezosas
del quicio de tus labios.

En la hora tercia

Todo sucedió en la hora tercia
en esa hora que el día abandona
el verbo de la mañana
y rompe el enigma
del mediodía.

jueves, 4 de diciembre de 2008

VIAJE SIN RETORNO

Hace frío, y no es momento
para disquisiciones. Busco el calor
en los bolsillos,
sólo encuentro el hormigueo
de unas monedas y las llaves.

La cajera contó las barras de pan
que pasaron a las fauces hambrientas
de una bolsa asesina. Un cuadro lleno
de viajes sin retorno. Quién sabía
de los problemas de la guerra
o del agobio de la dependienta
de colonias. Una sonrisa y la firma
en el control, marcó el anonimato
de esta reina
del mostrador.


Las puertas se abrieron con el cansancio
de la hora. Ella siguió allí, clavada en su trono,
sonriendo al compás de la maquina registradora.

Y la calle serenó inquietudes en un arrebato
de contraluces nocturnos. Me perdí
entre el ruido impertinente
de coches y viandantes. Un señor saluda
a los cubos de basura
sin pararse a reciclar; otros, empujan
la prisa en las aceras mientras la florista
encierra el misterio tras una reja
cuando el reloj marcó la hora
y la temperatura frente al quiosco
de la esquina.

Nadie se libra de esta guerra urbana que no sabe
de sentimientos ni de zapatos.

Hace frío.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Realidad y sentimiento, un diálogo interior (IVª parte de “ Ser agua”)

Por último, en el poemario Blanco en lo blanco(1984) encontramos los perfiles, la identidad del autor. De aquí esta pregunta: ¿Andrade es un hombre del diálogo íntimo o un hombre solo que recurre a las soledades como forma de ser?

En esta obra fundamental, dentro de la creación poética de Eugenio de Andrade, según los críticos se da “una de las mayores autobiografías poéticas de nuestro siglo”. Importa descubrir las claves sobre la realidad que identifica al autor y que, de forma directa, se apuntan en el propio título de la obra: Blanco en lo blanco ( Branco no branco).

El título “Blanco en lo blanco”, es una cita de Bashô (1), en traducción de Octavio Paz ( “Narciso y biombo/ uno al lado del otro ilumina/ blanco en lo blanco”). Eso esclarece la intencionalidad del propio autor sobre una de las líneas con las que él confeccionará su poética: La forma oriental de versificar. Ella está presente en su obra y especialmente en ésta.

Comenta Eugenio de Andrade que “habrá a lo largo del libro citas más sutiles; dejo al lector el placer de descubrirlas. Su postura respecto de la poesía oriental es ineludible. Esta es el Haiku, descubierto por Bashô, la configuración espiritual de un camino2. Será el haiku, de forma no canónica, la manera de versificar que se atisba en algunos de los poemas. Señalamos algunos de ellos: ( Entre paréntesis se indican la numeración de los poemas del libro Branco en lo branco )

Un amigo es a veces el desierto, /
Otras el agua....
Lo real es la palabra (V)

Y va llegando, va llegando a su fin/
la luz de marzo...
Locas, locas de marzo (XII)

Habitaré entonces la mirada desnuda/
fatigada del cuerpo, ese desierto/
repetido en las aguas/
mientras la bruma sobre las hojas

Posa las manos mojadas./
Y la lumbre.( XVI)

No, no es aún la inquieta/
luz de marzo...
no, es sólo una mirada (XX)

A veces se entra en casa con el otoño/
preso de un hilo

Entonces se duerme mejor,/
hasta el silencio acaba por callarse./
Parece que va a nevar (XXXV)

Ahora la mano; que no sabe volar, /
.../
Y no esa nada. (XLVII)

En los 50 poemas que integran este libro se unen a la sensualidad mediterránea, siempre presente en el poeta, con el tono decididamente oriental ya presentido en sus obras anteriores. En ellos se van describiendo, de manera transparente, la realidad y el sentimiento de un hombre situado en el recuerdo constante del sur, el Alentejo, de donde se siente raíz.

Eugenio tuvo siempre abierta la ventana de su casa al sur. Constante brutal es esa remembranza de la niñez, como lugar poético a donde el hombre adulto viaja. Es el mundo blanco del niño donde la cal, el trigo, el agua y el calor del verano están presente.

Es un lugar al sur, un lugar donde /
La cal /
Amotinada desafía la mirada.Donde viviste... (II)

...En el sur,/
los días tienen ojos grandes/
y redondos;
en el sur el trigo ondula,sus crines danzan al viento,/
son la bandera/
desplegada de mi embarcación;
en el sur la tierra huele a lino blanco,/
a pan en la mesa,/
el ardor cobrizo de la luz invade el aguacayendo en el polvo, leve, encendida...(III)

...Soportas mal el aire, dividido/
entre la fidelidad que debesa la tierra de tu madre
y el casi blanco/
azul donde el ave se pierde...( IV)

Todas estas expresiones no llevan a pensar que el poeta está anclado en un eterno presente. Así lo expresa más adelante:

Sólo el caballo, sólo aquellos ojos grandes /
de niño, aquel /
derroche de la seda, me hacen falta....
es esa mirada que noche tras noche llega /
desde muy lejos por alguna trocha,/
y me roba el sueño,
y ni siquiera me exime el corazón.
Mi corazón, alentejo de escarcha ( X)

Hay poemas que están escritos en segunda persona. Esto es una forma de poner de relieve el permanente diálogo del ser interior, como si niño que llevamos dentro sugiriese una forma de ser. Así, parece expresarlo en uno de los poemas cuando describe el paisaje alentejano. Aquí, de forma plástica, da una visión de lo auténtico, expresado en la calidez del aire, y la tierra. Es como un soliloquio donde se repasa todo lo que uno ha sido y añora .

En el “Todo esto eras” del final del poema lo queda claro:

Ya no se ve el trigo,/
La lenta ondulación de los montes.
No se puede decir que fuesen contigo,/
tú tan sólo llevaste ese modo infantil de saltar el muro,/
de llevarte a la boca un puñado de cerezas negras,/
de esconder la sonrisa en el bolsillo
ciertas maneras de silbar a las tórtolas/
o de pedir un vaso de agua,
y dormir hecho un ovillo/
como sólo los gatos duermen.
Todo esto eras tú, sucio de moras. (XIII)

(continuará)
-----------------------


(1)Matsuo Bashô ( s. XVII), maestro del Haiku Dice Octavio paz: . En uno de sus Haikus, la contemplación estética se resuelve en visión de la unidad de los contrarios. Una experiencia que es percepción simultánea de la identidad de la pluralidad y de su final vacuidad:Narciso y biombo:uno al otro ilumina, blanco en lo blanco.El poeta traza en tres líneas la figura de la iluminación y, como si fuese un copo de algodón, sopla sobre ella y la disipa. La verdadera iluminación, parece decirnos, es la no-iluminación2 Al igual que la obra de Bashô, la de Eugenio de Andrade está desprovista de vanidad; es un encuentro constante con la naturalidad y con la humildad del que usa los versos para avanzar en su propio camino de superación espiritual.

jueves, 27 de noviembre de 2008

ENTRE LA FICCIÓN Y LA REALIDAD

Ayer tuve que presentar a Eugenio Fuentes, un escritor extremeño afincado en Cáceres. Me gustó la experiencia, primero por lo que suponía el hecho de estar cerca de alguien que cuenta historias y que las cuenta de la forma que él lo hace. Eugenio es de estos seres que cuando pasas a su lado te contagia de entusiasmo y dejándote en las brasas del fuego de la palabra.
Con ocasión de este evento, que sucedió en la biblioteca Alcazaba de Mérida, tuve que leerme un libro suyo: Las manos del pianista. De esta novela, como del resto de su producción literaria algunos dicen que pertenece a la novela negra. Yo, por el contrario, pienso que no es verdad. Este cliché no es cierto ya que su narrativa se encuentra en ese lugar donde el enigma y la ficción se funden, donde la realidad es traducida haciendo una prosa cercana y amena. No, los relatos de Eugenio Fuentes no tiene nada que ver con el género policíaco de Edgar Alan Poe ni con la típica novela negra detectivesca desarrollada en un tugurio estadounidense. Es verdad que Eugenio Fuentes toma de la novela negra la figura clásica del detective, un ejemplo lo tenemos en su inspector Cupido que aparece en cuatro de sus obras. A pesar de todo este hecho no hace más que tocar tangencialmente el género de la novela negra.
Fuentes pertenece a esa generación de la nueva narrativa española que surgió en los años 80 y esta nos conecta con la raíz de la debilidad humana, con la rabia, el poder, la envida, el odio o la avaricia humana, es decir con esos sentimientos que, en algún momento, todos llevamos dentro. Es por ello que sus personajes son la justificación para bucear en el interior del ser humano con un gran dominio de los tiempos de la intriga y una descripción muy interesante de las realidades sociales: las mafias inmobiliarias, la violencia de género, etc.
Deudor de la mejor literatura del siglo XX él hace una introspección por la psicología de los personajes ahondando en sus miedos y deseos. No hay personajes superfluos en sus novelas, ni acto sin justificar, no hay acción dada al fácil entretenimiento. Fuentes cuenta historia desde dentro de los personajes, nos hace viajar y avanzar con ellos. Así, al mirar su producción literaria se observa ese viaje al fondo de los secretos humanos con una mirada compasiva ( Interior del bosque-1999) una mirada bien hacia los autores del crimen para preguntarse por el leiv motiv de sus fechorías ( Cuerpo a cuerpo-2007) o bien hacia las victimas presas del destino fatal contra el que se lucha ( Venas de nieve-2000). Su narrativa nos acerca a los afectos encontrados a los sentimientos (La realidad de los ángeles-2001) en medio de una realidad social muchas veces molesta o denigrante (Las manos del pianista-2003).
Merece la pena acercarse a este autor y dejarse llevar por su mano maestra imbuyéndose de la mejor filosofía de la vida, de esa que es capaz de preguntar o buscar la verdad sin importar el encuentro con el “monstruo de Tebas”. Él, maestro insigne, sus relatos ayudan a saber descifrar el enigma que la realidad propone dejándonos, a su vez, con la lección de sencillez bien aprendida.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Un hacer más allá del tiempo. (Parte IIIª de “Ser agua”)

El hacer de Eugenio de Andrade se fragua en la pasión de vivir, en una especie de contrapunto de los días y de las estaciones como referente, con un deseo permanente de luz. En definitiva, desde lo temporal-atemporal donde todo se vuelve más universal. Podría decirse que su poética tiene una perspectiva trascendental que llama la atención.La poética, su poesía, se desarrolla entre la temporalidad del hacer y la atemporalidad de los sentimientos. Para analizar esta realidad tendremos como referente algunas de sus obras como: El otro nombre de la tierra ; Rozando el decir (1992); La sal de la lengua.(1995).

1.-Escribir con pasión.

En “El otro nombre de la tierra”, obra que se publicó cuatro años después de “Branco no Branco”,(1984) el poeta pone al lector delante de un camino de deudas espirituales, entre otras, como bien dice Andrade, ante la incorregible pasión de vivir, de la que no abdicó en ningún momento. A lo largo de las tres partes en la que se divide el texto se hace un recorrido por la esencia íntima del poeta, que en ningún momento elude la realidad del cuerpo que madura en la complicidad de un verano, aceptando la mirada frontal de la muerte:- En el primer bloque, “El otro nombre de la tierra”, aparece la realidad del hijo como figura del niño interior que crece, esa realidad espiritual que cada mañana habla al oído del poeta para comentarle el secreto de vivir, haciendo de la mirada tiempo sin tiempo, eternidad. Ese niño va madurando, como las manzanas, pero ese niño interior no muere:“Ellos, crecen, los niños. /Crecen con los juncos,/con los mástiles.Crecen en mi corazón agujereado. /Sólo los niños no mueren. /Y los gatos.”- En el segundo bloque, con la complicidades del verano, vuelve otra vez, como una obsesión, a la figura poética del cuerpo que crece como “una casa, sin puertas, sin paredes, sin tejado: / si entrase el mar por ella, oiría las sirenas;/ si de nuevo fuese verano, sólo sería rocío.” El cuerpo no ha olvidado crecer en la dirección del sol, cerca del mar fiel al casi adolescente corazón del agua.“Habitar la casa, no la primera, sino la otra, donde nadie/ preguntaba qué edad tenía/ o si el verano ya había pasado/ o si el perro mordía/ la mañana estaba en la ventana. Esa era la casa, el sol en donde ardía.”Lo que abre la puerta de la casa, de ser metafísico que crece, es la sonrisa. Así, de esta forma, el hombre se abre a la realidad de la vida de manera positiva. La sonrisa, es quien abre la puerta, dice el poeta, “una sonrisa con mucha luz...,entrar en ella quitarse la ropa, quedarse/ desnudo dentro de aquella sonrisa. / Correr navegar dentro de aquella sonrisa.”Las figuras del cuerpo y el mar vuelve a denotar la levedad y fortaleza del ser que crece desde dentro:“El mar / siempre que toco /un cuerpo es el mar al que siento /ola a ola contra la palma de la mano. /Venus está ahora /tan cerca que no puedoperderme en aquella infatigable /ondulación”El hombre crece y vive sobre la tierra siendo, “ labio que suplica otro labio, como pequeña llama de silencio, como soplo oscuro del primer crepúsculo”. Junto a todo esta realidad del hombre creciendo, madurando, aparecen también las figuras del otoño y el verano que dejan de ser secuencias cronológicas para dar paso a la narración poética donde el hombre de la saudade retoma la melancolía , como en un “laberinto de zarzas para luego remontar en el deseo del verano de ver la danza/ de las nubes sobre el río, a las gloriosas flores desplegar su loca cabellera. / Eran las casas del verano, los girasoles. La postrera.”La tercera parte, “rosa del mundo”, tiene una especial mención de la muerte, “así alta, así blanca, así ronca”, como realidad de los días por venir y lo hace con un bello poema que curiosamente lo titula el sur. Como siempre el sur está unido a la figura del verano, la vuelta a la tierra y al aire de sus raíces. Y es que el ser, con categorías platónicas, no es mas un círculo vital que termina donde comenzó:“Era verano, había el muro. /En la plaza, la única evidencia Eran las palomas, el ardor /de la cal. De repente /el silencio sacudió sus crines,corrió hacia el mar. /Pensé: deberíamos morir así. /Así: arder en el aire”

2.- Escribir en el contrapunto de los opuestos

Por otro lado, en el poemario “Rozando el decir” (1992), sigue planteándose su forma de ser situándola en el metarelato poético donde la contraposición: verano, otoño- invierno, aparecen dos realidades contrapuestas y que marcan situaciones anímicas, empujándole a la alegría o la simple sonrisa. Por otro lado, el verano está asociado a su infancia, al amor desbordado, a la sensualidad; el otoño y el invierno es figura de la sonrisa, de los gatos y de la ciudad. Así:
- En el verano se pueden reconocer los lugares de la Beira Baixa, la tierra materna que lleva dentro y que le marcan un hacer poético optimista. Escribir es como el cultivar de las campesinas de la Beira. Así lo expresa en el frontis de esta obra con el poema el arte de los versos:“Toda la ciencia está aquí /en la manera en que esta mujer de los alrededores de Cantao, /o de los campos de Alpedrinha,riega cuatro o cinco bancales /de coles: mano certera /con el aguaintimidad con la tierra, /empeño del corazón. /Así se hace el poema”Porque el verano deletrea la vida, silabea la realidad que con la lluvia “abría el aroma del heno,/ no tardaba el sol en cada sílaba.. La poesía -dirá –adora/ andar descalza en la arena del verano” .

Porque el verano salva de situaciones negras, es el espacio por donde poder escapar del desasosiego del invierno, del pesimismo. Esta idea la mantiene con el poema final de este libro:

“Quien tiene así el verano/ dentro de casa/ no debería quejarse de estar solo,/ no debería.”

Ahora bien, los elementos del verano que en su mayoría son recuerdos de la infancia, no expresan sólo lo positivo también traen tensión, como la descrita en el poema “Mujeres de Negro”donde puede percibirse una crispación, una sensibilización especial:
“Hace mucho que son viejas /vestidas de negro hasta el alma.Contra el muro /se defienden del sol de piedraal fulgor. /Se ocultan al frío del mundo. /¿Aún tienen nombre? Nadiepregunta, nadie responde. /La lengua, piedra también.”De las mujeres del sur dirá en “Vertientes de la mirada” , refiriéndose a las madres “que están envueltas en la sombra de sus lutos, como si la tierra se les hubiese muerto y para siempre estuvieran huérfanas...Están en todas partes donde nazca el sol...”Tensión que aparece también en las aguas negras del pozo del poemario La sal de la lengua .

El verano es como un grito que araña y trepa por las paredes hasta morir en la boca del pozo:“Lo que me trae el verano no es /el desabrido /y ácido canto de las cigarrasque el sol /ha ayudado a subir a la copa /de los pinos; /no es el mar...ni las aves... /hoy lo que me trae el verano /es el grito /negro de las aguas-lo oigoarañar, trepar por las paredes, /morir en la boca del pozo.”( ver 375)

Frente a la tensión y optimismo del verano sitúa el otoño con el referente y la perspectiva de la ciudad; con los gatos, también aparece lo cotidiano,aunque estos animales, los que él quiso, tenían más de luz y verano que otoño. En su poema Acerca de los gatos escribe, con metáforas sugerentes, de aquel que tuvo en Lisboa, cuando tenía diez años:“... fue quien primero robó mi corazón por sorpresa/... / Sólo muchos años/ después entró en casa, para ser/ su señor, el pequeño persa azul . La belleza nos vuelve el alma/ del revés y se marcha... es ahora una gatita sumisa y negra... / Es al sol de sus ojos/ donde quizá calienta mis manos..”. Junto con los animales se encuentra el estado anímico reducido a la sonrisa, que no supone la alegría; una sonrisa que va desapareciendo del ser interior junto con el ardor de la luz:“Tu te fuiste en los cuatro versos, /que precedieron a estas líneas; o se fue tu sonrisa, por que tú /siempre viviste en tu sonrisa,lluvia breve en las hojas, tu sonrisa, /batir de alas en el pulso, tu sonrisa,y el sabor, ese ardor de la luz”La ciudad es como una “tierra caliente y tan avara de alegría ; una realidad que transforma al ser humano en perro, en suelo: “al entrar en la ciudad / aquel otoño,/ era más perro que río/ era más suelo que agua/...” Realidades todas que le van cambiando la perspectiva de la vida :

3. Escribir desde la sed, desde el deseo de la luz

En la obra “La sal de la lengua”.(1995) aparece de manera evidente el sentimiento de escribir sin ambages. El poemario es todo una lección de escritura y de sencillez lejos de cualquier retórica: Es el sabor de la palabra escrita. Por esto en este poemario retoma lo mejor de algunos poetas clásicos y de las letras europeas: Se pueden reconocer algunos de los poetas que influyen en su hacer, como: Homero(), Kavafis(), Pessanha .() William (345) Estos son., en el decir de nuestro autor, compañeros del alma, marcas que delimitan un huerto, pequeño pero ennoblecido con su presencia:Escribir con Homero, con la visión de una búsqueda constante, ¿recorriendo los mares de la palabra?:“Con Ulises en la proa, ¿ a quién no le gustaría /recorrer los mares? Desde la última vez /que estuve en la isla, su sombra /aún me guiaba”. ...En una permanente vigilia del espíritu que se duele por todo lo que muere y se deja atrás “ es mortal este agosto: su ardor /sube todos los peldaños de la noche,no me deja dormir... /se retrasaba la mañana ¿ cómo dormir...? ...¿ cómo dormir a las puertas de la vejez /con ese peso en el corazón? “ Con Kavafis, entrar en la sensualidad mediterránea, que hace del amor algo inocente, un privilegio que solo los amantes tienen. Esta perfección del amor ideal hace que las palabras sean incompletas:

“Nada, ni siquiera el verano /está completo. Menos aún el collarde sílabas que, desvelado, /te pongo alrededor de la cintura...” Con Camilo Pesanha la palabra se vuelve canto del rumor de la sangre de ese hombre mortal, un canto como el de la dura piedra aparentemente insensible. “Escucho como si la piedra /Cantase. Como /si cantase la mano del hombre.Un rumor de sangre o de ave /sube en el aire, canta con la piedra...su mortalidad /de hombre. Canta con la piedra”

Con Willians Carlos Willians nuestro poeta se abre a la verdad poética de la palabra escrita bajo la figura de un gorrión. Una palabra sencilla, sin muchos adjetivos, tan natural como esta ave, tan sencillo como el propio poeta:

“Hace cuántos años estás ahí, en la era 7o en el tejado, arañandoel pan difícil sol a sol...Hoy es un portugués nada orgulloso /de serlo quien te abre las puertasdel poema y te invita a entrar, /pues no ha hecho de tu canto un lujo ...”Así, Eugenio de Andrade traza una forma de escribir nada solemne y retórica sino más bien sencilla, tan simple que le lleva al despojo de todo adicamento superfluo, “porque la poesía-dice-adora / andar descalza en la arena del verano” El poemario termina con una llamada de atención a los lectores para confiarle la luz de la palabra que viene de la alegría y termina en la boca, serenando el espíritu inquieto .

4. Escribir con transparencia, mas allá del tiempo

Este hacer lo encontramos en “Los surcos de la sed” (Os sulcos da sede) En este libro se comparte la transparencia, la pasión, el paganismo y la luminosidad de una obra unitaria e intensa, y le añade matices y destellos originales: una nueva temporalidad nace en el tiempo real del poeta, la que alza la poesía por encima de lo contingente hacia una experiencia temporal donde coinciden el instante de fulgor y los milenios, el descubrimiento del mundo en la adolescencia y la conciencia de las postrimerías.Un poema prólogo que advierte de la torpe mirada del lector que pasa rápido por el poema o que se ciega buscando no lo que no hay:“Toda poesía es luminosa, incluso /la más oscura.El lector es quien a veces, /en lugar de sol, tiene niebla dentro”....Todo es luz, pausa, serenidad, silencio como la de “la fuente que sólo se detiene en la boca del cántaro”. Hay que leer así: rasgando “la niebla, entrando en la luz a plomo”, dejándose ir por la propia gravedad para terminar siendo llama Los poemas son un ir y venir de la memoria al presente, siempre con el recurso del recuerdo redivivo como el de un barco que cruza el Tajo: blanco . “Un barco cruza el Tajo /Viene de la infancia, no sé hacia dónde va.Es blanco, de esa blancura que sólo le es dada /a las aves...”.Son las palabras que como un canto ayudan a despejar la soledad, “ese fuego del desierto que invade el corazón” .En el centro del poemario Li Bai y Juan de la Cruz como exponentes del derroche espiritual donde todo se trasciende en una búsqueda intemporal: la del hacer poético. La palabra escrita es según Eugenio como agua, ébria de ternura, levedad o como amor, abrasado y místico dadas a beber en una sola mirada: ...“Aguas de Li Bai ebrias /de ternura,de San Juan de la Cruz abrasadas /de amor, oh aguas...”En Vertientes de la mirada dirá más explícitamente, hablando de la poesía oriental ( japonesa) que los caminos que a estos poetas llevan al crepúsculo a él le llevan a las dunas ( al desierto) . De todas formas el deseo de escribir con trasparencia es auxiliado por el oriente “ con dos o tres sílabas a la orilla del silencio.Escribir es un deseo que le trasporta al rumor de la cal, al primer beso, a la raíz profunda que le hace nacer de nuevo . “Escribo ya con la nocheen casa. Escribosobre la mañana en que escuchabael rumor de la cal o de la lumbre”...Un eterno retorno que le impulsa a vivir con pocas palabras: azul, verde, naranjo, sin pronunciarlas porque éstas simples palabras brillaban. Como hojas mojadas . Son las sencillas palabras que no calman la sed, sino que le provocan beberla, asumiendo la inquietud de una tarea que deja surcos, una tarea que cuestiona y mantiene al poeta muy cerca del agua, “envejeciendo en el rumor del caño / por el que tan sólo corre el silencio” .

------------------

El verano y el otoño están situados en lugares concretos denotando al mismo tiempo un estado anímico. El verano es el sur, los lugares de su infancia, el pueblo, es el lugar donde sitúa la poesía, la inspiración más limpia ( ver Pág. 349); el otoño es sin embargo la ciudad donde la luz casi se apaga y la saudade toma protagonismo. En la obra La sal de la lengua, compondrá unos versos sobre el espíritu del otoño ( ver pg. 337 )En el poemario Oficio de paciencia le dedica a este tema unos versos.

Siempre unida al otoño. ( Ver Pág. 315)De la sal de la lengua, pag. 351 Vertientes de la mirada
pg. 46 ss.Del persa azul hace mención en otro poema A ras del suelo del libro Rozando el decir: Es azul y tenía los ojos de dios, dijo de él. Si de este otoño de la Sal de la lengua
pg. 339Como aparece en El espíritu del otoño de la Sal de la lengua
pg. 337 Camilo Pessanha. (1867-1926)
pag. 365
pag. 367
pg. 357Camilo Pessanha, Crepuscular. en el ambiente flota un rumor de jengibre..
pg.329
pg. 349-51
pag. 383-85el libro inédito de Eugénio de Andrade (Premio Camões 2001), cuya primera edición aparece al mismo tiempo en Portugal y en España como símbolo de una atracción mutua.

Pg. 439

pag. 399
pg. 401 Renombrado como el poeta inmortal, se encuentra entre los más respetados poetas de la historia de la literatura china. Aproximadamente mil poemas suyos permanecen en la actualidad. El mundo occidental introdujo los trabajos de Li BAi a través de muy liberales traducciones de versiones en japonés de sus poemas, realizadas por Ezra Pound. Li Bai es mejor conocido por su imaginación extravagante e imágenes taoístas vertidas en su poesía, a la vez que por su gran amor a la bebida. Al igual que Du Fu. Li Bai pasó gran parte de su vida viajando, aunque en su caso esto fue gracias a que su riqueza en vez de haberse visto forzado a ello por pobreza. Se dice que se ahogó en el río Yangzi, habiendo caído de su bote al intentar abrazar la luna estando bajo los efectos del alcohol.
Pg.411
pg. 421-3
pg. 425
pg. 431
pg. 433

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Los elementos, la soledad y el despojo del poeta.( Parte IIª de “Ser agua”)

Siguiendo con Eugenio de Andrade y rozando algo de su maravilloso mundo, me atrevo a desarrollar un breve análisis de algunos de los elementos más recurrentes que aparecen en su trabajo poético. Para ello tomo como referencia algunos poemas de Materia solar [/color][/i]( 1980). A propósito de esta obra el mismo poeta dirá que “es un título programático”, porque la “[color=blue]Luz, cuerpo, y la escritura” son la “materia solar, la luz penetrando la escritura, mi obsesión”. Este libro contiene cincuenta poemas, con versos directos, llenos de materiales cotidianos, materia solar donde el cuerpo y la luz; el tiempo y la palabra; la vida y el silencio conviven en perfecta armonía.Ángel Crespo en la introducción a Vertientes de la mirada, dirá, que la poesía de Eugenio de Andrade es una “poesía de los elementos y de las cosas elementales, porque elemento quiere decir principio constitutivo –tal vez los únicos decisivos-de la poesía, la escala musical del canto”.Los elementos a los que me refiero en este análisis son precisamente esos elementales simbólicos que constituyen la identidad de este poeta y que, en algunos de sus poemas, giran y se funden con el cuerpo, al mismo tiempo que marcan la identidad o el lugar donde el mismo poeta se pierde.

Así: será como un lugar de aprendizaje; el sol la realidad que moldea y da forma; la soledad la situación, casi tangible, donde el cuerpo se pierde; el despojo el ámbito anímico que es purificación o manera de fundirse en palabras sin adjetivos. Pero veamos cada uno de estos elementos en el contexto de la poética de nuestro autor:

1.- El agua.- En algunos poemas da la impresión que, para nuestro autor, el agua, además de ser el elemento esencial, es símbolo de identidad: Es necesario ser agua, como un lugar donde uno vive y aprende. Este material tan cotidiano del agua parece transportar al poeta a la infancia de la Beira Baixa, a ese lugar de casas encaladas y noches limpias, reflejadas en el agua de los estanques (barragem), un lugar a donde volvía algún que otro verano.
Ser agua es la expresión metafórica que marca la saudade, que es algo más que el recuerdo de esos lugares primeros.Importa subrayar que es el mismo cuerpo quien tiene que aprender a ser agua:
Sea una mano que se vuelve estanque o una boca convertida en mar lleno de luz:
Podría enseñarle a la mano
/ ... a ser agua /
donde, de tanto mirarlas, cayeran las estrellas (1)
/ ... sueño con otra boca.
/ Donde aprenda a ser agua. (4 )

El agua es el elemento vital contextual del ser humano antes de nacer. Volver a ser agua es como volver al principio a la génesis de la inquietud que se traduce en melodía de búsqueda incesante porque “se descubre al descubrirnos.”

Así decía Eugenio de Andrade prologando otro de sus libros Vertientes de la Mirada (1985). En esta breve reflexión él terminará diciendo: “[color=blue]No ha sido fácil: desaprender cuesta más que aprender.¿ Estaré ahora, al menos, más cerca de ese decir que ayuda a otros a hablar?”2.

El sol.-A lo largo de los cincuenta poemas el cuerpo tomará un protagonismo esencial en su relación con el sol y el aire (siempre un sur) impregnado de sentimiento alentejano, una relación íntima con el entorno, realidad que enamora al contemplarla desde el silencio que quema:
Aquí me tienes, connivente con el sol /
en este incendio del cuerpo hasta el final:las manos.../
la boca... (13).

Otra vez las manos y la boca como recurso para volar y permanecer siempre joven.

El sol /
el polvo /
lentísimo del sur.../
el blanco y desnudo /
y tan antiguo /
polvo del sol /
viene a posarse /
en mis ojos.( Recuerdo de las casas encaladas?)

He amado esos lugares /
donde el sol /
secretamente se dejaba acariciar. (18)

Da la impresión que habla de muros encalados, de lugares concretos que, como una pintura, el poeta recrea en los versos. Dónde se puede acariciar el sol si no es sobre los muros blancos de las casas del Alentejo.

Donde pasaron labios, /
donde las manos corrieron inocentes, /
el silencio quema....

3.- La soledad .-En este continuo aprender, Eugenio sitúa el cuerpo en un tiempo, más allá del cronos, donde la soledad y el recuerdo se hacen patentes en su propio madurar . Es la soledad del poeta donde siente perderse; el tiempo del recuerdo ( tempo da saudade) en esos días de Oporto, cuando la madurez y las ocupaciones le van relegando a su casa y distanciándole, cada vez más, de los lugares del sol, de ese Alentejo por el que suspira. En Vertientes de la Mirada dirá que Oporto es sólo determinada manera de refugiarse en la tarde, de cubrirse de silencio .

En un poema de Materia Solar hace una maravillosa descripción de esa madurez adulta que vive en Oporto.

Me he llevado las manos a los ojos para ver/
si aún en ruinas existes todavía;/
he sumergido en el sol todos mis dedos,/
mojados por las aguas fatigadas/
el cuerpo se perdía frente a los días. (30)

--------------------
Vivo ahora en los ojos de los niños...
En esta plaza que me recuerda otra/
más antigua, las palomas vienen/
a beber la soledad en mis manos.
Digamos entonces que un brusco aroma/
me trae el sol o una abeja/
o esos ojos donde ahora vivo(33)

En esos lugares /
en esos lugares donde el aire/
/ Hablar de esa luz quemada /
Desierta.¿Qué hacer con esta boca,/
con la mirada/
tan cerca en otro tiempo de ser música?(39)

En el poema 26 dirá también:
¿ Pero cómo hacer durar /
hasta el último instante/ esta boca, este sol?

Reconoce el poeta que el ser humano es lento para ser consciente del paso del tiempo. Así lo expresa:

El cuerpo aprende despacio/
a conocer la tierra.(43)

4.- Despojo.-Al final del poemario los versos se vuelven directos con tonos imperativos como justificación para tomar conciencia del lugar donde vive. Aquí, el cuerpo se funde en palabras sin adjetivos provocando una catarsis, una purificación interna que no es otra acción que la del despojo, entiéndase desprendimiento casi místico: quitar elementos que pesan, subrayando así la fuerza del espíritu interior, espíritu sencillo y limpio. De aquí su actitud de :

salir, abandonar, desprenderse, cambiar.
En realidad estas son expresiones propias del que está en ese proceso de pasar a otro ser más fortalecido y seguro:Ahora sal de escena a tu modo/ abandona ese sol débil/ a las cabras y a los cardos.

Sin ruido, pero sin dudar tampoco/
despréndete de ese deseo/
que blando zozobra sobre la paja.
Necesitas cambiar de mano, de clima; /
o de piel;/
simplemente de letrina. (48)

¿De qué habla el poeta, de un despojarse del tiempo pasado, de esos recuerdos de las tierras del sur?

En estos elementos señalados, con los que el cuerpo aprende a despojarse y a entrar dentro de la sencillez de las cosas, se encuentran las palabras exentas de adjetivos.
El último poema es un interrogante y un elogio a la palabra que las musas han confiado al poeta, palabra que vuelve enriquecida después de haber recorrido los lugares más queridos, haciendo sentir al cuerpo, también, la presencia del lugar donde se habita. Es maravillosa la forma que tiene Eugenio de Andrade de situar vocales y consonantes junto a los colores sugiriendo así sus lugares queridos, Lisboa o el Alentejo:
¿ Qué has hecho de las palabras? /
¿ qué cuentas darás tú de esas vocales /
de un azul tan apaciguado? ( Lisboa)
Y de las consonantes ¿ qué les dirás,/
ardiendo entre el fulgor/
de las naranjas y el sol de los caballos? ( Alentejo)
¿ Qué les dirás tú cuando/
te pregunten por las minúsculas/
semillas que te confiaron? (50)

domingo, 16 de noviembre de 2008

"Ser agua"

Este es título de una serie de artículos sobre Eugenio de Andrade: Ser agua, porque el agua es trasparente como la poesía de esta hombre; el agua también purifica, como el hacer de Eugenio cuya poesía está limpia de adjetivos. Eugenio de Andrade un poeta sencillo, que cantó al ser humano desde la realidad mas evidente, desde el cuerpo.La persona.

El poeta.- José Fontinhas , Eugenio de Andrade es el seudónimo con el que se le conoció, nos dejó el verano del 2005. Poeta singular, que murió en la madrugada del 13 al 14 de junio en su casa de Oporto, a los 82 años, tras una larga enfermedad. Se puede decir que hay dos cosas esenciales en su quehacer poético 1 :
la búsqueda de la unidad perdida y el transcurrir del tiempo. Se trata de una concepción taoísta de la vida, en el sentido de la unión del tiempo lineal con el tiempo cíclico o lo que es lo mismo el tiempo existencial y el cronológico. Victorino Nemesio hablará de la poética De Andrade como de una “estética de desprendimiento y síntesis”. A lo que Andrade dirá sobre estas palabras: “ Una tal estética, puede más que aproximarse cada vez mejor a un lenguaje sustantivo, magro, seco y tornarme odiosa todas las formas de exhibicionismo, comenzando por las culturales”. “Nacido en tierras donde la luz de la noche era de aceite y el pan tenía el color de las piedras, todo exceso me parece una falta de gusto, todo lujo, una falta de generosidad”.

A diferencia de Pessoa, Eugenio de Andrade confiere una importancia fundamental al cuerpo y de su intimidad como vía de acceso a niveles más profundos de la propia existencia será una constante en toda su obra. Así lo afirma de nuevo: “No es del portugués el gusto por la especulación abstracta o por la religiosidad entrañada, o por la imaginación fecunda. Lo que es nuestro sin fingimiento se mueve en una tierra de sentidos despiertos. Todo lo que en nosotros es vuelo, y sube a veces muy alto, tiene en el cuerpo su primer nacimiento y nunca pierda el sabor de sus fuentes”.

La poesía de Eugenio de Andrade se nos revela así como una poesía del amor, del deseo, de lo sensual en su inmediatez y en su fugacidad a la vez materia y cuerpo glorificado. A la vez, como ha observado otro crítico, su poesía emerge de las capas más profundas del inconsciente colectivo portugués.Eugenio de Andrade está considerado por muchos como la voz más fértil y uno de los poetas lusos más universales de las últimas décadas. Poeta esencialmente lírico, que cantaba a las cosas más sencillas de la vida, recibió en 2001 por su obra Los surcos de la sed ( Os sulcos da sede), el Premio Camoes, equivalente al Cervantes para la lengua portuguesa. Esta obra es considerada “una de las más luminosas” de la lengua portuguesa. Eugenio ya había recibido el Gran Premio de Poesía de Portugal (1989), también los premios: “Vida Literaria” (año 2000), uno de los más importantes del ámbito literario luso y concedido por la Asociación Portuguesa de Editores (APE), y el primer “Premio Extremadura” en el mismo año.

Entre otros reconocimientos. José Saramago, definió a Andrade como uno de los tres mejores poetas portugueses de todos los tiempos y consideró su obra como una poesía del cuerpo a la que llega mediante una depuración continua.En la obra de este autor hay que resaltar varias cuestiones :
La primera, el hecho de haber nacido en Póvoa de Atalaya (1923), una aldea de la Beira Baixa. Esto le marcará toda su vida de manera concreta. Así, su infancia rural y el contacto directo con la naturaleza, en sus más variadas manifestaciones, influirán decisivamente en su poesía y en su visión del mundo. En un texto de su libro Rostro precario, el mismo poeta nos dice: “Soy hijo de campesinos, pasé la infancia en una de aquellas aldeas de la Beira baixa que prolongan el Alentejo y, desde pequeño, de abundante conocí el sol y el agua. En ese tiempo, que no fue solo de pobreza por estar lleno del amor vigilante y sin fatiga de mi madre, aprendí que pocas cosas hay absolutamente necesarias. Son esas pocas cosas que los mismos versos aman y exaltan. La tierra y el agua, la luz y el viento, se consustancian para dar cuerpo a todo el amor del que mi poesía es capaz”.

El apego del poeta por la tierra tiene una referencia importante al universo simbólico de la figura de su madre. De ella surge el apego del poeta por la tierra e incluso por sus aspectos subterráneos; también su aceptación de la muerte, como él mismo lo ha dicho: “Sólo quien conoce la muerte puede conducir al amor extremo que finalmente todo arte es, aun cuando parezca negarlo”.

Su madre es una figura axial en la vida y en la obra del poeta. A propósito de su madre hay que decir que de ella heredó la sensibilidad, el sentido del rigor, cierta inflexibilidad de carácter y su despertar a la poesía.

La otra cuestión a resaltar es el hecho de completar sus estudios fuera de la zona de Castelo Branco donde hizo la primaria. Así lo vemos en dos grandes ciudades: Lisboa y Coimbra. Hacia 1946 ingresa en los Servicios Médico-sociales en Lisboa, más tarde lo trasladaran a Oporto, donde vivió hasta el día de su muerte.Son en estas ciudades donde Eugenio de Andrade evidenciará el silencio. De pocos poetas-comenta Eduardo Lourenço2- se podrá decir como de Eugenio de Andrade que su dios y su musa son ese silencio ontológico, cárcel de cristal donde la voz del mundo debe resonar para librarlo del exceso con que su alma y su cuerpo al ser naturalmente pagano aspira y es aspirado por el contacto violento, luminoso, e indomable de realidad.

Eugenio de Andrade, pertenece a la generación de poetas que desarrollan su obra en medio de las luchas colonialistas y la presión de un gobierno totalitario. Estos hechos puntuales de la historia de Portugal, crean un clima duro y difícil para la creación y el arte. La cultura está condicionada y los poetas recogen en su alma todo el sufrimiento y la penuria del pueblo, cumpliendo de esta manera con su destino natural. Asimismo, Andrade, paralelamente a su actividad como funcionario público, teje palabra a palabra una obra sustancial para la literatura portuguesa actual. Eterno perseguidor de la sencillez y la trasparencia, despoja la palabra de cualquier elemento superfluo y desecha asimismo cualquier tipo de conceptismo barroco.

Para Eugenio de Andrade3, el acto poético es el empeño total del ser hacia una revelación. Este fuego de conocimiento que es también fuego de amor, en el que el poeta se exalta, se consume, es su moral. Y no hay otra. Él señala que la rebeldía del poeta se nombra en una triple dirección: “Fidelidad al hombre y a su lúcida esperanza de serlo totalmente; fidelidad a la tierra donde hunde sus raíces más profundas y fidelidad a la palabra que en el hombre es capas de la verdad última de la sangre, que es también la verdad del alma”.La experiencia poética de Eugenio de Andrade es ante todo un ejercicio de indagación, una búsqueda intensa en la naturaleza misma de las cosas, que sólo muestra su plenitud si son escritas.

Medio siglo de poesía marcados por elementos diferentes, en un diálogo incesante: madre-infancia, tierra-manos, deseo-sed, blanco de cal-veranos del sur, luz-memoria.En toda su obra se dan las constantes que al leer su poesía cualquiera puede apreciar: poemas breves, puros como chispas, impregnados de concentración y desnudez. Esencialmente mitificadores de realidades. El poema es, en su esencia y en su forma, mito, palabra mitificadora, lenguaje de dioses o robado a los dioses sin que ni ellos ni nosotros nos demos cuenta de esa apropiación.

Jorge de Sena dice en un comentario sobre Andrade: “Las emociones tensas y contenidas de entusiasmo erótico, la melancolía estoica ante lo que se pierde y se desvanece, una vivencia vegetal y de aire libre, un frescor de mañanas, un ardor de estilo, un fluir de noches silenciosas entre el cielo y la tierra, en que los cuerpos se alargan y se acoplan en una desnudez sin vergüenza o contrario de ella. Todo eso será después mucho de la poesía de Eugenio de Andrade que surge en su obra en estado de milagro momentáneo.”

1. Desde los años 50 su obra poética es la siguiente: Primeiros poemas ( 1940-44); As maos e os frutos (1948); Os amantes sem dinheiro (1950); As palavras interditas (1951); Até amanhã (1956); Coração do dia (1958); Mar de Setembro (1961); Ostinato rigore (1964); Obscuro domínio (1971); Véspera de água (1973); Escrita da Terra (1974); Homenagens e Outros Epitáfios; Limiar dos pássaros (1976); Memoria doutro rio (1978) Matéria solar (1980); Vertentes do olhar (1987); O outro nome da Terra (1988); Rente ao dizer (1992); Ofício de Paciência(1994); O Sal da Língua (1995), Pequeno formato(1997), Os lugares do lume (1998); Antologia Breve(1999); Os sulcos da sede (2001.
2. Materia solar y otros libros. Prólogo “Eugenio de Andrade: entre el éxtasis y el silencio”. G.Gutemberg. Madrid. 2003
3. Poética que abre su Antología breve (1999-7edición)

sábado, 15 de noviembre de 2008

DESNUDEZ

Vierte el agua el sexo virginal
de mañanas y soles
en la desnudez
de las horas que se comen
el color
de la rosa.

Se vierte mi alma en este ruido
del día
que avanza con la impiedad
de un borracho blasfemo.

Mis manos, sólo ellas
saben del secreto de los besos
del silencio de los labios,
de la piel, ahora muro,
donde resbala el agua.

jueves, 13 de noviembre de 2008

IMPACIENTE INQUIETUD

Creció en mí como una extraña
hasta convertirse en la amiga
impertinente
a quien soporto.

Con la inquietud calmo el fuego
de sus tardes, las piedras
de sus días y a veces,
sólo a veces, la confundo
con el deseo, otras con la pasión,
es entonces cuando se desborda
sobre el alma, como el galope
de unos caballos sin frenos.

En medio de sus locuras
siembro primaveras
hasta acariciar el sonido
que no es música
es el tacto tibio
que termina en su sonrisa.

Y SE HIZO LA LUZ

Flores, sonrisas, palabras
y el gesto amante
de mirarme a los ojos.
Juego mañanero que abre la puerta
del aire y descubre que la tierra
grita redondez.

No hay milagros, sólo gestos
incapaces de apagar la luz,
que se desvela en la rosa
y envuelve al rocío, espacio
de locos abrazados que buscan
el mar
mientras se deshace el desierto.

Camino rozando el revés
de las gaviotas, camino
con el vértigo de la luz
hasta romper el horizonte.

martes, 28 de octubre de 2008

HAY TANTO VIENTO


A mi padre
de quien aprendí a mirar la vida




Me desvelas la inocencia de tu carne
en el hálito de los días. Dejas que el viento
de la tarde acune el rostro de este árbol
dolorido de tu cuerpo.

Hay tanto viento
en tu mirada que la luz de tus ojos
llena el espacio
de mariposas blancas.


Cuanta ternura contenida en el gesto
de tus manos, cuánto dolor en esa fuerza
implacable de las horas, cuánta libertad
en la huella de agua que resbala por la sangre
de todas las primaveras.

Hay tanto viento
en tu mirada que la brisa es
un juego endemoniado
de niños en la plaza.


Tu memoria se quema a la sombra
del silencio, arde en el fuego original
de tu sonrisa. Cuánto aprendí
en ese no decir nada y en los gestos
diciéndolo todo, cuánto.

jueves, 16 de octubre de 2008

POEMA SOBRE LA POBREZA Y OTROS VERSOS

Me han invitado a recitar unos poemas en una manifestación contra la pobreza y la miseria en el mundo. Intenté ordenar las ideas y después de leer a algunos poetas surgieron estos versos...Estos poemas no sgnificana acallar la vergüenza que siento ante las miserias sabiendo que vivo en medio de los hartos y pertenezco a la generación de la abundancia.



No tengo agua en las manos,
ni palabras en la mirada, sólo
silencio ante la agonía silenciosa
de los sin nombre.

África persigue el rastro de Europa
que se fue con el futuro encendido
y con las noches de días mejores.

¡ Europa, el tiempo se te rompió en los ojos
mientras en la boca aprietas la vergüenza
de este genocidio infame !

¡ África, por tu cuerpo pasa la memoria
del hambre pegada a tus entrañas !

¿Cómo tener canto en los dedos
para desbaratar los silencios
de los que tienen un nombre?



PARA QUIÉN VIVIMOS

Si cada día viene con afán aburrido
Si las horas son un lastre
La vida una caja vacía
La calle una cárcel
Para quién vivimos

Si al hombre le falta aliento
La tierra se muere
El ánimo se rompe
En la vergüenza del pobre
Dime, para qué vivimos

Si alejamos el cielo
asfixiando el horizonte
si todavía hay árboles que talar
si cada día es un desespero
y el despertar una ausencia
para qué vivimos.

Riamos porque el mar todavía tiene olas
y las playas vida. Riamos porque el malvado
tiene ojos y no ve la belleza de las tardes;

Riamos porque todavía hay un niño que ríe,
porque volar es un deseo,
porque sobrevivir no es lo justo;

Riamos porque el llanto, la voz y los gestos no bastan
Riamos por no haber perdido la utopía de los simples
Riamos porque al final quien ríe el último ríe mejor;

Riamos porque la hartura no sofoca la luz y las viñas
siguen oliendo a otoño y cada primavera anuncia
una respuesta a la esperanza;

Riamos porque el mundo es de los pobres y la lluvia sigue
abriendo surcos, porque siempre habrá una voz
que impide quemar el canto del hombre libre.



QUITAR MÁSCARAS

Cuando en la confusión levantamos catedrales
Y al color lo camuflamos con matices
Y el cielo y la tierra es lo mismo
Y el hombre vale el interés de un político
Y al menor movimiento se le condena
y a los verdugos se les premia...

Cuando la existencia es una máscara y el indígena
un Lázaro derrotado y apostamos por la infidelidad
como un logro moderno y el fuego sirve para no ver
las cenizas del horror...

Cuando los silencios roban el vuelo de los ángeles
Y empaquetamos la luz para venderla y el paisaje
deja de serlo y la ternura es una broma de colección
y el engaño un guía para turistas despistados
y la bondad una fábula y el egoísmo un valor...


Quién es Picasso y quién el que llegó en patera
Qué es el agua de trasvase y qué la ambición embotellada
Cómo es la vida y cómo la suerte en la sangre de quien llegó
al olor del pan huyendo de la condena a morir
Dónde está el norte y dónde enterramos el sur
Por qué mezclamos los crápulas y los santos y bendecimos
la traición y no distinguimos la apariencia de la verdad
ni la paja del grano


Quitemos mascaras para ver la cara oculta de la luna
Las llagas del niño basurero, el hambre del coral
La huella desquiciada de la coca
Todo es blanco o negro y el próximo un espejo donde mirarse

Seré el tirano cuando me callo ante los cepos y las bombas lapas
Cuando permito que la justicia sea refugio de intolerantes
Cuando no dejo que amanezca en el dolor de los sin voz.


Y EL VERBO ERA EL HOMBRE

En el principio era la palabra
y la palabra no era dios
era la voz de lo frágil
era la puta y molesta palabra
hecha grito en las cárceles,
voz en la hambruna,
carne solidaria
que no reconoce la derrota
y pronuncia la espina dorsal
del adjetivo que dibuja el deseo
de los hombres y mujeres
capaces de llorar y reír.

Y las palabras,
la puta y molesta voz
se volvió semilla
del pueblo
re-volución
de los días con mañana...

lunes, 13 de octubre de 2008

Olor a Picasso

Te sorprende ver pintores
rondando la plaza, un cuadrado
oculto bajo toldos grises donde
unos ojos verdes se cuelgan
de un pincel. Nada es igual a otros
tiempos aunque huela
a Picasso
en los rincones.

Me asusta descubrir el vigor
de la bohemia volverse confusión
mientras los estómagos
suplantan el amor de los cubistas.
Venus es destronada por un Baco
callejero. Imposible esquivar
el canto de sirena que sortea
las esquinas del Têtre.

En ajenas almohadas

Fundida en el paisaje Montmartre se levanta
con sonidos de Marruecos y con olor
a café. Es lento el despertar
de
la
cima
arrugado en ajenas almohadas.

Era verdad la mirada carmesí
de este lugar. Tú también me miras,
única mirada entre todas, un misterio
desvelado a la sombra de Montmartre.

Todo está a la vista, rozando el tejido
de un silencio no inventado, cosido
a la espalda del gentío. Una aventura
de azúcar y canela en esta esquina
de Paris donde la mirada y la memoria
se mantienen.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Una poética del tiempo o el verso del pincel

Exposición de Marisa Batanete en el Gran Casino de Badajoz ( 11 de septiembre al 10 de octubre).

Hay trabajadores del arte y creadores donde el arte se hace vida. Este segundo caso es el de Marisa Batanete que hasta el 10 de octubre expone en el Gran Casino de Badajoz. Marisa es una creadora que, más allá de la técnica (tekné), sabe mirar el otro ángulo de la realidad para traerla al lienzo una veces en monocromías y otras en una atrevida y delicada composición. Una maestra de la pintura, en el sentido más lato de la palabra, que los amantes del arte no pueden obviar.

La Batanete se deja llevar por el regalo de la sorpresa que habita el cotidiano, esos instantes que pasan desapercibidos y que ella es capaz de captar para recrear su obra. Su hacer pictórico no es un estudio al uso ya que, por decirlo de algún modo, su "no-método" fijo de trabajo sigue un des-arreglo de las formas situadas que la van llevando a nuestra artista de la nada al todo, de la levedad de la percepción al sentimiento de los volúmenes diseñados.

Cuando nos acercamos a su obra, que repito no hay que perderse, descubrimos esa esencialidad del misterio apuntado en las cosas. Una pintura de los gestos y del sentimiento, difícil de encuadrar en una escuela de pintura. Y es que, importa decirlo Marisa es consciente del cotidiano dejando que las formas pictóricas vengan después. Con esto no quiero decir que Marisa Batanete confiese intimidades a través de sus obras sino que ésta se une al universal donde todos nos encontramos. Aunque en realidad a través de sus cromías se puede ver el ensueño y la inquietud de la artista.

Importante ver esta exposición preparados para que el lienzo, como una ventana abierta, nos comunique la espiritualidad de lo representado. En esta obra de Marisa Batanete la esencialidad de la imagen (del eikon) interactúa con el visitante y no al revés. En sus trazos, en la creación de texturas, Marisa deja que el ser interior tome cuerpo en el espacio de los sujetos con los que la propia obra se interrelaciona. Para nuestra artista pintar es una forma de sobrevivir a la confusión y la complejidad de la vida acomodada a formas.

Para descender a lo concreto de esta obra y teniendo en cuenta la precariedad del espacio haremos un breve recorrido por algunas de las obras:
Arranca la exposición con una obra titulada Presentación, una pintura que recuerdan a los maestros del cubismo, aunque no es cubista la obra. Este lienzo guarda una estrecha similitud con otro titulado Novia desnuda. En Presentación las formas se traban unas en otras en una delicada perpendicular donde las manos abismales se entrecruzan dejando el rostro de la tierra besar el fondo del misterio. Un cuadro sugerente donde la ficción de los signos parecen abrazar el sentimiento diseñado en unas formas angulosas y rectas.
En el segundo, Novia desnuda, la sensualidad toma cuerpo en ese aparecer de un rostro, como el mascarón de un barco, que quisiera romper la mitad el cuadro, envuelto de los azules a modo de olas. En el centro, resaltando una figura femenina, una ventana se abre a los blancos infinitos. Hay que estar atentos a los trazos del pincel donde el tacto y el olor se acercan al espacio de unas formas regulares.

Marisa trabaja la composición o la destruye en el sentido de reconstruir nuevos sentimientos, una perfecta deconstrucción de la forma. En el lienzo Pan y peces el sentido de lo espiritual se dibuja en unos peces que ondulan en medio de monocromías azules. Importa observar que el rostro de un hombre nos aleja del centro y el rompimiento de color, en el ángulo opuesto, equilibra esta manera particular de la composición.

Un cuadro perfecto para un estudio de la metafísica de las formas es el llamado No. El título, fuera de su elección aleatoria, no es una negación sino más bien la afirmación de la realidad íntima de la persona. En el centro del lienzo aparecen diseñados, con gran delicadeza de formas, un rostro y su reflejo en una máscara (person) que hacen de esta composición, de cromías blancas y azules, un decir del yo-mismo. Una meditación sobre el ser más profundo. En definitiva, una forma de indicar esa realidad del misterio personal. Una metafísica en clave pictórica.

Pero la obra de la Batanete nos lleva también de lo metafísico a lo antropológico, de lo más esencial y profundo a lo más cercano. Para constatar esto hay dos obras, Penélope XXI y Amén, donde el color tierno del misterio y de los azules da paso a la carnalidad de los sienas y tostados, a la presencia de los rojizos, cobres y la profundidad compleja de los azules grisáceos.

Todo un despliegue de matices cromáticos propio de una paleta bien trabajada. En el primero de los lienzos, la postura fetal y sedente del dibujo nos deja patente ese ser que somos pegados a la tierra; en el segundo lienzo, la postura del hombre diseñado indica, más que la de un vencido, la de un ser que terminó su obra o la de alguien confiado a la suerte. Los dos cuadros recuerdan a los clásicos del Renacimiento, como Rafael o Miguel Ángel, interpretados, en este caso, por esta maestra de las sensaciones. Estos dos lienzos, al igual que el resto de la exposición, no dejan indiferente a nadie ya que nos acercan, una vez más, a la reflexión de lo inmediato, a la contemplación de ese ser humano pegado a la tierra, la criatura en su habitat primigenio.

En este marco de las esencialidades vitales Marisa muestra un lienzo,A veces mariposas, que nos lleva, con un magnífico juego de los trazos a lo más profundo del subconsciente. Las estructuras triangulares dividen en tres partes el cuadro. Este es un dibujo de lo onírico, del sueño que hay que contemplar sin tiempo previsto. En él llama la atención la muñeca rota o vencida del fondo. También son interesantes observar en el lienzo los recursos arquitectónicos empleados ( una escalera o un rascacielo en el centro), así como la síntesis de ocres y azules en atrevidos escorzos.

De la exposición de Marisa merecen atención otra serie de lienzos donde la pintura se convierte en un delicado dibujo capaz de generar multitud de sensaciones. En ellos, la mixtura de blancos y azules se une, de manera magistral, a las formas redondas del diseño. Esto se puede contemplar en Todos fuimos heridos donde los escorzos se confunden con el horizonte dejando entrever lo contrario de lo que el título de la obra indica. Otro de los lienzos de esta manera de diseñar es el lienzo Adan y Eva, en el que los desnudos en movimientos se unen a los elementos primordiales (agua, tierra, aire).

No me olvido de la obra que cierra la exposición Se nos muere Platón. Aquí, la referencia crítica a la muerte de lo sencillo representado en la pintura de unas casas con tejas que son ojos. Un cuadro que se vuelve al observador con una llamada de atención ante la complejidad obtusa de lo urbano capaz de matar el pensamiento ( el logos vital).

Tengo que aclarar que este comentario de la obra Marisa Batanete no es más que un relatorio de palabras orquestadas que intentan apuntar a la pintura de una luchadora del color. Estas obras, expuestas en el Gran Casino, son una secuencia de la poética del tiempo, como un verso pictórico de los momentos abundados de la vida. En definitiva, la exposición es todo un magisterio del color y de las formas que hablan de las sensaciones del ser humano a través de la pintura.

LA FAYETTE.

Me sorprende el color pardo violeta
de los cielos de Paris con su mensaje
de pamela aristocrática. Al son
de unos rostros pegados a las piedras
lloraban luz los rincones
del metro.

El sopor de Grandes Almacenes
besa la cintura del templo
de la danza. Fuera la lluvia
al ritmo de una brisa con olor
de mañana. Asomadas a la calle
Talia y Terpsícore calman los labios
de la Opera y el eco besa el asfalto
que resbala entre ruidos
por la avenue Haussman.

Ajenos al sonido multiforme
al amparo de aleros invisibles
el alma se baña
del deseo transeúnte
oculto en las esquinas. Mientras,
las águilas deshacen dorados,
los ojos de la memoria sueñan tormentas
al
compás
del tiempo.

El secreto de las piedras

A los pies del Sacre Coeur una cascada
de ojos desciende por las plazas
leyendo en las nubes el mensaje
de las horas.
Arriba,
la cúpula
del Gran Templo
rompe soledades
en medio del gentío. Te gusta descifrar
el secreto de las piedras reflejadas
en el cielo de Paris.

Mientras la siembra
del color se repite en las aceras,
unos turistas roban
el sueño de las flores. Una mezcla
de verdes y grises abraza las cuestas.

Dejamos que las manos jugaran
a besarse midiendo el sabor
del mágico momento.

martes, 23 de septiembre de 2008

VIVIR

VIVIR, agarrado al tiempo~
a lo concreto, a la pasión, ardiente,
desplegando alas, sin torpezas miserables
que frenen el vuelo;

Viver, agarrado ao tempo,
ao concreto, a paixao, ardente,
abrindo asas, sem torpezas miseráveis
que travem o voo.


VIVIR, sí, y sentir el correr de la savia
de este árbol que tengo dentro, muy dentro,
donde anidan pájaros al arrullo de todos
los vientos;

Viver, sim, e sentir o correr da seiva
desta árvores que tenho dentro, muito dentro,
onde se aninham pássaros ao cantar de todos
os ventoso.



VIVIR, cogido al espacio con solemne
perfil divino al ofrendar instantes
de los pasos dados y saber estar
con tiento.

Viver, agarrado ao espa<;:ocom solene
perfil divino ao ofertar momentos
sos passos dados e saber estar
com tento.


VIVIR, sin negar lo pasado,
afirmando el presente,
en los brotes tiernos
del árbol,
en ese sentimiento que salta fuera
como un regalo.

Viver, sem negar o passado,
afirmando o presente
nos brotos ternos
da árvore,
nesse sentimento que salta para fora
como urna oferta.

domingo, 21 de septiembre de 2008

EXISTIR

EXISTIR en el tramo de vida
hipoteca de horas, minutos y felicidad
ausente; existir en el rincón cobarde
de la pereza, en el vivo deambular de la ilusión,
en el corte trémulo de absurdas impaciencias;

EXISTIR en el hastío de los días,
monocordes y grises, y en los alegres,
en todos los días de amor que han existido,
que existen y dan felicidad sin nombre,
que pasan dejando su huella en la brisa
del recuerdo;

EXISTIR, con las manos tendidas, abiertas
en señal de duelo, de oración por todos
los muertos, por todas las injusticias
que rompen el horizonte humano, por todos
los sinsabores, por todos los desprecios...


Existir no trecho de vida
hipoteca de horas, minutos e felicidade
ausente; existir no canto covarde
da preguiça, no vivo deambular da ilusão
no corte trémulo de absurdas impaciencias;

Existir no fastio dos dias,
monocórdicos e cinzentos e nos alegres
em todos os dias de amor que existiram
que existem e dão felicidade sem nome,
que passam deixando o seu rasto na brisa
da lembrança

Existir com as mãos estendidas, abertas
em sinal de luto, de oração por todos os mortos
por todas as injustiças que rompem o
horizonte humano, por todos
os sensabores, por todos os desprezos...

martes, 16 de septiembre de 2008

SOÑAR

SOÑAR despierto, con los ojos puestos
en el alba que abraza el firmamento
de tímidos soles ese frío sol de invierno
que saluda temeroso el día en el que estoy,
en el que me siento vivir y con la sangre ardiendo;

SOÑAR y saber que el sueño es ilusión,
regalo amable de un futuro ideal y sin pesos,
esperanza cierta de algunos momentos;
color de los deseos;- frescor para esos anhelos
de amor insatisfecho;

SOÑAR y vestir alas, blancas alas
de aguas, de torrentes, de manantial,
que surca ligera hasta penetrar y empapar
el corazón mismo del misterio
de este ser alentado, a veces, sin aliento;

SOÑAR un ángel guardián,
un querubín azul que custodie celoso
la intimidad de los secretos,
el Paraíso del ser, la interioridad
austera de vivir en silencio;

SOÑAR al amar este presente,
un tiempo de gracia lleno; un cielo sin medidas y abierto,
con la confianza de fundir la razón y el sentimiento,
lo que amo con música y color en rostros sin vientos,
están dome así, entre cielo y tierra, grávidamente viviendo;

SOÑAR diariamente, SOÑAR
siempre y calladamente SOÑÁR, saltando las vigilantes
normas, las lógicas humanas, razones frías y calculadas,
escarnio de la sensibilidad, asesinas de versos;
SOÑAR al descansar de la rutina,
SOÑAR siempre,
una y mil veces, SOÑAR.


De "Cuatro momentos para el poema".

lunes, 15 de septiembre de 2008

CREER

CREER en el día
que amanece y regala luz, la sorpresa de ver
y sentir las horas,
rompiéndose como olas en el espacio
creciendo infante hasta morir,
pleno de vigilia con sonido de pájaros,
en el crepúsculo de la tarde.

Acreditar no dia
que amanhece e oferece a luz, a surpresa de ver
e sentir as horas
que se rompem como ondas no espaço
crescendo infante até morrer,
pleno de vigília com som de pássaros,
no crepúsculo da tarde

jueves, 11 de septiembre de 2008

EL LENGUAJE DE LA NOCHE

Vidas rotas, con sabor africano,
invadían Trocaderos con reproducciones
de la Tour Effiel. Un enjambre
de bocas asaltaba el entusiasmo
donde más dolía. Cuántas lenguas
y lenguajes alborotando la noche
rompiendo la magia de Paris.

La huella de África en los ojos,
aburridos de ver siempre lo mismo,
en las manos cansadas
de ofrecer
siempre
lo
mismo.
Escultura
de ilusiones, perdidas en el naufragio
de la ciudad, deshechas en el asfalto
de Trocaderos.

La musa saltaba en la ingenuidad luminosa
de unos rostros apretados al paisaje, África
sonreía a su paso remedando lenguas
sin contenido mientras Trocaderos
respiraba el agridulce desesperado
de un abrazo tendido entre el placer
y la pobreza.

sábado, 6 de septiembre de 2008

EL CIELO SE PROLONGÓ EN EL AGUA

La noche abrazó la multitud
mientras la torre se iluminaba
con mágico misterio. Un circo
de rosas con sabor a tortas de maíz
ascendía artificial por el metal
de las farolas. Los flases
de mil cámaras despellejaron
la silueta de la torre. Después
nada fue igual. Trocaderos hervía
de color y lenguajes.

Mientras África vendía replicas
de Eiffel los pies protestaban
al ánimo excitado dispuesto a seguir.
Paris esperaba. Todo un rito con olor
a brisa del sur, a palabras grabadas
en el asombro de la ciudad
latiendo al son de mil luces
repartidas en el silencio.

Abajo, ajeno a la cara triangular
de los turistas, el Sena seguía
desnudándose entre los puentes.
Aguas, hartas de mirar iglesias
y palacios que arrastraban el sonido
del verano. Las estrellas se mezclaron
con las luces melancólicas
del bateau musse. Y el cielo se prolongó
en el verdinegro del agua.

jueves, 4 de septiembre de 2008

ROMPECABEZAS

El azul grisáceo
del Barrio Latino se redimía
en los umbrales
de unos restaurantes al uso.
Parecido a conchas gigantescas,
las calles se abrían al ajetreo
de vendedores que sellaban affiches
de menús baratos. Todo un rompecabezas
de sabores y lenguas..

Miradas con hambre se mezclaban
con la curiosidad y el cansancio.

En una esquina se sorteaban aplausos
mientras alguien emulaba a Edit Piaff
y otros devoraban helados italianos.
La babel se aplastaba entre veladores
de color y los suspiros se exponían
en las ventanas sin rejas. Todo era
confusión organizada, un caos regado
al azar por las calles del Quartier.

miércoles, 27 de agosto de 2008

INVASIÓN

Cuando la lluvia invadió
los Campos Elíseos, el lenguaje
de los paraguas se extendió
por las aceras, reflejando
la prisa
en
el
espejo gris
de los escaparates.

Era mediodía, los signos del hambre
se agolpaban bajo los toldos rojos
de las brasseries. Un misterioso pudor
se mezcló con la lengua multicolor
de mil paraguas. Al fondo, la gran puerta
del Arco recogiendo miradas sin nombres.
La lluvia
se
columpiaba
en
las
banderas.

Trozos de sentimiento rodaban
por la Avenida, inmensa,
ruidosa.
Nos miramos sin deshacer
la dulce Eternidad
del momento, oculta
en la trastienda del diario. Qué hacer
para apretar la magia
del instante.
Son
re
ir

La lluvia seguía partiendo
en dos mitades
el fuerte olor a pizza
y a crepes quemadas. En las mesas
se amontonaban
platos
y
planos
de
París. Ettoile bulle con fuerza,
como un arca a la deriva.

lunes, 25 de agosto de 2008

UNA MAÑANA EN PARIS

Paris se despierta con el frío traicionero
de agosto. Pegada al resplandor
de las fuentes la mirada cómplice
de Icaro sobrevuela la ciudad.

El aire rueda con solemnidad infinita
fundiéndose en las risas ingenuas
del boulevar. Un sueño
de ideales se entretiene
entre las voces de unos niños
que juegan con la brisa
a ser pájaro.

Azul y nubes, todo es horizonte
entre los tejados grises
del quartier. Paris se levanta
picoteando, como un gorrión,
trozos de cielo por las esquinas.

martes, 5 de agosto de 2008

NOCTURNOS DE AGOSTO

Encendida la casa con olores de domingo
la gravedad de la piel retomó su sitio
en el abandono nocturno
del pasillo

El grito de un gamberro trajo
la protesta de rotas almohadas
y el trazo del sudor marcó la frontera
de su espalda en mis manos.

Unos noctámbulos tropezaron
con los cubos de basura
mientras la noche afilaba
la punta de sus dientes
en la borrachera transeúnte.

El fuego de sus pechos
tradujo las palabras de la noche
señalando el norte
del domingo.

Agosto tomaba posesión
de la ciudad en la negra calma
del silencio. Y el grito
se hizo historia en el asfalto.

En la tregua del calor y de los gritos,
el verano se rindió a la forma del barro
y de la carne. El alba fue testigo
del verso encendido de sus labios.

Ahora descansamos
en la playa del silencio
después de navegar
en las olas de los cuerpos.

domingo, 3 de agosto de 2008

VISPERAS DE AGOSTO

El grito de un gamberro despertó
la madrugada y el eco de la voz
trajo la protesta de rotas almohadas.

Mientras la noche afilaba
la punta de sus dientes
en la borrachera transeúnte,
unos noctámbulos tropezaron
con los cubos de basura y el trazo
del sudor marcó la frontera
de tu espalda en mis manos.

El alba fue testigo de cómo la brisa
encendía el verso de tus labios.

Agosto tomaba posesión
de la ciudad en la negra calma
del silencio. El grito era historia
en el asfalto y el fuego de sus pechos
traduciendo las palabras señalando el norte
del domingo.

En la tregua del calor y de los gritos,
el verano se rindió a la forma del barro
y de la carne. Ahora descansamos
en la playa del silencio
después de navegar
en las olas de los cuerpos.

Encendida la casa con olores de domingo
la gravedad de la piel retomó su sitio
en el abandono nocturno
del pasillo. La pereza del silencio
resistía al asedio del café
y al hambre de las tostadas.

viernes, 1 de agosto de 2008

HABITÁCULO CON VISTAS

Llegó el cartero en el destiempo
de las horas tempranas. El zumo
de naranja brillaba intacto
junto a las tostadas de pan. Los ruidos
se espantaron con el timbre de la puerta.
La firma sobre un plasma
absorbía los colores. El carné y la identidad
mantuvieron retenidos los efímeros bordes
de la gloria.

Nada que hacer ante este empuje cotidiano
que guarda la ilusión en el correo que llegó
pajareando a su puerto.

Un rito de piel y agua, desbordó la habitación
mientras los olores y los ruidos se escondían
en la frontera desnuda de las sábanas. Flotaba
en el aire las risas de otro tiempo, musitadas
al compás
del placer que curó las heridas.

El corazón
seguía el ritmo de la sangre
y la sangre fluía en el tránsito vital
de un silencio.

El agua y la piel
se hicieron aire. Nadie detuvo
el maremoto que inundaba la geografía
de los labios repletos de sombras
y palabras por decir.

Todavía no he cerrado las ventanas,
los ruidos se pasean por la casa
quebrando los rincones.Hoy sopla
un viento favorable. No hay puntos
cardinales que soporte este vértice
del centro donde la emoción se vuelve

habitáculo con vistas
al mar de los sueños.

viernes, 25 de julio de 2008

DE ÁNGELES Y ALCOBA.

Es temprano, muy temprano
el camión de la basura acaba
de terminar su ronda. Los frenos
de un coche despiertan el dialecto
del asfalto que responde con el eco
lastimero de las ruedas. Los ángeles
están de vacaciones.

Aullando, como un lobo enjaulado,
la loca de la casa no deja de pasar
películas inconexas de recuerdos
de amigos, de amantes, de heridas
y risas, mezclados en un saco
angustioso
que hiere el alma. Los ángeles
no han vuelto todavía.

Al son de las noticias
la hora me tiró de la cama.
La radio habla de salvadores
de la pobreza y de los desastres
ecológicos. Cuánto ángel sin bozal.
Habría que cortarles las alas
para evitar que nos despeñen.

Mientras las nubes se espesan
en el rincón ignoto
del misterio, el timbre del teléfono
taladra el vuelo ansioso
de los contraluces. Es mi madre,
un ángel sin vacaciones,
empeñada en encender una vela
que rompa con el hechizo
de los ecos que aterrizan
en mi cama.

miércoles, 23 de julio de 2008

DE MADRUGADA

El frío de madrugada
mató las polillas del calor.
Tendí la colcha sobre la cama
protegiendo los cuerpos desnudos.
Un beso
fue suficiente para abrir la caja
del deseo. La voluntad cedía
a la pasión mezclándose
con las primeras luces
del alba.

El despertador mantenía su cantinela
de sonidos monocordes, agazapado
en las horas tempranas mientras la playa
de su cuerpo recibió
generosa
las olas de mis manos

Qué decir cuando el gesto
sorprende a la palabra
y la caricia es la huella
en la piel
de
un
te
quiero

lunes, 21 de julio de 2008

EL MUNDO SIGUE POR HACER

Fijos los ojos en las luces cambiantes
de un semáforo, esperando
la manifestación
del verde,
y el instinto animal
en posición de ataque.

No sé qué guerra mantengo.
Sólo sé que estoy perdido
en esta madeja urbana. El día
acaba de empezar.

Los motores respiran la avenida,
algunos engullen música, otros discuten.
Delante un joven rumano
pendiente de su hambruna,
con intención de borrar el océano
de mosquitos
aplastados sobre el parabrisas.

Se repite un largo vía crucis
de semáforos y peatones
ajeno a las flores
de los setos que crecen
con alma propia,
sin el consuelo de un jardinero.


De vuelta a casa la sonrisa de un vecino
y las cartas del buzón me hicieron cerrar
el armario de la calle
y silenciar el ruido. En la séptima hora
concluí el programa
aunque el mundo
seguía
por hacer.

martes, 15 de julio de 2008

EL MUNDO ES UN MERCADILLO

No había más prisa que la de volver a casa
ni otro problema que el de ir a comprar
telas para la mesa del salón. La mañana
seguía su rumbo masticando el ruido
de los coches y el trotar de los peatones
a las ordenes de los semáforos. Una jaula
de grillos donde la piel se confunde
con el hambre y la cerveza del mediodía.

Y mientras tanto en Sudán se intenta
exculpar a los asesinos de mujeres
y niños, los pobres de una generación
muerta. Aquí, ajenos a la miseria
nos preparamos para comprar y comer
sin más afán que la de ir tirando
en medio de la crisis.


El Mundo es un mercadillo con las manos
fracturadas de tanto robar al mundo.
No tenemos corazón
mientras haya estómagos vacíos y palabras
por aprender. Cuánta polución, cuánta
guerra a la vista de los inocentes.

He vuelto a casa todo sigue igual, la misma
mierda de mundo y el mismo calor de ayer.
Puedo escribir el sacrilegio del hombre
sin llorar por la tragedia. La tela era de verano
y había que coserla. Y comencé a remendar
los jirones del alma.

lunes, 14 de julio de 2008

EL AMOR NO ENTRA EN LAS REBAJAS

Quién sería capaz de
mercadear con el infinito
sin quemarse el alma.



Me entregastes la lista
de la compra y no te descubrí
entre los estantes del agua
con sabor a manzana.

Porque el amor no entra en las rebajas
y los besos no están con los edulcorantes
ni los abrazos tienen precio,ni la sonrisa
está de ofertas.

Estoy solo, en medio de una fila interminable
de carros con la compra mientras la prisa
cuenta las monedas mirando a los ojos
de la máquina registradora.

Un caos que urde sus entrañas
en el deseo artificioso sin pasión.
Y descubrí que para amarte
no hay que hacer cola.

jueves, 10 de julio de 2008

PARAÍSOS ENVENENADOS

Entre el teléfono y el timbre de la puerta,
la ansiedad rompiéndome el corazón. Monótono
recorrido, siempre el mismo, del despacho a la puerta
y de la puerta al pasillo. Y mientras recorro
esta geografía casera el sueño me salva
de algunos infiernos. Aunque hay paraísos
que están envenenados.

El día avanza. Espero salir de esta isla
con cantos de sirena, donde no hay forma
de mirar
sin que la vista se despegue
del vacío.

Por qué entretenerme en los miedos
cuando el azul no tiene nubes.

El teléfono suena y el corazón
sigue soñando.

miércoles, 9 de julio de 2008

TANGOMARINO

Mientras taladro con los pies la arena
de la playa, el agua del mar juega
a inundaciones. Tango marino
entre un golpe de talón
y
un sunami salado.

Y vuelta a empezar.

Una rueda interminable de olas
que peinan y despeinan la arena
del pensamiento. Un mar interior
que rompe y allana el debate mortal
donde la pregunta es un continuo
sin respuesta, y la solución
un nuevo preguntar.

martes, 8 de julio de 2008

MIRADAS

Desde el balcón de sus ojos miro
el último reflejo de la tarde. Todo
sigue encendido. Nadie se atreve
a pagar la luz de las persianas.

Mientras veo la avenida los perros
del vecino reclaman la acera
pero los pies del basurero son más listos
y esquivan los ladridos atrapados
en la esquina.

Estoy convencido que la suciedad
de los cristales no justifica la polución
de la calle ni la estupidez de los que
no saludan en la antesala del dentista.

Dejo de mirar para envolverme
en la sorda calma de esta tarde
de julio.
Un sonido en la puerta fractura
la febril soledad que anida
en el pecho. Siento
como el silencio tuerto
de la medianoche
pide perdón a los ruidos
que, transeúntes, se dejan mecer
por las horas de brisa que sana
las paredes de esta habitación
a punto de arder.

Por fin, la noche desplegó su reino
de plebeyos y buscones. Y tú volviste
bajo la atenta mirada
de las lechuzas. Nadie te impidió la entrada.
Sólo el sueño detuvo tu felino deseo
y pasó la página del día primero.

Después,
el infierno hizo de las suyas.

lunes, 7 de julio de 2008

SONIDOSENELTRASTERO

He abierto la puerta
del trastero
y además del olor a abandono
me encontré con el recuerdo
y con algunos sueños
amontonados en cajas de cartón
junto a cerámicas rotas y una pantalla
de lámpara, que otro día diera luz.

La acostumbrada indiferencia
encerraba en aquel cuarto
el agridulce de las tardes nubladas,
los agobios de otras primaveras,
y la prisa de las mañanas
mezclada impunemente
con las bombonas vacías de gas.

Cuando salí tuve la impresión
que con el giro de la llave
volvía a sepultar el pasado
en la húmeda oscuridad
del cuarto de los trastos viejos.

Queriendo atrapar el sonido
de otros momentos
me puse a escuchar
en la puerta del trastero
pero sólo oía el latido
del corazón
sobre la plancha metálica
y el rumor de la bomba del agua.

sábado, 5 de julio de 2008

SINPRISAS

Todavía el sol no ha ocupado la avenida,
las sombras rebotan en los balcones y
el trino de los pájaros se mezcla al sonido
de una chicharra lejana. El mundo se despierta.

Mientras la brisa zarandea las cortinas
del cuarto de estar tú te dejas acunar
por el último sueño. Ocupas el espacio
de la musa reflejando tu cuerpo en el susurro
de las sábanas.

Se han desatado las amarras
del despertador.

En el puerto de la alcoba permanece apostada
tu piel con su memoria, y mis labios
con tu mirada. Te contemplo en el paréntesis
de luz que tu sueño prolonga
envuelta en el silencio, en esa frontera
que marca distancia con el bullicio insolente
del cosmos.

Esta mañana no hay prisa.

jueves, 3 de julio de 2008

HORABRUXA

Me duele la espalda de tanto
soportar la tarde, de tanto sentir
esta hora bruja en el borde
del caos y los ruidos.

Un alivio para los dolores
mirar la playa de tu boca
pronunciando mi nombre.

Cuánto deseo arrastra este oleaje
de las horas
embrujadas de cansancio.
Cuánto amor derrama
este tránsito, casi perfecto, de tus manos
donde el sol duerme tranquilo.

No hay nada que hacer
cuando los geranios
siguen el curso
del color
y tus ojos reflejan el día.

Todo está a punto de cumplirse,
listo para el sueño de mañana.

COMORECONOCERLALUZDELALBA

El despertador del vecino preludia
la agonía de una ducha seguida
de una campana despistada
que alerta a los devotos.
Todo a un tiempo
como un tropel desbocado.

Cómo reconocer la voz del alba
en medio de tanto ruido loco.


Enciendes la radio, las noticias
nos desgarra los sentidos
mientras mis manos recorren el mapa
de tu cuerpo
reteniendo la voz de la noche. Susurros
de la piel envueltos en el regalo
de la brisa.

Cómo reconocer el idioma
de los gestos repetidos en el espejo
de mi cuerpo.

Todo, sin tiempo
con la solemnidad de un ritual inacabado.

Y el alba y tu cuerpo desataron las alas
del placer sobrevolando lo ruidos
y las casas, sumidos en la magia del abrazo
reconociendo los ángulos del misterio
y la luz de tu risa.

Todo a un tiempo
como un tropel sin frenos atravesando
las curvas del alma.

martes, 1 de julio de 2008

VIAJE INTERIOR

Semáforos en rojo, después una rotonda y la prisa
de compañera indiscreta. Delante el coche fúnebre
y a la izquierda el largo seto que divide la avenida.

Dentro de mí el sentimiento me golpea las arterias.
Estoy vivo y te quiero. Te lo diré con un gesto
cuando llegue a casa, ahora conduzco. Tu sonrisa
seduce el pensamiento entregándome al camino
de tus brazos sin rotondas ni semáforos
solo tú, la piel y los besos.

Me duele esta avenida interminable del día.
Consuela verte en ese punto donde la gravedad
del amor resuelve la geometría de la pasión
que se desborda en los rincones.

domingo, 29 de junio de 2008

sabíaacaracólas

Al ruido del mar le seguía el grito
de los niños, a la risa de los jóvenes
el olor a "fritangas". Mientras las olas
pasaban torpes recados a las conchas
el azul se extendió
salpicado de bollas de peligro.

En la portada del libro
una dedicatoria y en la brisa,
el recuerdo de otros momentos felices.

Todo estaba perfumado
de calor.

Perdida en la mañana deambuló
por la orilla dibujando pies
y arrastrando el alma. En la cordillera
de sus senos
un rastro de arena sabía a caracolas,
y entre sus manos, la caricia de ayer

enamorando la playa.

jueves, 26 de junio de 2008

UN DÍA DE VERANO

Hace tanto calor que el silencio se rompe
en las paredes. Los gritos resbalan
en la sordina de los muros con un cansado
eco que trae solo azul de verano. Y el alma,
siempre dispuesta, vigila entre las sombras
el esfuerzo de un viento anónimo
arrinconado en las esquinas.
Nada se mueve
sin provocar
al cielo.

Hay veces que los animales dormimos
y otras que simplemente bebemos.
Cuando soñamos descubrimos
las caricias ocultas del mar
y cómo aguardan las olas
en nuestros manos.

El silencio amortigua el calor,
el sueño la protesta. Por eso dejo
que el mar se haga sueño
hasta fundirme
en la brisa
del tiempo.

lunes, 23 de junio de 2008

POR FIN LA MAÑANA.




Me rascaba la espalda, suave
como la brisa de la noche.
Los sueños se encargaron
del resto. Todo se cifraba
en negro-azul y un dolor
de cabeza. Pasar la página
duele más que escribirla.

Me desperté con el olfato
animal. Serené el alma
cuando la vi rendida a mi lado.
Todo volvía a ser azul y blanco.
Y anoté, atropellando con la tinta
el sabor del sentimiento.

La mañana se enredó
en las cortinas y en el ruido,
mientras la luz libraba batallas
entre los huecos guerreros
de mis manos.

sábado, 21 de junio de 2008

SIESTA

El calor aprieta las paredes. Una mosca
deja estelas en la luz. Y con el insecto,
el deseo enredándose a los muebles
de la casa. Un concierto
de sonidos diminutos

Las paredes dibujan sombras.
Una calma gris pasea su reino
al compás
de una persiana descolgada
que juega con la brisa al escondite.

El motor de un despistado
rasga la siesta en dos mitades.
Una maldición recorre la calle.

Un grito acaba el concierto
de los ruidos despejando la playa
del sueño. El gigante de la tarde
se adueña de la situación.

Y ahora, otra vez a empezar.

martes, 17 de junio de 2008

IM-PULSACIONES.


Entre los geranios y el pretil una abeja despistada,
entre ella y el horizonte: el amor, flotando
como un animal con ganas de libar.


El océano de la calle llenó de olores la casa,
los ruidos no había forma de matarlos. Y allí,
con el mismo semblante de siempre, los sueños.


Cuánto animal transitando esta habitación
repleta de luz. El amor alimentando sueños
y los sueños llenos de amor.

DIALÉCTICA EXISTENCIAL




Veo nubes en el fondo queriendo beber la luz
mientras me cuelgo del cristal de estas gafas
incapaces de medir el tiempo. No sé realmente
qué es ni siquiera quién soy. Un misterio,
la vida, la mires por dentro o la descubras fuera.
Alguien se atrevió a desvelarlo y terminó

en silencio.

No hay palabras que soporten el peso
de esta existencia.

Vuelvo a ver el horizonte aplastado de calor
mientras el sonido del lavaplatos
me devuelve a la cordura, liberándome
del sentimiento de las profundidades
para así atarme al ruido impenitente
del cotidiano. No hay escapatoria.

Al final, es mejor dormir
sin poner el despertador.

lunes, 16 de junio de 2008

NOTAS



Acaba de pasar el mecánico
del ascensor,
ha dejado un recibo de arreglos. El aire
está seco y el cielo nublado. Todo es
un puzzle maravilloso donde nadie
ocupa el lugar del otro, ni siquiera
se conocen.

Acabo de mirarme
en el espejo,
las arrugas son las mismas,
el mismo recibo del tiempo y esto
no hay quien lo arregle. El silencio,
el mejor aliado para quitar
estas nubes de la mente.
Me resisto al jaque mate
de este sentir. Todo está en su sitio.
Todavía sigo conociéndome.

jueves, 12 de junio de 2008

CONTIGO





Me estoy acostumbrado a sentir
tu beso y la claridad
de la mañana. Buen despertar
cuando la incertidumbre cotidiana
acecha.
Tanta es la costumbre que confundo
tu cara con la luz. No sé cuál de las dos
me levanta más el ánimo.
A ti te veo, en la luz me baño.

Ahora, aprendo a descifrar
la magia de tus ojos
para no confundirla
con el misterio de la noche.
En tu mirada
me acuno, en la oscuridad
me abismo.

Contigo siento que el tiempo no pasa,
que el dolor es un escalón inevitable,
y la vida un trozo de jardín,
a veces transitado por ruidos
que no quiero.

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto