miércoles, 9 de julio de 2008

TANGOMARINO

Mientras taladro con los pies la arena
de la playa, el agua del mar juega
a inundaciones. Tango marino
entre un golpe de talón
y
un sunami salado.

Y vuelta a empezar.

Una rueda interminable de olas
que peinan y despeinan la arena
del pensamiento. Un mar interior
que rompe y allana el debate mortal
donde la pregunta es un continuo
sin respuesta, y la solución
un nuevo preguntar.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto