martes, 15 de julio de 2008

EL MUNDO ES UN MERCADILLO

No había más prisa que la de volver a casa
ni otro problema que el de ir a comprar
telas para la mesa del salón. La mañana
seguía su rumbo masticando el ruido
de los coches y el trotar de los peatones
a las ordenes de los semáforos. Una jaula
de grillos donde la piel se confunde
con el hambre y la cerveza del mediodía.

Y mientras tanto en Sudán se intenta
exculpar a los asesinos de mujeres
y niños, los pobres de una generación
muerta. Aquí, ajenos a la miseria
nos preparamos para comprar y comer
sin más afán que la de ir tirando
en medio de la crisis.


El Mundo es un mercadillo con las manos
fracturadas de tanto robar al mundo.
No tenemos corazón
mientras haya estómagos vacíos y palabras
por aprender. Cuánta polución, cuánta
guerra a la vista de los inocentes.

He vuelto a casa todo sigue igual, la misma
mierda de mundo y el mismo calor de ayer.
Puedo escribir el sacrilegio del hombre
sin llorar por la tragedia. La tela era de verano
y había que coserla. Y comencé a remendar
los jirones del alma.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto