sábado, 28 de diciembre de 2013

Mis "simples" aspiraciones.



Cada vez más resulta complicado que a uno le lean, incluso que le reconozcan en este hecho solemne y silencioso de escribir o de hilvanar palabras. El reconocimiento parece estar en manos de quienes controlan el "cotarro" de los medios literarios. En realidad, no aspiro a estar en ninguna lista de autores famosos, ya es bastante que mis amigos y colegas disfruten con lo que hago. A pesar de todo, y por encima de cualquier parafernalia de "sabios-interesados", seguiré escribiendo y alegrándome de lo poco o mucho conseguido.

Hace unos días recibía un e-mail de un escritor que me   decía haber tomado un poema para su blog. Era Javier Martín Pedrós, un escritor incansable a quien me une la inquietud por enderezar verbos en los versos. Siempre me ha parecido perfecto esta  idea de compartir, basta mirar las veces que Javier ha publicado en su blog creaciones mías. Un honor. Siempre que puedo he dejado que otros tomen para sus blogs lo que cuelgo en el mío. En un mundo tan egoísta como el nuestro como no permitir este trasvase de ideas y ser solidarios. 


                  Me encantaría que el último poemario lo leyeran más de los que hasta ahora me han leído. Esto es un devaneo y una vanidad que quiero permitirme en estos días de fiestas.


Tal vez la noche disimula 
el aire de los rostros 
y cose las palabras a los ruidos 
con ese tono de humedad,
apunto de abandono.  

Tal vez habrá que esperar 

uno, tres días
a que el aire se vuelva sonido,
y no dañe el espíritu;
y el agua brote,

de los labios de un libro.

( De Un concierto de sonidos diminutos. Heráklion. Badajoz, 2013)

lunes, 16 de diciembre de 2013

La presentación del poemario






El sábado 14 se presentó mi poemario Un concierto de sonidos diminutos.  El ambiente de la  sala Moncloa del hotel Celuisma de Madrid fue bastante acogedor. Me hubiera gustado haber tenido a mi familia y a mis amigos los cuales, por razones mil, no pudieron asistir. Esta ausencia se palió por la presencia de otros autores, venidos de diferentes rincones de la geografía española así como de otros lugares de Europa. Es de agradecer a cada uno de ellos su haber querido estar conmigo, y especialmente a los compañeros de la tertulia Página 72, a José Manuel Vivas, a Manuel Mansilla Salitre y a María Blázquez, que  estaban allí por presentar también sus obras. En esos momentos, hicieron las veces de mi familia y mis amigos. Se ausentaron, mi amigo Antonio Castellanos, excompañeros del foro Libertad 8,que al no poder asistir me envió todo su apoyo. Agradecido. Así, también se excusaron Cristian Piné, y Carmen Iglesias. Gracias a todos.

EN LA PRESENTACIÓN: 

Manuel Romero Higes, actualmente unos de los mejores editores a nivel regional y por supuesto nacional,  hizo unas semblanzas de mi persona que me pusieron rojo. Le agradezco su querer apostar por  esta publicación de Un concierto de sonidos diminutos;  por creer en este proyecto que, hace tres años, le presenté con el título de Horas Brujas. Después de trascurrido tres años,entre aquella primera entrevista y la publicación de ahora, me doy cuenta que el poemario se ha enriquecido en un trabajo exhaustivo de  acoplar poemas y podar versos. Así, el resultado final es un libro de poemas que expresa la evolución de quince años en este trance de escribir sabiéndome responsable de ello. Estoy satisfecho con Un concierto de sonidos diminutos, porque ve  la luz, sabiéndome en un proceso  en el que sigo investigando y escribiendo con tonalidades diferentes.

EL POEMARIO: Fondo y forma: 

Un concierto de sonidos diminutos, intenta mostrar, como los ruidos, las emociones, los encuentros más diversos se transforma en sonidos. Cada uno de estos gestos, secuenciados en los períodos  que van de la mañana a la noche,se transforman en un concierto de sonidos que hace todo más amable y sencillo.


En este libro el tiempo puede aparecer como protagonista  y sin embargo no es más que el testigo privilegiado de otros protagonistas reales los cuales sirven para desarrollar la metáfora vital. Así,  el cartero o el ascensorista que interrumpen llamando a la puerta; el timbre del teléfono; las noticias de la radio; el motor de los coches trajinando en la avenida; los ladridos de los perros; el ruido del lavaplatos o de la bomba del agua junto al trastero... Todos, y algunos gestos más, son en este libro la ocasión perfecta para mirar el lado oculto de lo cotidiano, aparentemente ruidos que se transforman en sonidos y que de no ser así pasarían desapercibidos.  En el contenido de este poemario, nada escapa al yo poético que se expresa desde ese espacio de lo  particular donde las emociones encuentran un motivo para crecer aprendiendo o para hacer silencio. No deja de aparecer la poética del silencio en el escamoteo del yo literario de algunos poemas. Siendo el silencio otro testigo, junto con el tiempo, de las emociones y los gestos. 

Dedicado a mi madre, un ángel sin vacaciones, el libro de poemas se inicia con una cita de Rafael Rufino Felix Morillón, gran poeta extremeño al que la Sociedad de Extremeña de Escritores no le ha hecho todavía justicia. La cita tiene el sentido de poner en guardia al lector ante los versos que va a saborear en este poemario. Y dice así, “Viví las horas de cristal bajo la memorable claridad de los soles...” Las otras citas que cotejan cada uno de los capìtulos son  de Vicente Gallego. Santa deriva; Luis García Montero. Habitaciones separadas; José María Cumbreño. Vasos comunicantes; Luis Alberto de Cuenca. La noche blanca. Los mundos y los días. Cada una de estas citas sirven como elementos referenciales para marcar como en los diferentes momentos del día,  el de la mañana, o el del mediodía, el de la tarde o el de la noche, sirven para descubrir  que los ruidos del entorno se convierten en sonidos. Y en todo ello, la velada pretensión de crecer dejando que lo contemplado, unas veces divise la frontera de lo irremediable y otras, deambule por un interior dolorido y aceptado. En realidad, en Un concierto de sonidos diminutos, el hecho de  espera se convierte en un presente continuo donde soñar y vivir se funden en uno. 


Para comprarlo basta dirigirse a la editorial a través de este enlace (pinchar aquí)


lunes, 9 de diciembre de 2013

Un concierto de sonidos diminutos.

                


                                Gracias a todos los que han hecho posible este encuentro de autores, especialmente a la editorial Heráklion. El poemario que esta editorial publica, creyendo en mi proyecto, se llama Un concierto de sonidos diminutos

                     Un trabajo que empezó hace tres años y que ahora, después de mucho trabajo y correcciones, ve la luz. 
                             
                Agradezco a todos aquellos que se prestaron a leer estos versos del cotidiano, en especial a Maribel Tena; a Begoña García y a Dionisio LF. a los componentes de la tertulia Pagina 72 y de Gallos Quiebran Albores porque fueron testigos del esbozo de lo que hoy es  una realidad.

                     En este encuentro de La Noche de los Autores espero saludar a mis antiguos compañeros del extinto foro de Libertad 8 que han sido invitados; además, de a mis amigos y familiares en particular. A todos, vayáis o no, el hecho de haber mostrado interés ya tiene un gran valor. Gracias.

El encuentro será en el salón Moncloa del Hotel Celuisma Florida Norte, ubicado en el Paseo de la florida, 5 de Madrid. 


sábado, 16 de noviembre de 2013

Cuando sonríe




Por qué  cuando  sonríe el mundo y la existencia tienen otra forma. Por qué
su sonrisa provoca un ritmo sonoro
en el cotidiano. Por qué ante esta sonrisa
las palabras buscan frases y las frases ideas y las ideas el encuentro con su alma y el alma un paraíso donde navegar. Por qué, por qué la sonrisa de este niño es como un verbo en el revés del silencio. Por qué.

(Del Efecto Rodrigo)

sábado, 9 de noviembre de 2013

Hace tiempo...

                     " y entre otras cosas ya no escriben con tinta de luz" (Graffiti. Anónimo)






Hace tiempo que la suciedad del descuido  volvió anónimos
a los humanos. Hace tiempo que estos cambiaron el sonreír
por mensajes cortos, sin alma; por  monosílabos que marcan,
entre ellos,  la distancia milimétrica de lo  correcto.  Hace tiempo,
mucho tiempo, el existir se  convirtió en una obligación aburrida
que apunta al suicidio. Hace tiempo que los hombres  olvidaron la luz
en pro de la prisa. Hace tiempo, mucho tiempo, que ya no escriben
con tinta de luz.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Sobrevivir


Sobrevivir entre las sílabas del poema,
porque los versos tienen ese paisaje que marca
el después del dolor; ese sufrimiento que está
en el origen de la madurez.

Sobrevivir en la  metáfora que navega
por encima de la nada, sin destrozar el pasado
que nos soporta.

 Sobrevivir,  porque la existencia, a veces,
es una pregunta en el pentagrama de la vida.  

Sobrevivir al escalofrío de la basura de los "hijos de puta"
que nos empujan a recoger su mierda en el revés de lo justo
haciéndonos gritar el valor de lo humano. 

Sobrevivir es algo mas que tener carne de poeta
que, como el "escarabajo sagrado", se impone a la descomposición;
es saltar la línea roja de lo correcto más allá de lo prohibido;
es aprender a no esperar la felicidad que no existe; 
es dar bandazos entre lo amargo y la angustia
del no saber qué vendrá; 
es tener ojos de rapero que miran donde los demás se duelen;
es creer en la verdad y en lo bello, como un escándalo.

lunes, 4 de noviembre de 2013

. Panorama cardiológico.

Cuando a ratos el corazón interrumpe la voz.



El puto neón me rompe  la vista.
Como una guillotina  su afilada luz 
se deja caer sobre mi cabeza.  
Agujas de plástico masturban  mi carne
uniendo la ira a un monitor 
que canturrea en morse.

 Una mosca juega al despiste 
en medio de esta sala donde el dolor
navega a sus anchas. Nada que hacer
solo esperar que los dígitos proclamen 
el maldito ostracismo de esta caverna .
Salir de este agujero se convierte
en el  mejor de los evangelios. 

En esta isla de sábanas y cables,
las voces se apagan. El neón sigue
mientras los demonios preparan cielos postizos. 

lunes, 28 de octubre de 2013

Desaparezco en la luz. Balbuceo de un rap

Siento que desaparezco en la luz,
mientras el sonido de tu voz
se mezcla con el ruido callejero.
Prisionero de las horas que marcan
la distancia, mi cuerpo reclama
tu cuerpo y no hay aire
que me haga respirar ni cielo
que me dé esperanza.

Siento, siento la pesadez
del puto cotidiano que me roba
tu presencia. Cuando apareces
me despierto del letargo de los días
para luego girar, como un satélite,
alrededor de tu sonrisa.

Siento que desaparezco en la luz,
mientras el sonido de tu voz
se mezcla con el ruido callejero...

lunes, 14 de octubre de 2013

Vigilias


 En mitad de la noche el sueño tiene sabor a llanto,
y la luz del aplique cobra tonos de pañal limpio.
Las cuatro; las cuatro y media; las cinco. El tiempo
parece que se detiene.

En frente,solo la mirada de este amor que manotea.
Las seis; las seis y media. El tiempo, otra vez el tiempo
en este describir la emoción mientras la gata vigila
los movimientos que trajinan biberones.

Las siete; las siete y cuarto.
Suena,sin sentido, el despertador.

¿Será esto la antesala de lo humano o un infierno
que preludia glorias?


(De El efecto Rodrigo)

sábado, 12 de octubre de 2013

Entonces, solo entonces...



Cuando biberones y otros potingues
ocupan las estanterías de la cocina
y los libros de Proust y Rousseau
se sustituyen por recomendaciones
pediátricas, entonces, solo entonces
tomas conciencia de que un trozo
de realidad real se ha colado
por la puerta grande de tu casa.

Entonces, solo entonces, la sorpresa
te devuelve a lo humano y creces.

( De El efecto Rodrigo)

miércoles, 9 de octubre de 2013

La vida tiene nombre



Cuando la ternura toma cuerpo
y el aire se respira entre sueños,
la vida tiene un nombre, Rodrigo.

Cuando su boca roza mi cuello cómo explicar
esta fortuna que se pega a la piel
con balbuceo de alas.

Cuando la madrugada se confunde
con la tarde anterior
y el llanto es un grito de hambruna,
la vida se llama, Rodrigo.

(De El efecto Rodrigo)

martes, 17 de septiembre de 2013

Rodrigo

Rodrigo nació este 16 de septiembre a las 17,10, en el Materno infantil de Badajoz. Fue un día de intenso calor. Rodrigo llegó rodeado de monitores, gasas, y enfermeros. Gema dio a luz después de 17 horas de dolores intensos.

Rodrigo viene cuando el país esta roto por la economía, con un paro frenético y en "crecendo". Mi hijo nace mientras los políticos miente y España sigue sin levantar cabeza. 

Qué será de Rodrigo cuando le llevemos a una escuela pública, cada vez más desacreditada por la politica de derechas? Qué será de él cuando nos perdamos en medio de una sala de visita de urgencias de la desmantelada Seguridad Social? Qué será de todos nosotros? De momento habrá que empezar a ahorrar para pagarle los estudios universitarios, cada vez más caros. Y tendremos que afiliárnos a un seguro médico para evitar las colas de una sala de visita del centro de salud más próximo. 

Qué será de Rodrigo y de nosotros de aquí a unos años? 

domingo, 15 de septiembre de 2013

Pulso vital


Quiere madrugar entre dolores  
Diez, ocho, cinco. Un pulso vital.
El sonido del aire acondicionado; 
una cisterna de agua. Todo se confunde.
Cinco, ocho diez. El dolor se repite.
Imposible olvidar tu cumpleaños. 
Un paseo corto araña el aroma del suelo.
Diez, ocho, cinco...Dolores infinitos.
Madrugada sinfín.

( de El efecto Rodrigo)

sábado, 7 de septiembre de 2013

viernes, 6 de septiembre de 2013

EFECTO RODRIGO






Rodrigo no tiene rostro es movimiento
y patadas  tras la cortina de la carne ;
es olor a pintura; es el sunami  de los libros
emigrando por la casa. 

Rodrigo es la emoción contenida;
un proyecto sin tiempo; una sospecha de sonrisa;
selección de ropa en los armarios; amor sin medida. 

Rodrigo.

jueves, 29 de agosto de 2013

¡Qué rápido pasó el verano !



Me parece mentira que haya pasado dos meses desde que entré en este blog a escribir sobre educación. ¡Dos meses, cómo ha pasado el tiempo! Estamos a final de agosto y he vivido con intensidad cada uno de los acontecimientos los personales, familiares y los sociales. 


Entre los personales sería complicado ordenarlos, algunos están asociados a los familiares. Uno de ellos es la espera de mi hijo, de Rodrigo. Si todo sale bien y siguiendo lo previsto Rodrigo nacerá sobre el 17 de septiembre. La llegada de este niño ha convulsionado todo en mi casa. Nos hace ilusión, a mi mujer y a mí, preparar hasta el último detalle. De entrada, hemos tenido que vaciar de libros y de otras cosas una de las habitaciones y prepararla para él. ¡Por dios, cuántos libros y papeles almacenamos !

Los días se han sucedido y ahora nos encontramos a punto de comenzar  un nuevo curso. Por cierto, este año estaré en un centro a cuarenta kilómetros de casa, en Alconchel. Menos mal que cada día volveré para estar con mi familia. Hubiera sentido mucho  no vivir esos momentos de crecimiento de mi hijo en su primer año y dejar sola a mi mujer.
Bueno, además de todo esto he vivido el tener que escribir a contrapelo, es decir, buscando los ratos más inverosímiles y en el bloc de  notas del móvil. Ay, estos móviles modernos que son como ordenadores.



martes, 9 de julio de 2013

¿ “TALIBANISMO” EDUCATIVO?




En medio de un calor sofocante y con los ecos de la ruindad humana en forma de corrupciones en el seno de los dos grandes partidos del país, se impone la certeza de una ley, como la LOMCE que, aunque no aprobada, será una de los hitos del PP. Y digo hito porque esta tendrá consecuencias muy “negativas” en la sociedad española. 

Porque, qué se puede esperar de una Ley de educación que suprime la asignatura Educación para la Ciudadanía donde los Derechos Humanos son su parte fundamental.Por qué la torpeza de suprimir algo que sensibiliza a los alumnos en aspectos como la igualdad de género, la xenofobia, y donde los instrumentos de tolerancia son un hecho. No vale decir que los valores tienen que aparecer de forma trasversal en todas las asignaturas porque, aunque es cierto, ningún profesor de matemáticas ni de lengua se detiene a profundizar con sus alumnos sobre los aspectos críticos y en crisis de nuestra sociedad. 

Y lo peor no es esto, sino que, junto a esta asignatura, se suprime también la Ética de 4º de la ESO. Si esto es así, quién le dirá a los alumnos dónde están las claves para evitar errores morales y saber distinguir lo autónomo de lo que no lo es; quién capacitará a los chicos y chicas de este país dónde están los límites del comportamiento humano; quién enseñará a los que están creciendo, de forma concreta y por contraste, las reglas universales de la moral más allá de cualquier particularismos político o religioso. La ley, al suprimir la asignatura de Ética de las aulas, deja el campo abierto a lo peor, porque si ahora “ladramos” después “ morderemos” y esto es algo difícil de superar. 

El colmo de la Ley “que viene” es el de reducir la enseñanza de la filosofía a un puro trámite dejando como una optativa, entre quince más, a la Historia de la Filosofía.¿ Por qué poner a un lado esta asignatura que nos situá en el centro de nuestras raíces culturales, en el epicentro de lo que somos? Si la ley se pone en práctica, desmantelando las aulas de la enseñanza de la filosofía, los alumnos perderán la base de su marco crítico, referencial e identitativo con el peligro de que muchas cuestiones, sin lógica, se confundan o se difuminen. Podemos superar una crisis económica pero difícil será superar una crisis de pensamiento. 

La ley al obviar la Ciudadanía, la Ética y la Historia de la Filosofía, da paso al “borreguismo” y al miedo. Los ciudadanos así, son fáciles de controlar. Una ley que reduce los ámbitos de la filosofía al vacío habla, desde un cierto “talibanismo educativo”, de sus perspectivas ideológicas y políticas. 

¿Por qué este temor a la filosofía? ¿Por qué tener miedo a que a los chicos y chicas de este país se les enseñe a ser críticos y a saber distinguir lo bueno, bello y útil de lo que no lo es? Un sistema educativo que no tiene en cuenta la base del pensamiento, como es el hecho de saber preguntar o responder sin cerrar puertas, que es lo que fomenta la filosofía, es un sistema que conduce al error. 

Porque, de por sí, esta ley es un error del sistema al mirar la educación con una visión economicista y miope. Y si este ministro quiere reformar la educación que pregunte a quienes “olemos a niños” y sabemos de las dificultades de la enseñanza “in situ”; que se deje de hacer, desde los despachos, engendros como esta ley. La educación merece un respeto, es la base del buen funcionamiento de un país. Un pueblo educado y crítico tiene futuro lo contrario será reducirlo a producir como mero “pollo de granja”. 

 Espero que que quienes nos gobiernan sepan dar marcha atrás en este despropósito legal y dejen la enseñanza ética y filosófica en el lugar que siempre han ocupado. 


sábado, 25 de mayo de 2013

El ámbito de Grada. V premios.






A mi amigo Pedro Piquero, uno de los jóvenes  pianistas más importantes del panorama nacional, le entregaron el premio Grada a la cultura. Pedro nos invitó, a mi mujer y a mi. al  evento. Un regalo que le agradeceré siempre por varios motivos. Uno, porque me volvía a sentar a “su mesa de los triunfos” compartiendo su alegría; y otra, porque me hizo entrar, junto a mi mujer y al resto de sus invitados, en el ámbito de Grada, un espacio donde el esfuerzo tiene nombre propio en el de cada uno de sus integrantes. 


Nunca imaginé la calidad humana de estas personas que forman el equipo de la revista Grada, encabezada por su presidente Jose Antonio Lagar, un gran comunicador de RNE.Gracias a Pedro pero, especialmente, gracias a todos y cada uno de los que hicieron posible que viviéramos unos momentos llenos de emoción y de calor humano.

Los premios se desarrollaron llevados por las voces de Manolo HH de RNE y de Lary León de A3, acompañados, al piano, por Pedro Monty. Estos presentaron una gala llena de solemne sencillez, de elegancia y cercanía moviéndonos a ese "dejarse ir" sin reparar en el  tiempo que pasa. Y así fue, la noche tuvo esa magia especial que los espectadores agradecimos. A nadie se le ocurrió mirar el reloj. La gala se hizo especialmente corta. Más de tres horas de espectáculo, que pasaron como un minuto, lleno de emociones mientras entregaban los premios. 

Una  magnífica V gala de entrega de premios a la que se le pueden añadir todos los adjetivos positivos e imaginables. A esta gala se le puede perdonar todo, incluso que estuvieran “los políticos”. Gracias a Grada el milagro de convertir lo inconvertible sucedía como es el caso de hacer que “los políticos” abandonaran sus trajes de “políticos” y se codearan con los que practican la filantropía.


Gracias, muchas gracias, a la revista Grada y a Primera Fila por esta noche llena de sorpresas y emociones. Nunca se nos irá de la retina el encanto de Migueli provocando que nos entregáramos a la causa del pasarlo bien, relajándonos al máximo. Ni se olvidaran las palabras emotivas de Cristina Serrato, una de las actrices de reparto en la serie "Tierra de lobos”, presentando a Pedro, amigo común. No, no se irán de la memoria reciente las imágenes de quienes se premiaban porque cada uno tenía una historia de superación detrás.

"El gourmet del celiaco; Red Calea; cocedero de mariscos La Mar; CP Mideba; Primitivo Rojas, la voz; mi entrañable amigo Pedro Piquero; Concemfe Badajoz; la infatigable Rosa Morena; y la Fundación Antena 3


Gracias Pedro, por esta noche inolvidable. En el evento lo mejor fue la sencillez de los anfitriones. Estos, con su ejemplo, nos mostraron que las limitaciones física o psíquicas no son un obstáculo para seguir creciendo como personas libres.


jueves, 9 de mayo de 2013

A propósito de Shobogenzo.



                      A propósito de Shobogenzo, volumen I, traducido por Pedro Piquero, siguiendo la versión inglesa de Gudo Wafu Nishijima y editado por Sirio. De entrada hay que decir que esta es una gran obra que merece estar en la mesa de lectura de quienes quieran profundizar en el hecho del crecimiento personal, de quienes estén interesados en aprender de uno mismo como forma de olvidarse de uno mismo. Esta es la verdad del Buddha.

                    La traducción de Pedro Piquero, además de ser impecable, tiene una serie de registros que a los bibliófilos nos encanta. Así, importa resaltar  por un lado, las propias notas que aparecen al final de cada capítulo. Solo este aparato crítico es un tratado interdisciplinar e intercultural de las filosofías occidentales en contraste con la manera de ser y hacer de las enseñanzas del maestro Dogen Kigen.  Por otro lado, el volumen contiene seis apéndices en los que se muestra elementos del budismo Zen de sumo interés especialmente para quienes no lo conocemos. Seguido a estos, el libro trae un glosario de términos del sánscrito que agradecemos, sobre todo, aquellos que no sabemos esta lengua. Una ayuda inmejorable, desde el punto de vista práctico-filológico, para una mejor comprensión y más profunda de los capítulos. Estos son 21 en total. Al final de este volumen aparece un índice temático que es de gran ayuda para quienes nos dedicamos, además de a la enseñanza, a la investigación. Una gran labor de Pedro Piquero, como traductor y comentarista del maestro Dogen. Enhorabuena.

                  Considero que es una edición deliciosa realizada por la Editorial Sirio. Esta editorial puede estar contenta porque, gracias a este trabajo añadido, la publicación del Shobogenzo va más allá de una mera traducción al uso. No me extraña que algunas ediciones en proyecto se vean “truncadas”, como es el caso de Dokusho Villalba.  Este ha comentado públicamente que se ha interrumpido el proyecto de Ediciones Miraguano de publicar la traducción del Shobogenzo al aparecer recientemente el primer volumen del Shobogenzo traducido por Pedro Piquero, siguiendo la versión inglesa de Gudo Wafu Nishijima. 
                     Villalba comenta que las Ediciones Miraguano no ha visto viable la publicación casi simultánea de dos traducciones de una obra destinada a un público minoritario. Dicho así parece que la intencionalidad del comentario es más mercantilista que cultural. No sé cuantos millones de personas son estas  minorías. De todas formas, como Dokusho Villalba persiste en su publicación, y esta en formato digital a través del Amazon,  me gustaría ver -fuera de consideraciones bastardas- como este escritor-traductor supera el trabajo que Piquero hace de Shogobenzo.








viernes, 5 de abril de 2013

“Hojas sueltas de mi otoño”.


El día 3 de abril, vamos antes de ayer, laEditorial.es (la editorial profesional en línea) me pidió que presentara el poemario de Félix Gala Pastor,  “Hojas sueltas de mi otoño”, en la Residencia Universitaria Hernán Cortés de Badajoz. Y así lo hice. Hay que decir que gracias a la presencia de tertulianos de Página 72 la presentación se convirtió en una amable tertulia en la que el poeta emeritense se sitió como en su casa. 
Quiero poner un poco de lo que expuse en la presentación:

Félix Gala Pastor, un madrileño de nacimiento y emeritense. Un hombre inquieto, un escritor que trabaja sus versos con la huella del pincel. Artista plástico desde siempre, reciente poeta.

En este libro “Hojas sueltas de mi otoño”, nuestro autor nos convoca al desborde de los sentimientos, de estos que son difíciles de reprimir porque son parte de las entrañas de lo humano, nacen del deseo, de las pasiones, de la mística interior que termina por rememorar lo mejor de nosotros mismos.

El poemario, este del que hablamos, tiene tres partes definidas y un apéndice a modo de reflexión de autor:
-Hojas desde la pasión;  Hojas desde el interior; Hojas desde el recuerdo.

1. Introducción.-
Para ser ordenado iré, parte por parte, indicando aspectos de forma, estructurales y de contenido, deteniéndome más en este último.

Es interesante anotar un breve análisis simbólico-gramatical de los títulos capitales. En cada uno se dice “Hojas desde…” Pues bien, si nos fijamos en la palabra “hoja”, en plural, después de haber leído el poemario, se llega a la conclusión que este vocablo es la metáfora perfecta para indicar “lo vivido”. Si a este vocablo le unimos la preposición “desde”, indicativa de la temporalidad, descubrimos que nuestro poeta nos está hablando, con sus versos, desde lo vivido como una presencia que va más allá de la pura remembranza.

2.-Los capítulos.-
2.1. El primer capítuloHojas desde la pasión” o lo que es lo mismo “Ese tiempo vivido con pasión” se inicia con una cita de Gautier[1], un poeta del diecinueve, un modernista en el que impera el simbolismo.

El capítulo lo forman nueve poemas, sonetos, versos endecasílabos que hablan de los sentimientos pasionales propios del enamorado.

En los cuatro primeros se habla del deseo en medio de la noche, de las ausencias; del silencio con un tono imperante de desamor. El quinto poema, es como el eje del capítulo titulado “Entonces…” donde la magia del encuentro rompe con el infortunio del pasado. Este es un poema de connotaciones cosmológicas en el que las estrellas, el mar, la noche se revuelven en un estado agónico que acaba con el resurgir del amor nuevo. Y es aquí, como en las otras partes del libro, donde aparece el mar como testigo, como lugar de encuentro, como espacio contextual del yo literario que habla de amores y desamores. Esta figura protagonista del mar volverá a surgir en el tercer y último capitulo.

Así, en Espumas de mar[2] los versos se espejan en las notas eróticas que describen el acto sexual donde el poeta quiere ser viento, sol, agua, arena con el deseo irrefrenable de “beber la sal de la espalda” amada; un yo poético que abre “de (s)us entrañas las ávidas puertas…”[3], en un pacer de los labios “absorbiendo jugos en (s)u  boca”[4]. Versos líricos de sutilezas pasionales y eróticas que tienen el mar, otra vez, en primer plano.[5]

Este poema, Espumas de mar, es el inicio de otros tantos poemas de corte erótico como: Paraíso, donde lo corporal es el punto referencial significativo de la metáfora intencional. Así, los pechos adoptan la forma de panes que se amasan con delicadas caricias.; donde el pubis es fuente que embriaga. Versos eróticos con gestos explícitos en el decir:

“Y notar de tus ansias los impulsos
mi glande de tus labios prisionero,
percibirte perder los mismos pulsos
y verter mi simiente en tu granero[6]

Versos endecasílabos, sonetos atrevidos, que ponen frente al lector la imagen del amor rendido en el paroxismo del acto sexual.

Con estos poemas, nuestro autor nos pone delante del amor pasional de ese universal cultural, de ese sentimiento que ha  existido en todos los tiempos y lugares. Con ellos, Félix nos llevan a la poesía licenciosa de Samaniego, al siglo XVIII donde lo erótico es parte de una poética directa que rompe con cierto cultismo. Es interesante descubrir en los versos de nuestro autor, salvando la distancia y el estilo,  ese lenguaje de El Jardín de Venus. En los poemas de este capítulo, así como en la obra de Samaniego, se aprovechan no sé si intencionadamente algunas estrategias asociadas con la poesía amatoria propias del amor cortés e incluso de la poesía mística.
         
          2.2.-El segundo capítulo, lo titula, “Hojas desde el interior”, el tiempo de lo íntimo, lo reflexivo. Aquí, aparece una cita cabecera de Dickens[7], otro escritor decimonónico, novelista y un gran crítico de la sociedad de su tiempo.

En este espacio hay trece poemas, la mayoría de ellos construidos en forma de sonetos y otros, con versos blancos. El contenido de los poemas es  harto existencial, poemas en los que el yo poético describe el alma enfrentada al hastío[8], al insomnio[9], a la soledad[10] y a la nada[11], todas ellas situaciones difíciles, problemas que el poeta resuelve con el hecho mismo de escribir, y esto como una terapia[12]. Y es en el plano de estas situaciones vertiginosas,  al reconocerse desamparado y frágil, como es capaz de renovar  “la sangre vieja[13].

Para  describir estos sentimientos, nuestro poeta recurre a los elementos, agua, tierra, aire, en un intento de arroparse en el cosmos cercano. Tratado estos versos con la retórica propia de las alegorías, nuestro poeta consigue presentarnos al hombre, al ser humano de manera atenta, vigilante, que, “como águila en vuelo, otea desde lo alto las miserias[14]; un hombre que vive  su existencia angustiosa “sumido en el abismo, arrojado en un pozo de tristeza [15]. Aquí, las metáforas surgen de manera valiente con la pretensión de resolver las angustias más profundas. Y el poeta nos traza la posibilidad de ser  “agua de manantial”, “río de la vida”, “viento que esparce las semientes por doquier” (spermatikos); “nube empujada por mil vientos”, “tierra donde nace el misterio” [16]. Y es aquí, en este contexto cosmológico, donde el poeta nos introduce en la intimidad de la mística buscada. Estos aspectos señalados  nos recuerdan a Juan de la Cruz, cuando los versos de Félix parafrasean aquellos otros del Cántico espiritual al decir “se sosiega el alma  en la noche oscura[17].

Los aspectos místicos de esta página se colocan en paralelo con las otras, ya expuestas, del primer capítulo donde abundaban sensualidad y pasión. Tanto en una parte, como en la otra, es el fuego el elemento que aparece de manera implícita, un fuego que desborda desde el amor enamorado y en el paroxismo de los cuerpos que se entregan y se funden junto al mar así como en la quietud del alma que espera la muerte[18].

Y apuntando la muerte, es esta, otro de los puntos constantes en el horizonte del otoño diseñado por el poeta. Cuando el poeta nos la presenta lo hace con un sentimiento de aparente estoicismo[19] que salta a la actitud contraria, al hedonismo,  con el deseo de querer estar por encima del miedo a esa intrigante compañera de viaje. La muerte, dice el poeta, no agota la vida porque esta, con palabras de Unamuno, “muere de la muerte[20].  Las inflexiones literarias “de la muerte”, “con la muerte”, terminan siendo una resignada posición del hombre que con sentencias, parecidas al más puro  Séneca, dicen:

No te vale  ser, entre los duros, fuerte,
ni te vale buscar las ocasiones,
mientras ella no dé sus bendiciones,
el más allá, jamás podrá absorberte.

Y es que esta, la muerte, viene a resolver lo pesares del hombre, ese paseo entre sinsabores, amarguras y llanto mientras el yo literario se pregunta ¿dónde?, ¿cómo?, ¿cuándo?, en una búsqueda ansiosa de la alegría y la fantasía[21].

Probablemente volvamos a sentir esa época de la poética prerromántica del XVIII, esa poética intimista de la ilustración donde el lenguaje sencillo y natural nos acerca a lo más profundo de nosotros mismos. Aunque en realidad a donde nos lleva los versos de nuestro autor es a la poética de Antonio Machado. Será en el siguiente capitulo donde se observa como el sentimiento del paisaje, la realidad exterior, quedan impregnados en el estado emocional del poeta.

          2.3- El tercer y último capítulo, Felix Gala Pastor lo abre con una cita del gran dramaturgo, también del diecinueve, Oscar Wilde[22]. Un grande del esteticismo. Este capítulo, titulado “Hojas desde el recuerdo”, nos presenta el tiempo de lo vivido con  la figura de una encina, de la encina vieja[23] que, intencionalmente traza la figura del propio yo, ese yo poético que reclama un tú. Un yo, que, como la vieja encina, se siente “truncado por el rayo de la melancolía y la tristeza”. Aquí, en estos espacios de lo íntimo,  el poeta se hace consciente del desamor de lo propio, y lanza la idea, fuera de tópicos,  de que siempre es un buen momento para comenzar teniendo presente  “los brotes de hojas nuevas[24] en una clara alusión a sus descendientes.

          En este capitulo del recuerdo, donde los tiempos verbales se presentan en pasado y a veces en pretérito de presente, aparece de nuevo la figura del mar, este que “trae aromas de sales y peces…un mar, agua marina, que el poeta subraya “como sangre del corazón[25]. Convirtiéndose esta figura del mar en el imaginario poético del deseo, de la búsqueda desde tierra adentro, un sueño de sal, con sonido de caracolas y espumas gigantes. En la poética de este tramo del libro es tan fuerte este deseo de lo marítimo que el poeta siente tener alma marinera y sangre de agua salada[26]. Y aunque el mar es lejano, para un poeta de tierra adentro, el deseo persiste en un querer descansar “en la arena caliente, allá a tu lado[27].

Además del mar, la memoria descrita el metarrelato poetico nos llevan al Guadarrama, al río de lentas aguas que trae recuerdos de horas locas.”[28] Y es aquí, donde la  traza de la poesía de Félix se vuelve más intimista y es , como indicaba más arriba, donde  el sentimiento del paisaje, la realidad exterior, queda impregnada en el estado emocional del poeta.

         
3.- Punto final.-
El capitulo apéndice[29] del poemario viene a ser como un punto y seguido más que final, donde el poeta con ese estilo paternal, a lo Samaniego, intenta sacar una lección moral de lo expuesto. Ya en la cita de su cabecera el propio autor se autocrítica con sentimiento de hermenéutica gadameriana [30].

          En este capítulo solo hay un poema[31], donde el autor se pregunta  si con su poesía, la expuesta en este libro, ha conseguido conmover al lector.  Tomo esta reflexión poética como si fuera una pregunta personal para responder sin ambages, de forma directa:

Mi querido amigo, tu poética, fuera de esquemas literarios al uso y estructuras medidas, a veces corsé para tu entusiasmo y tu pasión, …tu poética, digo, es una muestra de la ternura de ese hombre que anida en ti, de ese poeta que te habita con ganas de vivir su soledad en compañía y esta de forma enamorada. Lo más importante es que,  tus versos, los poemas de este libro.

Como bien dices en el poema epílogo de  tu poemario, tus versos me pertenecen después de su lectura. Y desde esta donación, desde lo gratuito, contemplo la plasmación de tus instantes, que pueden ser también los míos, y donde el recuerdo adopta  esa solemnidad del compromiso con lo humano, siempre presente, que alecciona.

Para terminar, quiero decir que este poemario, por encima de gustarnos o no,  e incluso más allá de que su lirismo y sus sonetos nos lleguen o los rechacemos, este poemario, digo, no seremos capaces de ponerlo aparte, porque en él la tenacidad del ser humano, expresada en su contenido, es mucha;  porque lo sincero, y directo, se plasma en sus versos sin eludir lo pasional directo ni el erotismo; porque los poemas, tus poemas Félix, se adentran en el misticismo, en ese  que se sobrepone a la angustia de la nada que a todos nos atenaza. No, mi querido poeta este libro, “Hojas sueltas de mi otoño”, no lo olvidaremos porque en él aparece  un vitalismo radical que supera cualquier brutal nihilismo.

Mi querido poeta, permíteme decirte que eres como la encina, como esos olmos de tu metarrelato, que sobreviven al tiempo y en el tiempo se renuevan

Gracias por esta oportunidad de presentar este poemario; gracias, por compartir estos versos que laEditorial.es ha sabido plasmar, como siempre, tan magnífica y cuidadosamente, en esta edición.
Felicidades a los dos.



[1] “El verdadero Paraíso no está  en el cielo, sino en  la boca de la mujer amada”(Mademoiselle de MaupinPág. 19
[2] Pág. 27
[3] idem
[4] idem
[5] Pág. 28
[6] Pág. 30
[7]Cada fracaso enseña al hombre algo que necesita aprender” Pág. 33
[8] ¿Por qué te empeñas en ganar mi ser? dice el poeta. Pág 42
[9] Se niega a rendirme y me sostiene/ en siniestra vigilia que destapa/ la caja de Pandora…”. Pág. 43
[10] Con la soledad por compañía, dice el poeta, camino hacia el otoño de mis tiempos” Pág. 42
[12] Cuando escribo. “Poniendo a flor de piel mi grave situación de desamparo”…/ Fluye la tinta…/las palabras se agrupan…/ y así mi sangre vieja se renueva; …” Pág. 40
[13] Pág. 40
[14] Pág. 35
[15] Pág. 35
[16] Pág. 35
[17] En el poema que lleva este título “Alma sosegadaPág. 37
[18] Pág.38
[19] Así aparece esta estrofa del poema Correos de muerte “Son correos de muerte, que anuncian su presencia;/sibilinos avisos, presagios silenciosos/ que colman de fantasmas, hasta la propia esencia.” Pág. 39.
[20] Pág. 49
[21] Pesares. Pág 48
[22]A veces podemos pasarnos años sin vivir en absioluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.” Pág. 51
[23] Pág. 53
[24] Pág. 64
[25] Pág. 65
[26] Lejos del mar: “¿por qué me pariste, madre,/ aquí tan lejos del mar?/ donde no llegan gaviotas…” Pag. 61
[27] Mar lejano. Pág. 63
[28]Lentas aguas te surcan, ya no chocas, / retraes sólo recuerdos de horas locas,…” Pág. 68
[29] Pág. 69
[30]La obra si se publica, no pertenece al autor…
[31] Si acaso. Pág. 71

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto