lunes, 4 de noviembre de 2013

. Panorama cardiológico.

Cuando a ratos el corazón interrumpe la voz.



El puto neón me rompe  la vista.
Como una guillotina  su afilada luz 
se deja caer sobre mi cabeza.  
Agujas de plástico masturban  mi carne
uniendo la ira a un monitor 
que canturrea en morse.

 Una mosca juega al despiste 
en medio de esta sala donde el dolor
navega a sus anchas. Nada que hacer
solo esperar que los dígitos proclamen 
el maldito ostracismo de esta caverna .
Salir de este agujero se convierte
en el  mejor de los evangelios. 

En esta isla de sábanas y cables,
las voces se apagan. El neón sigue
mientras los demonios preparan cielos postizos. 
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto