lunes, 14 de octubre de 2013

Vigilias


 En mitad de la noche el sueño tiene sabor a llanto,
y la luz del aplique cobra tonos de pañal limpio.
Las cuatro; las cuatro y media; las cinco. El tiempo
parece que se detiene.

En frente,solo la mirada de este amor que manotea.
Las seis; las seis y media. El tiempo, otra vez el tiempo
en este describir la emoción mientras la gata vigila
los movimientos que trajinan biberones.

Las siete; las siete y cuarto.
Suena,sin sentido, el despertador.

¿Será esto la antesala de lo humano o un infierno
que preludia glorias?


(De El efecto Rodrigo)
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto