sábado, 12 de octubre de 2013

Entonces, solo entonces...



Cuando biberones y otros potingues
ocupan las estanterías de la cocina
y los libros de Proust y Rousseau
se sustituyen por recomendaciones
pediátricas, entonces, solo entonces
tomas conciencia de que un trozo
de realidad real se ha colado
por la puerta grande de tu casa.

Entonces, solo entonces, la sorpresa
te devuelve a lo humano y creces.

( De El efecto Rodrigo)
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto