lunes, 23 de junio de 2008

POR FIN LA MAÑANA.




Me rascaba la espalda, suave
como la brisa de la noche.
Los sueños se encargaron
del resto. Todo se cifraba
en negro-azul y un dolor
de cabeza. Pasar la página
duele más que escribirla.

Me desperté con el olfato
animal. Serené el alma
cuando la vi rendida a mi lado.
Todo volvía a ser azul y blanco.
Y anoté, atropellando con la tinta
el sabor del sentimiento.

La mañana se enredó
en las cortinas y en el ruido,
mientras la luz libraba batallas
entre los huecos guerreros
de mis manos.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto