martes, 3 de junio de 2008

DESNUDAS IMPIEDADES



Tengo que reconocer
que la tarde avanza
colgando sin piedad
los trapos sucios
del vecino. No me importa,
mientras no seas

quien cuelgue mi alma
a la indiscreción de proxenetas
y
otros bichos transeúntes.

Me miras con esa ingenua piedad
de enamorada.Despacio desnudas
los versos, que un día
yo también colgué de tus labios,
y que ahora, caprichosamente,
pronuncias.

El vecino y el televisor
siguen su matraca
y tú
me sigues queriendo
como el primer día,
con un amor
des
nudo
sin-límites.


Hora bruja
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto