jueves, 12 de junio de 2008

CONTIGO





Me estoy acostumbrado a sentir
tu beso y la claridad
de la mañana. Buen despertar
cuando la incertidumbre cotidiana
acecha.
Tanta es la costumbre que confundo
tu cara con la luz. No sé cuál de las dos
me levanta más el ánimo.
A ti te veo, en la luz me baño.

Ahora, aprendo a descifrar
la magia de tus ojos
para no confundirla
con el misterio de la noche.
En tu mirada
me acuno, en la oscuridad
me abismo.

Contigo siento que el tiempo no pasa,
que el dolor es un escalón inevitable,
y la vida un trozo de jardín,
a veces transitado por ruidos
que no quiero.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto