martes, 17 de junio de 2008

DIALÉCTICA EXISTENCIAL




Veo nubes en el fondo queriendo beber la luz
mientras me cuelgo del cristal de estas gafas
incapaces de medir el tiempo. No sé realmente
qué es ni siquiera quién soy. Un misterio,
la vida, la mires por dentro o la descubras fuera.
Alguien se atrevió a desvelarlo y terminó

en silencio.

No hay palabras que soporten el peso
de esta existencia.

Vuelvo a ver el horizonte aplastado de calor
mientras el sonido del lavaplatos
me devuelve a la cordura, liberándome
del sentimiento de las profundidades
para así atarme al ruido impenitente
del cotidiano. No hay escapatoria.

Al final, es mejor dormir
sin poner el despertador.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto