jueves, 4 de diciembre de 2008

VIAJE SIN RETORNO

Hace frío, y no es momento
para disquisiciones. Busco el calor
en los bolsillos,
sólo encuentro el hormigueo
de unas monedas y las llaves.

La cajera contó las barras de pan
que pasaron a las fauces hambrientas
de una bolsa asesina. Un cuadro lleno
de viajes sin retorno. Quién sabía
de los problemas de la guerra
o del agobio de la dependienta
de colonias. Una sonrisa y la firma
en el control, marcó el anonimato
de esta reina
del mostrador.


Las puertas se abrieron con el cansancio
de la hora. Ella siguió allí, clavada en su trono,
sonriendo al compás de la maquina registradora.

Y la calle serenó inquietudes en un arrebato
de contraluces nocturnos. Me perdí
entre el ruido impertinente
de coches y viandantes. Un señor saluda
a los cubos de basura
sin pararse a reciclar; otros, empujan
la prisa en las aceras mientras la florista
encierra el misterio tras una reja
cuando el reloj marcó la hora
y la temperatura frente al quiosco
de la esquina.

Nadie se libra de esta guerra urbana que no sabe
de sentimientos ni de zapatos.

Hace frío.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto