lunes, 8 de diciembre de 2008

SOUVENIR DE LA CREACIÓN

No sé si aprendí el lenguaje
de la luz que levantó la condena
de los labios, del adjetivo inmaculado
que no quiso perder el color
anudado virgen a las olas
del ser.

Fué cuando la sangre de los dioses brotó
del barro, en el instante mismo
en el que los genios reían
mientras fabricaban sueños
y palabras.

No sé cuanto tiempo pasó desde que su mano
de aire acariciase la carne, antes barro, no sé.

Cuánto verbo en el principio antes que viniera
el ángel para custodiar la séptima puerta
del Logos. Fue cuando El me acercó al borde
de los árboles, al beso de la vida
ahora música y recuerdo.

No sé si entonces aprendí a volar
orgulloso de mi forma, alejándome
del agua. Fué entonces cuando me acostumbré
a la luz nunca a la sombra
y quise ser luz.
Y las alas fueron fuego, no pasión,
horas sin límites.

4 comentarios:

Caste dijo...

este, recitado, debe ser la ostia!
(perdón) :)
...lo leí tres veces seguidas y suena muy muy muy bien...

maestro Tino
un abrazo

tino dijo...

Gracias Antonio. Gracias por estar ahí. Ah! también gracias por seguir paseándote por esta ciudad que me sobrevive. Un abrazote.Tino

Anónimo dijo...

forma parte de la union literaria mas importante de la web.. haz conocer tu blog y lo que escribes!! y conseguiras visitas..

Union Literaria

Anónimo dijo...

me alegro a ver encontrado este espacio de poesía. Si me invitas espero seguir pasando.

Saludos
Hannibal

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto