jueves, 11 de diciembre de 2008

DESASTRES O LADRIDOS. Apuntes rápidos para tiempos de crisis.

Vivimos en la convulsión de una sociedad cada vez más alejada de la civilización o de lo que hemos considerado siempre la cultura occidental en el respeto a las libertades de expresión en todos los sentidos. Por esto mismo, no somos conscientes de nuestro analfabetismo progresivo, de ese ir tirando como para salvar el pellejo de forma ególatra. Cada vez más vacíos. No ladramos por puro milagro.
Algunos Medios de Comunicación, auténticas industrias del Magazín y del entretenimiento, miran lo que les conviene e incluso venden por bueno lo que simplemente es no correctamente político, como ahora llamamos a lo que no es conveniente. De esta forma, no se debe poner en TV programas que incentiven la “prepotencia del macho sobre la hembra” o subrayar títulos de corte machista como este de “Sin tetas no hay paraíso” por mucho que nos guste las tetas y el placer, porque esto no es lo mejor y más conveniente teniendo en cuenta el asunto de la violencia y de los maltratos. Tampoco es que terminemos como mojas de la caridad, pero si pondría un poco de cordura y de sentido común en todo esto. Pienso que estamos cada vez más hacia atrás, entrado en ese juego dialéctico del empirismo liberal anglosajón que a veces justifica los medios con tal de conseguir un buen fin.
Nos falta pararnos creo que estamos yendo muy deprisa en algunos asuntos y en otros muy despacio. Y si tuviéramos que poner remedio inmediato lo mejor un Pacto de Estado para ajustar la educación y revisar los pro y contra de los proyectos, como el de Bolonia. Cada vez más analfabetos y ya queremos competir con Europa. Son pocos y los mejores los que consiguen sobrevivir al caos y de todos estos, después que “salen a la luz no les gusta bajar a la caverna de donde salieron para explicar de las bondades de la luz a los otros que se confunden con las sombras”. Que buena es esta ascesis de la docencia platónica. Su practica siempre cuesta y lo que cuesta es el olvido, el ostracismo. Y por tanto, no siempre se quiere arriesgar como no sea con dinero por delante y con vacaciones aseguradas. En tiempos de crisis no hay lugar para las filantropías humanitarias.
En una sociedad tan convulsa como la que estamos viviendo ocurre de todo hasta tenemos crisis sin crisis real, políticos sin políticas, ciudadanos sin el más mínimo pudor ciudadano, hombres y mujeres incapaces de revelarse por los destrozos. Aunque también es verdad que frente a toda esta inmundicia están los idealistas esos que a lo “mito de la caverna antes citada” se introducen en la política, en la ciudad y aunque minorías, con las armas propias de los hombres y las mujeres hablan y actúan y aunque no son muy tenidos en cuenta todavía no tiran la toalla. A todos estos gracias.
Este periódico es una prueba de esas minorías que hacen que esta sociedad sea un poco menos convulsa y más sociable. Por mi parte me apunto a las minorías no me gusta el frío del infierno caótico y analfabeto de “las mayorías con poder?” porque está muerto antes de que lo mate el hastío. Me apunto a la guía de los perdedores porque algunos de los que ganan tienen una conciencia que les impide “estirar las piernas cuando duermen”, si es que son capaces de dormir. Disculpad el tópico pero creo que: “Los que ríen al final son los que mejor ríen...” Basta tener paciencia.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto