jueves, 13 de noviembre de 2008

Y SE HIZO LA LUZ

Flores, sonrisas, palabras
y el gesto amante
de mirarme a los ojos.
Juego mañanero que abre la puerta
del aire y descubre que la tierra
grita redondez.

No hay milagros, sólo gestos
incapaces de apagar la luz,
que se desvela en la rosa
y envuelve al rocío, espacio
de locos abrazados que buscan
el mar
mientras se deshace el desierto.

Camino rozando el revés
de las gaviotas, camino
con el vértigo de la luz
hasta romper el horizonte.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto