viernes, 4 de septiembre de 2009

FADO, PUNTO Y APARTE

Hace unos años visité Lisboa con mi mujer.
Fueron unos días inolvidables.
De ahí salió este poemario que pronto será publicado,
también en portugués.











1

El desamor se asoma
en el pozo sin fondo del tiempo,
donde el pasado es presente
ante la mirada oscura de la tarde.

¿ Dónde está el amor que enamoró
instantes de caricias en un río
a punto de asaltar la carne?

La luz deja paso al recuerdo
en la distancia de lo huido;
estelas de cielo
en la raíz del alma.

El sentimiento presta la voz al canto
y la ilusión se vuelve instante feliz
que roba impulso a la muerte errante.


2


Corre el viento por las mesas
al ritmo de la voz,
palpito del deseo
en los ojos de la carne.

La mirada se prende
a los tacones en su giro
como sombra de flores apagadas.

Fado, de cariños extraños
que fluyen en el río
de perdidos amores.
Fado.


Rueda la música
entre los dedos del alma,
frágil canto que arropa el deseo
de ronda por la noche.

La guitarra desnuda cuerpos,
la palabra abandonos
y la brisa dibuja el vino
en la lujuria de los labios.

Fado que arrastra la vida
al ángulo del dolor,
al silencio con forma de mujer
que viste de agosto a Lisboa.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto