sábado, 8 de febrero de 2014

Agradecimientos en la presentación de “Un concierto de sonidos diminutos”


Antes que hablara Maribel Tena quise agradecer  la presencia de quienes, con una tarde de lluvia horrorosa, estaban en el acto diciendo:


 "....agradezco vuestra presencia aquí, sabiendo que algunos habéis preferido optar por esta oferta dejando igual otra más interesante. Gracias porque, una vez más, compruebo la cantidad de amigos, no conocidos, que tengo. Amigos, como vosotros, que en estos momentos responden acompañándome en la presentación de esta criatura literaria: “Un concierto de sonidos diminutos ”. 

Seguí con los agradecimientos en especial a quienes, en todo momento, me han acompañado y creído en este proyecto:

"Quiero agradecer también a :

-Maribel Tena mi compañera del Instituto de Orellana, con la que compartí docencia y cafés y que, viviendo a dos horas de aquí, ha querido semblar y comentar mi obra. Ella fue una de las que ayudó en las últimas correcciones del poemario.


-Gracias a Manuel Romero Higes por creer en este proyecto y ayudar en todo momento. Desde hace tres años que le hablé de esta obra, con otro nombre y con otra forma, en su editorial hasta este momento, su labor no ha sido solo la de editar sino también la de crecer conmigo en un diálogo de escritores. Esta es la diferencia, cuando se trató esta obra, cuando se ha venido tratando Manuel no ha sido solo el editor que recoge y de forma empresarial acomete el trabajo sino que, como escritor que es, ha dialogado con la obra y conmigo como autor. Considero que al actuar así se convierte, por qué no decirlo, en padre putativo de la obra. 
Esto no es un insulto.
           Gracias Manuel por este gesto permanente que hace que los que no eramos hoy seamos con una obra en la calle. Creo que al igual que conmigo has hecho y harás con otros. Gracias por dar nombre a la creación dándole vida con este libro publicado bajo el sello Herákleion. Interesante nombre porque parece este una metáfora del hacer editorial ya que las obras entran bajo la protección del templo de Hércules, liberándolas de sus infiernos. Esta obra, hace tres años, se llamaba “Horas brujas” hoy se ha transformado en Un concierto de sonidos diminutos”.


        Quiero agradecer también a la Tertulia Página 72, de la que soy integrante y a la Tertulia de Gallos Quiebran Albores de Mérida.  Los tertulianos de estos grupos  estuvieron ahí en el proceso de creación de esta obra.Su ayuda, por así decirlo, forma parte de la obra... Ellos están en la intrahistoria de esta creación.

-Gracias a María Lamas, a João Custodio, a Luis Lacerda y a Manu Salitre porque ellos harán posible una magnífica media hora final de este acto. Gracias por su generosidad y disponibilidad en todo momento y por creer en este proyecto que hoy presentamos. Con ellos hacemos un guiños a las artes escénica y a la danza, a la universalidad de lo bello porque esto nos hace mejores personas.

-Gracias a mi mujer, aquí presente, que ha tenido la “santa paciencia” de soportarme en todo momento y morderse las ausencias por estar yo dedicándole tiempo al oficio de crecer con esta obra. Hoy, estoy doblemente contento por que Gema viene con
Rodrigo, nuestro hijo de casi cinco meses. Para él la primera sesión de literatura.

-Gracias a parte de mi familia aquí presente que nunca me abandona. Y  mis amigos más cercanos por estar, una vez más, acompañándome. "


Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto