lunes, 3 de marzo de 2014

Color "relativo-parduzco".



           Cuando pasas varias noches en el hospital, pendiente del suero del enfermo a quien estas velando, la vida parece encogerse. Y todo, todo, cobra un color tirando a "relativo-parduzco". Menos mal que este estado es transitorio porque sino acabaría uno con un sentimiento "miope-existencial " ante la vida y no tendría ganas más que de meterse en la cama y no levantarse. 

Y mientras todo esto me sucede el "personal" y medio mundo pacense de carnavales. Hacen lo propio. Aunque bien mirado, este evento tiene el mismo final que aquel suceso doliente: el "malestar resacoso".
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto