lunes, 30 de junio de 2014

Eco de la utopía.



Nada permanece porque la vida

tiene ese tono de remanso gris

semejante al  amor de lo sencillo 

que renace con un siempre volver, 

en un constante eco de la  utopía.


Nada permanece, todo es sueño, 

movimiento, huella de misericordia 

en la orilla de lo posible.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto