martes, 27 de febrero de 2018

Un día cinco de febrero



Seja como for, a vida é um presente incrível.   
Importa aproveitá-la em todos os momentos.

UN DÍA cinco, un día cualquiera
en el mar del calendario, 
el tiempo frenó su apariencia.
En un segundo,
todo se hizo silencio.

Fuera, en el cotidiano transeúnte,
las sirenas anunciaron lo peor,
las miradas contuvieron el grito.
Y en la levedad de mi recuerdo
el tiempo se volvió paréntesis.

Con  la huella de quienes permanecen
en el momento, acojo esta levedad del instante.
Un día cinco, en el ecuador de mi existencia,
cuando la vida me abrazó, dibujando en el aire
un tiempo al revés.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto