miércoles, 11 de abril de 2018

Presentación de Ana Castillo. La sorpresa de lo humano.


Quiero colocar en este habitáculo las palabras escritas para la presentación de Ana Castillo. Agradezco sus palabras sinceras y el análisis que hace de la obra.

Buenas tardes a todos. Buenas tardes, Faustino, gracias por haber depositado en mí tu confianza para que lleve a cabo la presentación de una obra tan entrañable y preciada para ti, como es LA SORPRESA DE LO HUMANO.



Conocí a Faustino Lobato hace ya algunos años, cuando entró a formar parte de la tertulia poética “Gallos Quiebran Albores” de Mérida, a la cual pertenezco. Lo primero que me llamó la atención, aparte de su gran estatura, fue su carácter afable y su conversación amena a través de la que se puede apreciar un amplio bagaje cultural.

Aunque supongo que casi todos los aquí presentes conocéis a Faustino Lobato, voy  a enumerar algunos datos sobre su biografía y su trayectoria literaria:

Nació en Almendralejo en los finales de la época franquista. Con dieciocho años se vino a vivir a Badajoz. A los veinticinco se fue a estudiar a la UCL (Universidad Católica de Louvain-la-Neuve) Teología y Antropología.

Vuelve a Badajoz a finales de los años ochenta donde mantiene una actividad social intensa con el mundo gitano de la Plaza Alta. Esta actividad la alternó con la docencia universitaria. En el año dos mil deja la institución eclesial, dedicándose por completo a la docencia no universitaria impartiendo clases de filosofía en Secundaria y Bachillerato. 

En los inicios del nuevo milenio, entró a formar parte del grupo de escritores y creadores plásticos emeritenses “Gallos Quiebran Albores”. Más tarde, en el 2010 inició con un grupo de escritores pacenses la tertulia, Página 72 en la ciudad de Badajoz. 

A la enumeración de otras obras publicadas hay que añadir el título de la que hoy nos ha traído a esta presentación: “LA SORPRESA DE LO HUMANO” (editada por Caja Badajoz).

Al hojear el texto, lo primero que me sorprendieron fueron los dibujos, ¡de Rodrigo Lobato!, ¡menudo personaje ilustrando ya un libro a sus cuatro años!

En la primera lectura de este poemario conecté directamente con la TERNURA.
Luego, en posteriores lecturas más detenidas, fui saboreando imágenes, percibiendo sueños, angustias, temores, ilusiones… ¡TODO UN MUNDO POÉTICO ENMARCADO EN LO COTIDIANO Y ALIMENTADO POR EL AMOR HACIA EL HIJO!

Lo cotidiano suele ser una constante en la poesía de Faustino Lobato. Podrían aplicarse a “La sorpresa de lo humano” las palabras que él mismo escribió al referirse a su  poemario “Un concierto de sonidos diminutos (ed Herákleion, 2013). Decía así:

“Un poemario donde lo cotidiano y lo citadiano toma cuerpo en un amante desbordado por las miradas y las caricias….

En la obra que nos ocupa, se trataría de las miradas y las caricias de su hijo Rodrigo.
Continúa Faustino diciendo de aquel poemario:

“En estos versos nada escapa al sentir del yo poético, ni al doble sentido de los gestos, sin evitar la metáfora ni la paradoja de este vivir a contracorriente que termina por ser una ironía”.

Pues bien, en “LA SORPRESA DE LO HUMANO”, nada escapa tampoco al sentir del yo poético.



                                           ----------------------------------------

Decía la fiósofa  y pensadora María Zambrano en su obra FILOSOFÍA Y POESÍA:

“-En la palabra de la filosofía la verdad avanza lentamente, esforzadamente, por sí misma.
En la poesía, la palabra no pretende ni siquiera ser verdad, sino solamente fijar lo recibido, dibujar el sueño, regresar por la palabra al paraíso primero y compartirlo.

-La palabra de la filosofía es la  palabra que define.
La palabra de la poesía es la palabra que penetra lentamente en la noche de lo inexpresable.

-El filósofo quiere LO UNO porque lo quiere todo.
El poeta no quiere propiamente todo, porque teme que en este todo no esté cada una de las cosas y sus matices; el poeta quiere cada una de las cosas sin restricción, sin renuncia alguna.

Lo que él tiene no ha precisado salir a buscarlo, como el filósofo, sino que se sintió cargado de algo que le angustia y le colma a la par. Su vivir no comienza por una búsqueda sino por una embriagadora posesión. El poeta tiene lo que no ha buscado y más que poseer, se siente poseído.

¿POR QUÉ ME HE PERMITIDO ENTRESACAR ESTAS REFLEXIONES DE LA GRAN PENSADORA Mª ZAMBRANO EN SU ESTUDIO SOBRE FILOSOFÍA Y POESÍA?
Porque Faustino Lobato es Filósofo y Poeta. Es de suponer que la formación de Faustino en el campo de la Filosofía debe haber influido en su obra poética. Sin embargo yo, que opino como Mª Zambrano en lo que al alma poética se refiere, me inclino por afirmar que en la obra de Faustino la POESÍA COMPLEMENTA Y AL MISMO TIEMPO SE ERIGE COMO TRIUNFADORA SOBRE LA FILOSOFÍA, PUES APORTA UN UNIVERSO INABARCABLE.
                                                  -------------------------------


LA SORPRESA DE LO HUMANO

Encontramos dos grandes divisiones:

-LA SORPRESA
-DE LO HUMANO

Cada una de ellas comienza con un poema en el que el poeta hace una reflexión sobre la existencia:

Así en el poema “SORPRENDE” podemos leer: 

“sorprende descubrir la belleza de lo inacabado…./la solemnidad de lo sencillo…”

Y en el poema LO HUMANO: 

“Lo humano,/ ese revés de mi ser animal con deseos,/ el ímpetu del Paraíso perdido,…/.

Cada una de estas don partes a su vez están dividas en apartados con poemas en los que va describiendo la evolución de Rodrigo.

Cada uno de estos apartados acaba con unos poemas en prosa en los que, de nuevo, el autor retoma la temática con las que se iniciaron las dos grandes divisiones: una reflexión sobre la existencia y el papel de la Poesía en ella.

Así pues, se trata de un poemario en el que podemos percibir dos temáticas:

Por un lado, canto a la sorpresa de lo cotidiano y de lo humano, centrado en la gestación, nacimiento y crecimiento de un niño, su hijo Rodrigo. Por otro lado, envolviendo, trascendiendo y guiando los poemas a Rodrigo, estaría una profunda reflexión sobre la existencia y el papel que dentro de ella ejerce el poema, como vehículo de expresión y como cauce donde verter las emociones. Para que esta doble temática no pase desapercibida, todo lo relativo a las reflexiones sobre el poema y la vida aparece en cursiva.
Se trata de poemas en versos blancos (no siguen una estructura ni una rima), alternados con poemas en prosa.

El poemario está “sembrado” de imágenes que sugieren ternura, angustia, esperanza, temor…
                                            -------------------------------

Voy a leer la cita con la que comienza. Es una cita muy acertada para el contenido de este libro.

Hay un día tras el que todo cambia,/un instante en el que gira el mundo/igual que un compás sobre su propio eje/y, sin darnos cuenta, dejamos de sangrar. (Alfonso Brezmes. Ultramor)

                                                 ----------------------



PASO A INDAGAR UN POCO EN CADA UNA DE LAS PARTES DE LA SORPRESA DE LO INACABADO.

-LA SORPRESA
I  Lo inacabado   II Desde cero

Trata sobre la gestación del hijo y el nacimiento, la paternidad.

Abundantes referencias a los detalles del día a día, a lo doméstico.
Son poemas no muy extensos, con versos cortos.

I LO INACABADO comienza con EL EFECTO RODRIGO:

“Rodrigo no tiene rostro, es movimiento/ y patadas tras la cortina de la carne;/Rodrigo es emoción contenida;/ un proyecto sin tiempo”;

Poemas en los que los versos se van adelgazando. Poemas en los que el nombre del hijo se pronuncia lentamente, recalcando cada sílaba una y otra vez, como en LA VIDA TIENE UN NOMBRE, (ese nombre, por supuesto, es Rodrigo) en el que el nombre se desgrana en tres versos Ro-dri-go;

Dice el poeta: “tomé conciencia de que un trozo/ de realidad se había colado/ por la puerta de mi casa”.

Hay agilidad en el ritmo de estos poemas con versos cortos, como en el poema “VIGILIAS”.

Destaco de esta parte de LO INACABADO, el último poema CUANDO SONRÍES. En él se repite constantemente una pregunta, por qué. Sugiere el descubrimiento del mundo de la paternidad y del mundo a través del niño.
“Por qué cuando sonríe/ el mundo y la existencia/ se llenan de formas. Por qué/ su sonrisa crea/ ritmo./…….Por qué/ la sonrisa de este niño/ se hace logos/ en la cara silente del verso….”

II DESDE CERO

Cuenta la evolución de Rodrigo hasta cumplir un año.

Comienza con el poema UN UNIVERSO DE MURMULLOS
“No hay palabras para explicar qué ocurre/ cuando Rodrigo gesticula/ y alarma con sonidos guturales…..”Rodrigo es “un paraíso de sonidos” “Un cosmos de bisbiseos/ que mañana serán/ sílabas/ de amor,/odio/o/es/pe/ran/za.”

Hermosas imágenes se suceden a lo largo de estos poemas: “lo cotidiano toma el nombre de Rodrigo”, “Cada simple instante/se vuelve solemne” “Con una abanicar de manos/parece cazar estrellas”. “Crecemos con él”. “…Pasos, sonidos, una galaxia de verbos y frases que sorprenden.” “Rodrigo,/ un manojo de emociones que hace temblar”.
                                                     -------------------------



Llegamos a la segunda parte, DE LO HUMANO.

III ANIMAL CON DESEOS

Ahora los versos ganan en extensión, como emulando el crecimiento de Rodrigo que en un precioso poema, UN ÍMPETU DIFÍCIL DE CONTENER, nos dice “Anda, como quien empuja la vida”.  “Anda Rodrigo y, con él, andamos todos.” “Un ímpetu maravilloso, difícil de contener/ que devora el dolor/ de soles y mañanas”.

IV AUTONOMÍA SIN NOMBRE

Rodrigo sigue creciendo, cada vez más autónomo, cada vez más sorprendente.
Componen esta parte tres poemas en verso y tres en prosa. Dos de los poemas en verso son extensos y con bastantes espacios en blanco. Da la sensación de que el autor se quedara perplejo ante los progresos de Rodrigo en cuanto a su autonomía, ante la rapidez con que pasa el tiempo, y sintiera vértigo. Hay dos momentos en esta parte en que el poemario alcanza, en mi opinión, sus momentos más álgidos:

-Cuando en el poema EN EL REVÉS DEL SILENCIO dice: “Rodrigo, no sé qué será de los dos,/ sé lo que somos en este momento:/ dos seres creciendo en ángulos dispares/ tú para subir y yo para bajar.”
“Gracias por estar aquí,/ porque nos haces ser distinto,/ porque eres un verbo/ en el revés del silencio”.

-Cuando en el poema CRECES dice: “Creces/ y nos haces crecer a la par. /Eres un espejo donde al mirarnos/ descubrimos/ el abismo del error/ y el mar de los aciertos”.

Llegamos al final del poemario, al apartado V titulado MIRADAS.

Rodrigo tiene ya cuatro años. Los poemas siguen siendo largos, pero los versos vuelven a adelgazarse, ahora se siente aún con más angustia el paso del tiempo.

En el poema HERIDAS DE GUERRA, Rodrigo es un “héroe rebelde/que se resiste a la norma”.

El poeta reflexiona sobre el futuro del hijo, un futuro en el que el padre se perpetúa en el hijo aún después de la muerte:
“Yo estaré ahí, aunque no lo sepas/cuando tu herida, mi herida en ti/, nos separe/ porque tú vueles y yo muera/ para seguir viviendo/ en tus sueños de justicia/ y/ en tus desvelos”.

No puede evitar a veces rebelarse contra el paso del tiempo, así lo expresa en el poema A VECES: “Descubro que el tiempo es cruel./ Menguo y Rodrigo/ crece./ Una carrera imparable”.

Para cerrar el poemario, LA SORPRESA DE LO HUMANO, el precioso poema PUNTO Y SEGUIDO en el que su hijo Rodrigo no deja de sorprenderlo:
“Siembras/ momentos de luz…..Sorprendes con un te quiero…./Sorprendes al preguntar…./ Sorprende esa manera/ autónoma de ser…../Siembras sorpresas,/sí,/ en e punto y seguido de vivir cada día/ con la misma intensidad/ de un último momento”.
                                              --------------------------------



Ya dije que los poemas en prosa con los que termina cada parte del poemario van trazando un poemario paralelo que envuelve al conjunto y que tiene autonomía por sí mismo. Para demostrarlo, he querido jugar un poco cogiendo el primer verso con el que comienza cada una de esas partes y algunos versos finales  y el resultado es el siguiente poema:

“Y en esta sorpresa de existir inacabado, de la vida por hacer…
Desde el punto cero de la existencia, importa callar para que surja el poema.
Al vivir el gesto de este animal con deseos, de lo humano…
EL POEMA se vuelve impulso generoso.
En este sentir la libertad al hablar, y en el crecer…
Ante esta mirada a lo fugaz, a lo pasajero…
Los versos se convierten en la casa donde despertar, /…Son el eco de lo eterno/ que nos envuelve/ hasta vencer la muerte”.


Os dejo ya con el autor de LA SORPRESA DE LO HUMANO, NO SIN ANTES RECOMENDAR SU LECTURA.


                                              Ana Mª Castillo Moreno

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto