viernes, 13 de agosto de 2010

Calma chicha





Hay una cierta calma en el ambiente, como una especie de agotamiento que se mezcla con la línea medio nublada del horizonte hasta derrumbar el sentimiento. En la cafetería de enfrente el bullicio mañanero ha dado paso al arrastre de sillas y mesas en una obligada limpieza de su terraza. Tomo aire, como si con ello quisiera salir de esta calma chicha de la mañana. La gata sigue trasteando indiferente al mundo y a sus ruidos.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto