martes, 10 de agosto de 2010

Este sofoco que tiene agostado los geranios
















Acabo de terminar uno de los capítulos de La canción de Dorotea de Rosa Regás y me han gustado los trazos que da para describir el desamor, para relatar sensaciones en medio de un ambiente rural.
Con este calor y después de bajar el toldo de la terraza las emociones se multiplican dando la impresión que las cosas se estrechasen. Hasta la avenida me parece pequeña.
No hay apenas tráfico. Es como si todos hubieran huido poniéndose a cubierto de este sofoco que tiene agostado los geranios.
Sigo leyendo.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto