domingo, 7 de noviembre de 2010

Sólo sabe que la quiere.




















No sabe cuántas soledades puede abortar
ni cuántos silencios deshacer, no sabe.
Sólo sabe que la quiere.

Esta mañana ha sembrado
una sonrisa entre sus dedos
y en la boca todo el agua
de los días. Impulso es.

No sabe cuantas miradas puede descubrir
ni cuantos abrazos contar, no sabe.
Sólo sabe que la quiere.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto