jueves, 5 de enero de 2012

O el flautista de Hamelin o Don Quijote.


Los recortes y la subida de impuestos del PP han caído sobre los españoles como una maza, guillotinando la poca ilusión que nos quedaba para salir a flote en este despelleje de la Sociedad del Bienestar. Es decir que, ha partir de este momento, el Gobierno central no garantiza el Estado de Bienestar porque no da seguridad que las prestaciones sociales se amparen. Increíble, pero cierta. La actitud de “despotismo ilustrado” que el PP está manteniendo con los españoles, en este momento, difieren de la mantenida hace unos meses, antes de las elecciones. Cómo han cambiado los mensajes del PP una vez conseguido el triunfo en las urnas. Su actitud tiene un precedente: el cuento de El flautista de Hamelin. Todos sabemos la historia y ésta se repite. Al son de la música –“promesas electorales”- todos hemos acabado en la ratonera. Y así, donde Rajoy dijo prometer el Paraísohemos encontrando el infierno; y donde habló de felicidad ahora solo se encuentra angustia de no saber cómo llegar a fin de mes.

...

Lo que ocurre a nivel nacional choca con las actuaciones a nivel autonómico ya que en Extremadura se acaba de aprobar el Plan 3E, donde “arrimar el hombro” es la máxima para echar adelante el “empleo, la empresa y empujar a los emprendedores”. Ahora bien, si el Gobierno central habla de recortes ¿se cumplirá la dotación de mil millones acordadas para este Plan extremeño? Hay una cierta desconfianza en el ambiente dada la cantidad de “promesas rotas”. Si Monago es coherente con sus palabras lo llevará a cabo.

El presidente actual de la Junta ha llamado a esta “legislatura la del empleo”. Esperemos que sea verdad, aunque resulten un tanto quijotescas las expresiones con este término del empleo,repetidas, `hasta nueve veces, en su discurso de investidura; siete, en el discurso del día de Extremadura y otra en el mensaje de Noche Vieja, en el pidió unidad para llevarlo a cabo. El empleo para Jose Antonio Monago, según expresa, es “la piedra angular, el objetivo primero”.

¿Habrá que fiarse o desconfiar a la vista de los 119.000 desempleados más en nuestra región con 2.142 contratos menos?Por otro lado, ¿el Plan de choque, el 3E, remediará el paro de jóvenes y mujeres? Esperemos que sí, “labor de equipo” con la oposición, de entrada, no le ha faltado. Esta colaboración de la oposición la ha tenido siempre que “lo social” se ha salvado.

De todas formas hay dos actitudes: la del flautista-Rajoy que nos engaña y la de don Quijote-Monago que nos lleva a “toparnos con los molinos” de lo imposible. Dos falacia. Así que, ante los dos, no hay disyuntiva sino interrogantes que empujan a tomar posiciones frente a lo irremediable: el estado de excepción, la ruptura social, el caos de la miseria. Y vuelta a empezar.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto