viernes, 16 de noviembre de 2012

Enmascarar un problema por la vía del subsidio.


         
           No daba crédito cuando leí en las noticias del diario regional Hoy que el Gobierno de Extremadura aprobada una medida de subvención de mil euros para pagar a las personas que, no teniendo el  graduado en la ESO, quisiera obtenerlo. Inaudito que se pague por lo que en realidad es una obligación. Porque, qué es la ESO, sino una enseñanza secundaria obligatoria.  Es decir, premiamos a los que, por circunstancias miles, no quisieron y asintieron de esta enseñanza reglada. "Cojonudo". La mayoría de esos que no sacaron el graduado absintieron de la escuela por trabajos remunerados y que, hoy por desgracia, no existen. 

             Cuántos de estos que se “quitaron de la escuela”, como ellos decían , se rieron de sus compañeros que se mantuvieron en ella. Algunos de estos disidentes, analfabetos muchos de ellos, llagaron al descaro del insulto llamando “pringaos” a los que seguían estudiando. Y ahora, estas “masas grises” que nos gobiernan deciden pagarles a los perezosos de otros días la hazaña de su absentismo. Estupendo, así vamos arreglando la enseñanza. Menuda falacia.

               Lo peor de esto no es el descaro con el que se concede la subvención sino que se realice en un momento que, dicen,  no se tiene dinero para mantener la enseñanza reglada. ¿De qué van estos gobernantes? No lo sé, lo único cierto es que con esta medida refuerzan las actitudes negativas, como la mediocridad y, en vez de poner en valor la enseñanza la hunden en el abismo de la inutilidad.

            ¿Qué estamos haciendo? ¿Enmascarar un problema por la vía del subsidio? No tenemos vergüenza ni los gobernantes ni los enseñantes consintiendo esto. Pero lo más vergonzoso es que para llevar a cabo semejante desatino se coge de la lista de interinos, aprovechando la precariedad de trabajo de este colectivo. Quién dice que no si de hacerlo te sacan de la lista. Indignante que una torpeza solape otra mayor.

             Me pregunto si estos que mandan hoy son los mismos que hace unos años, en su discurso electoral abogaban por un trabajo digno. Digo digno, porque el trabajo es digno y no este teatro del camuflaje al ofrecerlo de esta la forma. Una indignidad supina lo que está haciendo el Gobierno-antes Junta- de Extremadura.

          Este hecho de la subvención de los mil euros para desentuertar el entuerto, supera las cotas de la demencia social. Otro punto más para el descrédito nacional e internacional. Ya no basta con el PER ahora hay que poner  este gesto del te pago para que cumplas con tu obligación de formarte. Te pago para que sigas manteniendote en la "teta" del papá Estado. Y yo que pensaba que estos del PP criticaban el paternalismo social del PSOE. Ay, esto políticos y sus políticas cada vez más de modé, más sin servir para nada. Como no cambien de aquí a poco puede ocurrir lo peor. Bueno, con este botón de muestra, ya está ocurriendo. Ya empezamos a ladrar, con perdón de los animales.  Que lo malo no es ladrar sino que quien ladra es quien tiene que estar pensado.

          ¿En manos de quién estamos? En las de nadie. Y que malo es el vacío.
De momento, sigamos con la “careta”, manteniendo la máscara de la realidad; narcoticemos a los jóvenes con subsidios como estos; hagamos de la Educación una parodia, como esta de querer poner parches para hacer un roto mayor, sigamos- digo- haciendo así y al final nos encontraremos con el caos y  la injusticia, de momento tenemos el agravio comparativo.

           Si Extremadura antes estaba entre los objetivos número uno de la atención social europea, con remedios torpes, como estos, seremos objetivo numero uno pero para el descabello.

             ¿Qué dicen los sindicatos de todo esto? ¿Qué dicen los enseñantes? ¿Qué dicen los que estudian con el sacrifico de una beca en precario?¿Qué falta de conciencia y espíritu crítico nos abotarga que nos impide reaccionar rechazando semejante despropósito?
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto