lunes, 25 de mayo de 2015

Políticos y sonámbulos.




Estas elecciones no han dado muchas sorpresas. Algunos resultados ya se veían venir. Es normal que las izquierdas salten a la palestra de la política después de tanto destrozo como las derechas gobernantes han provocado en los asuntos sociales. 
Qué se puede esperar de una ideología liberal, sino lo que ha estado haciendo durante cuatro años: recortar en los asuntos sociales, aprovechando una mayoría parlamentaria. Y lo peor es que algunos, en detrimento de los ciudadanos, se han servido de sus puestos de poder para sus propios beneficios, El ciudadano de a pie está más que harto de estas actitudes maquiavélicas y ha dicho en las urnas: ¡ cuidado !. 

A pesar de todo, las derechas se resisten a perder su hegemonía y poder frente a unos partidos jóvenes con otra forma de hacer política. Hay que cambiar el discurso monótono y aburrido de jerga aprendida y sobre todo, las actitudes de un histrionismo exacerbado. Aunque, a decir verdad, es a esto  a lo que no están dispuesto los políticos "de casta". Ya les vale.
Lo mejor de una derrota es reconocer la pérdida y, con humildad, ser capaces de ver dónde han estado los fallos. Lo peor de la victoria, pensar que es la única y humillar, sin compasión, a los vencidos. Al fin y a la postre todo es tan pasajero y relativo que lo importante es crecer en humanidad. Los que nos rodean lo agradecen.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto