jueves, 24 de marzo de 2016

Tiempo sin naufragios.



En este punto medio de la tarde,
cuando la luz lo inunda todo
y  el alma recobra la calma,
rendirse sabe a cobardía.

¿Dónde está el miedo a seguir?
¿Dónde la sinrazón?
¿Dónde las olas del hastío?
¿Dónde el sinsentido?

En este punto final de la tarde,
cuando la noche trae el silencio
y el alma guarda la memoria
de las horas, me siento vivo.

¿Quién me hablará de los abandonos?
¿Quién me recordará las dudas?
¿Quién me mostrará el desierto
y permanecerá mudo ante la mentira?

En este punto de la tarde
cuando los infiernos parecen no estar
y el alma enamora a la muerte,
pliego las alas y sueño.






Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto