lunes, 26 de diciembre de 2016

Días “raros”.


Hoy es un día raro, de esos que no sabes qué hacer fuera de quitarte la modorrez de la noche anterior. Sí, los días raros son esos días de fiestas postizas en la que parece que el tiempo se para.  Un día que no sabes qué hacer porque todo está fuera de la rutina. Nos tendrían que enseñar cómo gestionar estos días “raros”. Menos mal que los que tenemos duendes pequeños en casa el día “raro” se convierte en un día especialmente cansón. Y gracias al cansancio la vida recobra ese punto de humanidad que el día raro aplana. Y si te dispones a salir mejor no hacerlo porque las calles vacías dan una sensación de absoluta soledad, como si todo el mundo hubiera sido aducido por extraterrestres. En realidad, no sé si me molestan los días raros, estos que parecen estar fuera del tiempo. Me fastidia no entender la rareza del día pero no todo hay que comprenderlo. Mejor dejar las cosas como están y sufrir lo raro de un día que está cogido con pinzas.


Lunes, 26 de diciembre de 201626 
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto