viernes, 21 de abril de 2017

BUDO / HUMANISTA E ILUSTRADO


 Quiero compartir la presentación de la obra de Pedro Martin Budo humanista e ilustrado editado por Shinden. Le doy las gracias al autor por fijarse en mí para esta tarea.









Tenéis entre vuestras manos una obra magistral, una obra que, fuera de cualquier intencionalidad al uso, muestra la emoción y la experiencia del Budo en Pedro. Digo esto, la experiencia y no una experiencia, porque la visión que se da -realmente genial-va mucho más allá de lo particular, y está referida a una manera de ser y de vivir el Budo, en el sentido más global y al mismo tiempo cercano. Es por ello que su construcción, tremendamente pedagógica e ilustrativa, va de lo inmediato a la explicación más compleja. Una forma inductiva propia de un pedagogo como Pedro Martin que ha hecho que su experiencia, que esta realidad del arte del Budo en él, se convierte en algo universal aplicable y entendido por todos.

Mirad, libros sobre el Budo, de Budo o para entender el Budo, os encontráis muchos en internet. Ahora bien, como este libro ninguno. Y argumento mi afirmación. En todos los libros producidos con anterioridad a este, se observa la intencionalidad de centrarse en una parcela de este arte pero no saltan de esos rincones de lo particular, haciendo que sólo sirva para quienes practican pero no para los que nos interesa, el Budo, sin practicarlo. Y esto es lo que ha conseguido Pedro, magistralmente que el Budo se acerque a todos, sea comprensible desde su complejidad, antropológica, sociológica y del mismo arte en sí.

¿Cómo lo consigue? Desde mi modesto entender, nuestro autor a combinado tres elementos fundamentales: la palabra escrita –bien escrita-, la experiencia, y el silencio o mejor dicho: La experiencia, el silencio, y la palabra escrita.  

Cuando se combinan estos elementos nos encontramos con:  

-Primero, una narración y descripción -de cualquier tema abordado- en primera persona. Esta forma de escribir hace que los textos, que os vais a encontrar, cuando leáis el libro, sean comprensibles y cercanos. Desde la primera página se establece una conexión inmediata con el lector. Y así, de esta manera, el interlocutor-lector- se ve implicado en aquello que se dice porque nada le resulte extraño y aun siendo conocedor de lo que se expresa, los textos le acercan a unos aspectos explicados y expuestos de una forma completamente nueva.  No es fácil lo que Pedro Martín ha hecho a lo largo de estos años, anteriores a la publicación de su obra.



Por todo ello, tengo que advertir – un atrevimiento por mi parte teniendo al autor aquí- que este libro no es un diario, un bitácora, aunque Pedro parta de experiencias concretas; ni un libro de historia del Budo aunque esta-la historia- sea el contexto de algunos comentarios del maestro. No, no es un libro al uso, a modo de enciclopedia, porque su trazo holístico es una extensión del ser vital de un Sensei como Pedro Martín. Explico holístico, en un segundo: Holos significa en griego todo, entero y hace referencia a todos los elementos que, entrando en relación, crean una realidad única y dinámica. Así, lo que nos trasmite Pedro es algo que va más allá de la suma de experiencias, como budoka o como Sensei, sino que es un todo armonizado que genera movimiento. Os aseguro que es una gozada leer este libro en el sentido que acabo de indicar.  


-Segundo, lo que nuestro autor nos presenta lo hace de manera solidaria, como quien abre la ventana de su casa y en este caso para mostrarnos la realidad del Budo. Sí, del Budo capaz de hacernos concebir el mundo más amable, haciendo que la vida sea agradable dentro de él (pág. 52). Su forma cercana de plantear lo más complejo nos hace comprender que este, el Budo, es un arte donde el humanismo y el pensamiento autónomo se equilibran (pág. 55). Difícil en estos tiempos donde la pérdida de valores y la dependencia de lo fácil es la moneda común de todos. Sí, el Budo que nos muestra tiene mucho que ver con un situarse en un siempre “presente liberador”…, en un continuo movimiento donde el propio trabajo se involucra (pág. 104) donde lo racional y científico se coloca a un lado profundizando en lo más humano y sensitivo (108).  Y por otro lado, y esto es muy importante para aquellos que nos dedicamos a la enseñanza, Pedro, en este magnífico libro, tiene la mirada puesta en el budoka, en este del que dice tiene que ser la suma de tres dimensiones: espíritu, técnica, cuerpo= (shin /gi/ tai), haciendo que el Budo se convierta en un “verdadero “Camino de Excelencia”. (pág. 113), en un arte que se mantiene por una última razón: por el amor mismo. (pag. 207). Así, terminará diciendo que el Budo no es algo tangible, es una posibilidad de expresar el intelecto, las emociones y el cuerpo.  



-Tercero, uno de los elementos que aparecen en la obra es el continuo CUESTIONARSE, un siempre preguntar admirado-asombrado. Resalto esto, quizá por un defecto profesional de enseñante de filosofía, pero también porque es esta la manera más directa de implicar al lector.  Así, acabo, Pedro Martin Sensei pregunta mirando la realidad intangible del Budo: ¿Cuál es su utilidad? ¿Es más importante lo útil o lo estético?  Y responde, de forma directa: Es una forma de arte, y de este como camino de la belleza (185) Lo bello, como referencia mayor, donde la ausencia de la violencia es el punto álgido. Sí, un arte donde su práctica acerca al hecho cotidiano del existir (222).

Junto con el contenido de la obra, y formando parte de ella, hay una serie de fotos, en blanco negro, de Juanma Zarzo. 



Son las mismas fotos que nos han expuesto aquí para que luego las admiréis de cerca. Me impresiona la sensibilidad que aparece a través de estas texturas en blanco y negro. Dan la sensación que ilustran el libro pero no todo lo contrario son parte de él como narración gráfica. ¿Cuenta una historia? Dejo la pregunta para que luego la responda Juanjo. No sé nada más que lo que observo y lo que veo es una expresión de forma gráfica de lo que Pedro nos trasmite en su obra. Creo que Juanjo ha sabido recoger ese espíritu del dojo donde Pedro crece en el en sí del Budo. Ha recogido esa esencialidad de la autonomía propia que se llama libertad, o esa felicidad que Pedro trasmite cuando dice: Vivir aquel solo estar, la felicidad de sentirme en el epicentro de mi sueño (pág. 393). Y nunca-sigue diciendo- fue esto una experiencia lúdica o amarga, jubilosa o tediosa, practica o caduca. Esta felicidad del bujutsu es lo que ha captado Juanma con sus fotos, unos auténticos iconos, donde no eres tú quien observa sino que tú te sientes observado de manera sutil, o mejor dicho querido.


Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto