viernes, 28 de abril de 2017

Tarde en Jerez de la Frontera.


                   Este 27 de abril, lluvioso y frío abril, presenté el poemario El nombre secreto del agua que me editó Vitruvio el año pasado. 

                    A las 16,30 llegué a Jeréz de la Frontera en Blablacard, conducía Aaron un profesor de Valencia de Alcántara oriundo de Cadiz. Me dejó en la venta Esteban donde me recogió mi amigo Juan Salguero. Juan es amigo mío de la infancia. El reencuentro fue feliz parecía que había pasado un corto espacio de tiempo. En realidad era treinta años que no nos veíamos. El encuentro con Juan estaba siendo magnífico. Este evento nos volvía a unir para compartir, especialmente lo que en estos momentos nos ocupa a nivel literario. A él la investigación sobre la Comedia a mí la poesía. Magnifica la conversación con Juan sobre este asunto de su investigación. 





               Una hora antes de comenzar el evento, Juan me volvió a recoger en el hotel Gaudalete. Dimos una vuelta turística por Jerez. Interesante esta ciudad de más de 200.000 habitantes, cuna de Caballero Bonald. 


            A las 20,00 horas de la tarde, cuando sobre Jerez de la Frontera caía una lluvia generosa que limpiaba el ambiente de ácaros y otras miasmas alérgicas, la Fundación Caballero Bonald me abría sus puertas.  La anfitriona de la Fundación se encarnaba en Josefa Parra. A esta, por fin, le ponía rostro. Pepa Parra, era una poeta que admiraba desde hacía tiempo. Un honor encontrarme con ella, un honor que me presentara este poemario que tantas alegrías me está reportando. Le agradezco su acogida, el aprecio de mis letras para ser expuestas en la Fundación que ella coordina.



                 Al acto acudió Dolors Alberola a la que había pedido recitar algunos de los poemas del libro que presentábamos.  Me alegró muchísimo que aceptara y que acudiera. Dolors es una poeta, de las grandes, a la que admiro por su poesía clara y directa, por sus versos llenos de emoción. 

        


                     Comenzó el acto con la presentación de Juan Salguero. Este no reparó en detalles bio-bliográficos y en otros que pertenecían a nuestras andanzas de juventud por Tierra de Barros, por Almendralejo, de donde somos los dos.  A este le siguió Pepa con una presentación ingeniosa, emotiva, llena de trazos poéticos. 
             
                La segunda parte del encuentro, después de las presentaciones, fue un recital de poemas de las tres partes del libro. Maravillosas las voces de Pepa y Dolors acariciando los versos de El nombre secreto del agua. 



                    A la mañana siguiente, cuando repasaba este evento, donde las miradas habían estado puestas en mi, consideré que lo mejor era guardar silencio. Obsequioso silencio que abrazara cada uno de los rostros y sus mundos,cada uno de los sueños que,sin pretenderlo,pulularon en ese espacio de la Fundación Caballero Bonald. Sí,silencio para dejar que la vida siga fluyendo sin cortapisas de egos.

                 Quiero dejar patente mi agradecimiento  a todos los que han hecho posible este evento.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto