jueves, 2 de diciembre de 2010

Al borde de un verso



Se dijo para sí
mientras tomaba el café
que la vida era
un retazo de historias
al borde de un verso.

Al ver sus manos descubrió
que la penuria crece mirando la felicidad
que aguarda la memoria
de tiempos mejores.

Todo es tan relativo, se dijo
que lo absoluto es
un juego de ficción
que anima esta aventura
de vivir.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto