domingo, 23 de octubre de 2011

Una página por escribir


Cuando la línea de la tarde robó

versos a la noche; cuando los labios

señalaron la marca del instinto y la piel

comenzaba a recobrar la memoria,

el deseo se hizo gesto. No hubo miradas

solo el abismo de la carne,

el suspiro

de una página por escribir.


Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto