domingo, 30 de septiembre de 2012

Y en esta soledad



Y en esta soledad tu paisaje cambia, muda el aire 
y los árboles, se vuelven gigantes 
en esta batalla del otoño que avanza.

Esta soledad de grises que clama
entre los reflejos de la corriente
donde el agua peregrina en el lamento del color,
se escapa por los rincones de las orillas.

Y en esta soledad, tú  te vuelves semblante
esperando lo mejor en la amabilidad
de los días por venir.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto