miércoles, 23 de abril de 2014

Cuando el tiempo pasa volando y la compañía es agradable.



Ayer se presentó mi libro de poemas, Un concierto de sonidos diminutos, en el Palacio Consistorial “La Jabonera” de Villanueva de la Serena. Magnífico edificio modernista que fue  fábrica de jabones de ahí su nombre. Ahora palacio de exposiciones y de encuentros culturales. 


Era un mal día, este del 22 de abril. Los villanovenses acababan de tener su romería y la TV emitía un partido de la Champion Ligue. Con estos elementos estaba asegurada la no asistencia de público. Sin embargo el “síndrome futbolero” no restó la asistencia de “fieles” a lo literario y la especial presencia de los amigos. A todos les agradecí la elección que había hecho.

La presentación la hizo mi amiga y compañera de docencia Maribel Tena. Era la segunda vez que lo hacía. La primera fue en Badajoz. Como siempre, Maribel estuvo esplendida. Sus palabras me emocionaron. Ella es una poeta que analiza la obra de otro escritor y, en este caso, supo llegar a la entretela del poemario. Supo exponer a la vista de todos ese diálogo, que en el libro se establece, entre el tiempo y el silencio en el marco de lo cotidiano. Y lo mejor de todo es que Maribel Tena entrelazó su discurso con el recitado. Esto me pareció genial porque hizo que todo fuera más sencillo y ameno. Al final la gente estaba pegada a la silla como a un imán y manifestó que “si no había más”. Suele pasar cuando el tiempo pasa volando y la compañía es agradable.

Manuel Romero Higes, el editor de Herákleion, y yo salimos muy satisfechos de esta presentación, de este encuentro que tuvo mucho de emoción solemne.

Vaya en estas líneas también mi agradecimiento a Nieves Moreno, mi amiga de siempre, por ser la culpable de este encuentro en la Serena. Nieves sabe de mi trayectoria social y literaria y no podía menos que invitarme cuando se enteró que Un concierto de sonidos diminutos estaba en la calle.
Gracias a Joaquin Pineda, el concejal de Cultura del Ayuntamiento que estuvo presente hasta el final, y sin la prisa que los políticos tienen generalmente. Joaquín ocupó un segundo plano saludable que manifiesta su saber hacer las cosas. Nos regaló, a los ponentes de la mesa, las últimas novelas del XXXII premios Felipe Trigo de Novela y Novela corta. Gracias por estos detalles.

Era una hora mala, las 22.30, como para volver con el estómago vacío a casa. La distancia es de casi hora y media desde allí a Badajoz. Así que nos despedimos de Villanueva tomando una hamburguesa en el Burguer King de la salida para Badajoz. Un “hasta luego” muy americano pero apetitoso.


Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto