domingo, 4 de enero de 2015

Un ímpetu difícil de contener



Anda, como quien empuja la vida
sorteando las dificultades del frente
unas veces la alfombra, otras la silla.
Un ímpetu difícil de contener.

Con tropezones y risas persigue a los gatos
despertando en el ambiente ancestrales cacerías.
Y entre andares y gateo saltan bolas de colores
hasta aterrizar debajo de los muebles.

El salón, antes desierto de estorbos,
es un campo de batalla, donde sus pies
y sus manos trabajan ávidas por colocar,
descolocando, camiones, perros y peluches.

Y en este quehacer te mira colgado su risa
de nuestra sorpresa. Anda Rodrigo y, con él,
andamos todos al son de gritos y palabras inconexas.
Un ímpetu maravilloso difícil de contener.

.





Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto