sábado, 14 de mayo de 2016

Reflexiones de Pedro Piquero a El nombre secreto del agua.




Pedro Piquero me ha enviado esta reflexión 


"Acabo de terminar con mucho gusto tu libro de poemas.


¡Me ha resultado muy curioso el ataque directo a Euclides cuando comentas que las paralelas no se tocan en el infinito! ¡Herejía! ¡JAJAJA! Me gusta la claridad de la estructura y creo que es tu libro menos críptico. 



También te digo que he visto un intento, tal vez por antes expuesto, más claro de acercarte a Williams Carlos Williams que al propio Heráclito. Este último parece más una excusa para hablar, en un aspecto más taoísta de lo que a primera vista podría parecer, de la complementariedad de los opuestos. Veo más a Lobato pasado por Heráclito que a Heráclito pasado por Lobato (en la onda de Pierre Menard, autor de El Quijote). 

Me he encontrado muy cómodo leyendo tus reflexiones en la última parte del libro dedicada a la soledad y a la nada, a los que saben vivir a solas, como tú bien dices. Hermosa reflexión."





             Ante la reflexión que mi amigo Pedro me envía respondo diciendo:
             Que  con todos mis respetos a  Euclides, en el caso de la percepción que tengo de las paralelas estas no se tocan en el infinito; generan una progresión,  una latencia infinita. Es este deseo el que pretendo expresar en el poema. Pero viva Euclides en la parte que le corresponde.

          Por otro lado,  es cierto que puedo acercarme a WCW por aquello de partir de una realidad visual para llegar a una imagen y por combinar poesía y prosa. Gracias por esta comparación con el poeta rompedor de la métrica inglesa.

            Finalmente,  es posible que, al igual que  Pierre Menard, pueda dar la impresión de un intentar reescribir los asertos de Heráclito, sin embargo, esto no  era mi pretensión ya que tan solo me sirvo de ellos como una justificación para dar forma al libro. Son un soporte estructural y estético.

          Gracias Pedro por esta reflexión que me hace pensar al mismo tiempo.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto