viernes, 16 de abril de 2010

como en casa





El miércoles pasado estuve en Vilaviçosa, la ciudad de la casa de Bragança. Me habían invitado a dar una conferencia sobre filosofía, invitado por la Universidad de Mayores de esta ciudad. El tema, "filosofía y religión, historia de un conflicto. La "culpable" de todo esto Mida, mi ex -alumna de la Universidad de Mayores de Badajoz. Mida es una persona que hace amable todo, porque ella es la amabilidad personificada. Antes de la conferencia, hizo de guía turístico mostrándome ese rostro de Vilaviçosa que en visitas anteriores a esta ciudad no supe apreciar. Maravilloso todo. Después, la conferencia que me obligó a hablar en portugués durante una hora y media delante de sesenta personas. Es cierto que no tengo problemas para hablar en portugués pero hacerlo así tratando un tema profundo como este no me lo creía. Aunque en este asunto todo es comenzar. Una experiencia inolvidable. Para mí ha sido un paseo por las entrañas de la cultura portuguesa ratificándome una vez más de ese sentimiento ibérico que no atiende a fronteras. Al final, y rematado todo, la cena en un contexto de calor portugués que enamora. Ese día dormí muy bien. Quiero agradecer de esta experiencia a Mida, a su hijo Fausto, a su nuera y a todas las personas con las que hablé y que, esa tarde, me hicieron sentirme como en casa.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto