viernes, 15 de abril de 2011

Lo incierto




A veces preguntarse no es indicativo de querer saber o de obtener respuestas sino, como es el caso, de simular esos necesarios gritos que brotan de lo más profundo del alma en un intento desesperado de soportar la angustia de lo incierto, la "cabronada" de turno, la injusticia, la necedad...

Qué tiempo es este en el que la mirada
se vuelve al horizonte
para hacer de la espera
el pan cotidiano;

qué ojos necesitan las manos
para saber apreciar la redondez
del día en la piel de las cosas;

qué labios soportaran los verbos
capaces de expresar el dolor
en la frontera meridiana
del misterio.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto