domingo, 20 de julio de 2014

Un domingo cualquiera.



Un domingo de julio, un domingo cualquiera. Poca gente en la calle. Las nubes dan un aire de calma a la mañana. Después de salvar algunas plantas los fuegos preparan la comida. Todo sigue un ritmo lento, como si el tiempo estuviera pegado a la paredes. Los ruidos  hacen eco en los rincones de la avenida. Cierro los ojos y dejo de leer. El sueño me atrapa. Las dos, es el momento para recomponer todo despejando las "musarañas". Estas se adhieren a los silencios, a los silencios silenciosos. Este domingo de julio, donde nada ocurre y todo puede suceder de pronto.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto