domingo, 13 de julio de 2014

Volver al fuego de la felicidad primera



    En este ser que fluye siento el reflejo de los dioses, ese don singular del instinto que da nombre a los espacios. Y el sueño se vuelve espera. Ser que arrastra mundos inventados desde el inicio de la vida, con el impulso de la primera mañana, cuando la tierra y el agua eran eco del caos y el ser original balbuceaba el color del adjetivo. Ser en el fluir de la mirada, todavía envuelta en la sangre de limos primordiales. Se despierta el yo en su soledad al desvelar el alma primera, el arjé de los demonios ciegos. Y fluye con el deseo de dominar las lenguas del cosmos; un cambio permanente en ese siempre volver al fuego de la felicidad primera.



Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto