sábado, 29 de agosto de 2015

Ese infierno de lo simple.



Bajo a ese infierno de lo simple, allí donde el ruido se amortigua y el color desaparece. Y en ese lugar, donde la vida es un pulso con la necesidad, encuentro lo esencial para vivir. Las palabras saltan en un pentagrama de sonidos buscando el sentido esencial que escapa de la confusión y rompe las cegueras de la costumbre. ¿Será esto la otra cara de la emoción, la mirada limpia de las cosas? 
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto