jueves, 27 de enero de 2011

De tiempos muertos y lecturas




















Entre otros poemarios, estoy leyendo MALEZA(Ciclo completo 1990-20109), un libro de Jose Angel Cilleruelo.Me tiene embobado. Este catalán, profesor de literatura en un Instituto de Barcelona, sabe como utilizar el lenguaje, ese-que según los políticos- está tan denostado en aquellas tierras del mediterraneo-mundo. En el poemario hay algunos momentos que el autor deja vislumbrar su debilidad por lo citadino, por lo urbano y cotidiano. Me paro en estos versos del poema titulado:Ladeira da barroquinha:

Una sábana vieja que se alisa
con las manos, un madero, cuatro hierros
y ese color humilde de los plásticos
y del nailon. Las piezas ordenadas
en filas, por tamaños, sin más gusto
que su insistencia.


Estos versos de la primera estrofa son suficientes para ver esa mirada del poeta a todo aquello que es, sencillamente, sublime en lo cotidiano. Una mirada seductora que termina por "seducir" al lector.

A este autor lo descubrí "gateando" por las estanterías de una librería de mi ciudad. Estaba ese tiempo muerto donde lo mejor es, hacer que éste resucite, buscando libros y todo ello, con el peligro de gastar lo que no quieres. En tiempos críticos, como los que estoy viviendo, la "pela es la pela" y ni mi amor a los libros se libra de esta mirada "mezquina" del contable al uso.






A propósito de esta lectura me surgieron estos versos que, en otro momento, tendrán forma, otra estructura:







Trazo una línea recta
recta para escribir versos
en la huella endeble de su trazo,
un poema que rompa

la geometría horizontal de las horas
y me devuelva al silencio, a la quietud
de este momento que sofoca pensamientos.
Y me descubro herido y el poema

sin hacer en medio de los ruidos
y de papeles rotos. Sigo el trazo
de otra línea que parte en dos

esta orgía de vocablos mitad
noche mitad lobos, palabras
que quieren acampar en el vacío.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto