viernes, 7 de enero de 2011

A encarar el nuevo año






Ayer, con la comida de Reyes en casa de mis suegros, dimos por terminada la Navidad. Cuando salía, carapeteando, a la calle me di cuenta que las sombras tenía ese punto de nostalgia de las cosas que han sucedido. Todo estaba como sordo, hasta el ruido de los coches eran menos ruidosos.
Ahora a encarar el nuevo año. Una aventura donde las sorpresas tendrán que acogerse con la sencillez de lo mejor.
Que el buen humor no nos falte ante las eventualidades.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto