miércoles, 22 de enero de 2014

Filosofías de café.Dilema existencial.


Hoy tengo tiempo de cambiar las cosas o de cambiarme. Un dilema, una lucha entre el afuera y el adentro. Es cierto que las cosas se manejan y más cierto aún que a uno lo manejan como si fuera una cosa. Por eso, es mejor que me-maneje antes de que otro tome la iniciativa y no me de cuenta. Luego puede ser demasiado tarde para cambiar. Me suelen pasar estos grados de despiste existencial. Al final, no sabes si eres como las cosas, fáciles de manejar. ¿No será que guardamos en nuestra genética ese ser barro primordial?  ¿Será verdad eso que dice el mito mesopotámico de que fuimos moldeados del barro, como un objeto al que se le insufló el ánima? ¿A lo mejor somos dioses de segunda y no hemos reparado en ello? En realidad, todavía tengo tiempo de cambiarme con ánimo de vivir antes de convertirme en objeto de usar y tirar.

Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto