jueves, 15 de enero de 2009

SINNOMBRE

Después de bombardear Gaza en el 2000.
Impotente por el dolor de los inocentes



No sé como te llamas
pero me duelo en tí
en tu carne ultrajada
en tus ojos mudos
en tu boca sin luz.

Alimañas de hierro celebran
tu dolor acallando la paz
y la palabra.

No sé como te llamas, sólo sé
que un poco de mí abraza
el llanto de tu casa.
Publicar un comentario

MIS VISITAS AL MUNDO

MIS VISITAS AL MUNDO
Tiene Lisboa sonidos de agosto